24/11/09

Un juego breve, pero muy serio

Te propongo un juego breve, pero muy serio:

Tres preguntas

Reflexiona sobre tu visión de la vida con base en tres grandes preguntas:

+¿Cómo concibes la vida?.

+¿Qué crees que la rige?.

+¿Cómo consideras que se logra la felicidad y que la vida te sonría?.

Dos opciones de respuesta

Para facilitar la reflexión, te propongo dos opciones de respuesta para cada uno de los interrogantes:

+¿Cómo concibes la vida?:

A. Como un problema a resolver.

B. Como una oportunidad para aprender.

+¿Qué crees que rige la vida?:

A. La suerte, el azar, la casualidad

B. La causalidad, la ley de causa-efecto por la que uno recoge lo que siembra.

+¿Cómo consideras que se logra la felicidad y que la vida te sonría?:

A. La felicidad se consigue en la medida que la vida me sonríe.

B. La vida empieza a sonreírme cuando aprendo a ser feliz.

Una cuestión práctica

En cada caso, no te inclines por una alternativa u otra de manera teórica, sino examinado tu vida real y tu práctica cotidiana. Por ejemplo, recapacita sobre cómo has actuado en las últimas 24 horas, o a lo largo de la última semana, a propósito de los numerosos y variados hechos y situaciones, pequeños y no tan pequeños, que hayas vivido y que te han llevado a optar, consciente o inconscientemente, entre A o B.

Para que medites

Para tu meditación interior y sólo para ello:

+Los que, respondiendo a las tres preguntas formuladas, eligen la opción A como respuesta tienden a no aceptar la responsabilidad de su vida, que achacan a factores externos. Por esto, suelen vivir en confrontación con la vida misma, huyendo siempre del momento presente y dando bandazos entre el pasado, cargado de frustraciones y anhelos insatisfechos, y el futuro, en el que esperan lograr lo que el pasado no les dio. Sus días transcurren conjugando los verbos “conseguir” y “tener”.

+Los que se decantan por la opción B asumen la responsabilidad de su vida. Y la viven en el único sitio donde la vida existe: en el presente, en el ahora. Conjugan los verbos “ser” y “compartir”.

Corolario

Ambas visiones son legítimas y respetables. Eso sí, sólo la segunda se corresponde con tu Ser Profundo y posibilita la realización de tu Yo Verdadero. Y es esta realización interior la que llena la vida, la que la hace Abundante, impregnándola de Felicidad y Amor por todo y a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.