6/12/19

Conciencia Holística, por Emilio Carrillo



Vídeo (duración total: 01:16:34) de la conferencia compartida por Emilio Carrillo en Ayamonte, con fecha 13 de septiembre de 2019, titulada Consciencia Holística:

1ª Parte (43:42):

2ª Parte (32:52)

==============================================

5/12/19

Viento y agua internos


Se ha extendido en nuestra cultura una filosofía milenaria conocida como Feng Shui. Su descripción occidental es Viento y Agua y llevando esta descripción a nuestro concepto superficial de la realidad, lo hemos ido contemplando como algo con efecto prácticamente material; al estudio de cómo las corrientes externas recorren nuestras viviendas y nuestros negocios para que favorezcan nuestra vida en diferentes aspectos: Salud, amor, economía…
Esta visión material ha generando la creencia de que la energía de la vida es modificable y domable a nuestros propios intereses, más allá de lo que la vida pueda pretender por sí misma.

Pocos saben que el origen real de esta filosofía nace del arte de enterrar. En su origen, estudiaban los lugares naturales adecuados para que la orientación de los huesos y la vibración natural del terreno, favoreciera, por resonancia, la vibración de los huesos de la descendencia.
La intención profunda de este alineamiento era favorecer la posibilidad de que, si para mayor vibración de La Tierra, alguno de sus descendientes pudieran llegar a ser emperadores o personas influyentes, se diera con facilidad y sus actos y decisiones, fueran para mayor beneficio global. Aquí está la clave: para mayor beneficio de La Tierra se ponían a favor de ella… para un beneficio global.

Las diversas escuelas y formas de enfocar esta filosofía a día de hoy, proponen diversos grados de profundidad a la hora de estudiar el entorno y lograr que todo fluya en él, pero con el único enfoque atrayente del beneficio propio. Este enfoque ha llevado a las personas a obsesionarse y a apegarse a los objetos para que estos, en el lugar marcado como apropiado, cumplan con la misión para la que han sido adquiridos: el auto beneficio.

El viento y el agua al que hace referencia la realidad profunda de esta filosofía no son externos, son internos. Más profundos y sutiles incluso que nuestra respiración y nuestros fluidos físicos. Se refiere a la inercia interna que los genera, los mueve y los orienta.

La vida no es para ser manipulada, es para ser vivida en unidad consciente de ella.
La división entre la vida y “mi vida” es el principio de toda obsesión y miedo.
Si tratas de estudiar la vida para su control y tu auto beneficio, te irás sintiendo cada vez más distante de ella.
Por el contrario, si te armas de valor y te abres internamente a ella, le permitirás ser desde dentro de ti y descubrirás tu verdadera esencia. 

De esta forma, no moverás lo externo buscando un cambio interno, será el despertar interno el que guiará el cambio externo.

================================================================================
Autor: Andrés Tarazona (andres@andrestarazona.com)
Todos los jueves, desde el 7 de noviembre de 2019, Andrés comparte en este blog una serie de publicaciones centradas en
el Diseño Sentidointeriorismo y diseño consciente de viviendas, comercios y empresas que mejoran la calidad de vida.
================================================================================

4/12/19

El canto más bello


Iba con el grupo de hermanos de Medina Runda y se le acercó un niño y le dijo:

—Maestro, dame algo para calmar la sed y el hambre que hay en mi familia.

Y él le respondió:

—Aún la vida no se ha desperezado plenamente, aún no ha abierto sus alas ante ti, y ya vives su crudeza. Mas no tengas temor, porque de aquellos que labraron su vida sobre la áspera roca de las necesidades, salió el más bello canto que conoció el hombre y la fuerza más humana que lo mueve. No te adormezcas en la marcha.
»Piensa que esta carga que deposita en tus frágiles hombros la vida será la que los haga duros y fuertes como columnas de mármol.
»¡Cuántos hijos de hombres hacen de sus vidas un invernadero donde se cuidan a sí mismos en la comodidad! Mas luego quedan por toda la vida encerrados en él... Y cuando viene el invierno de las necesidades y rompe sus puertas y ventanas, se secan.

======================================================
Autor: Cayetano Arroyo
Fuente: Diálogos con Abul Beka (Editorial Sirio)
Nota: En homenaje a la memoria de Cayetano Arroyo y Vicente Pérez Moreno,
un texto extraído de los Diálogos de Abul Beka se publica en este blog todos los
miércoles desde el 4 de octubre de 2017.
======================================================

3/12/19

Consciencia y Andalucía


Aunque el Día de Andalucía se celebra oficialmente el 28 de febrero, muchos consideran el 4 de diciembre como la mejor fecha para la festividad andaluza en recuerdo de las grandes movilizaciones ciudadanas que, el 4 de diciembre de 1977, impulsaron decidida y definitivamente el reconocimiento institucional de la identidad andaluza. Fueron cerca de dos millones de andaluces los que salieron entonces a la calle desmoronando el mito de que en Andalucía no existía un sentimiento de diferenciación ni voluntad de reivindicar instituciones de autogobierno; y plasmando la existencia de una Consciencia ligada a Andalucía. Siendo mañana 4 de diciembre, se reflexiona a continuación, con brevedad, al respecto.

El Diccionario de la Academia Española de la Lengua asocia el término “consciencia” al conocimiento de uno mismo en el que tanto han insistido los sabios y sabias de todas las épocas, con los filósofos de la Grecia clásica a la cabeza, que, por boca de Pitágoras y Platón, llegaron a afirmar: conócete a ti mismo y conocerás al ser humano, al Universo y a Dios. A partir de ahí, se utiliza el calificativo “consciente” para referirse a personas y a colectivos despiertos y lúcidos.

Es por esto que existe un claro vínculo entre Andalucía y la Consciencia, que queda plasmado tanto en su himno como en su lema.

  Así, la letra del himno afirma: “Los andaluces queremos volver a ser lo que fuimos, hombres de luz que a los hombres almas de hombres les dimos”. Unas palabras que van más allá del recuerdo del periodo andalusí, en los que la cultura procedente de Andalucía era un foco de luz en el mundo occidental y oriental, y enfatizan al “hombre de luz”, un término muy concreto que hace mención a las personas conscientes que avanzan en el camino de su propia perfección y contribuyen a la de los demás.

Lo que se encuentra conectado con el lema de Andalucía, que liga el “por sí” con la “Humanidad”, una proclamación ajena a cualquier tipo de exclusión e íntimamente unida a esa hermandad entre todos los seres humanos que Blas Infante subrayó al hablar de un nacionalismo andaluz “federalista, fraternal, verdaderamente humano, tipo de organización universal, social y política de todos los pueblos”.

Desgraciadamente, tan altos valores y principios se hallan hoy, si no olvidados, si relegados por un contexto social, económico y político marcado por el conflicto, las diatribas estériles, la deshumanización, la desnaturalización y, en última instancia, la inconsciencia.

Un escenario en el que, lejos de caer en el pesimismo o el nihilismo, se hace necesario, como siempre, pero más que nunca, recuperar la esencia de la Consciencia de Andalucía y, por tanto, la solidaridad, la cooperación, el altruismo, la tolerancia, el diálogo y la búsqueda de puntos de encuentros para perfilar y acometer un nuevo sueño de porvenir colectivo más social, más justo y más equitativo.

Una tarea en la que Andalucía debe volver a dar un paso adelante mediante una acción ciudadana que no caiga ni en el conformismo ni en el derrotismo y apunte con rotundidad por la Reverencia por la Vida en todas su manifestaciones, por la Paz y por una Cultura entendida como Cultivo del Alma en la que todas las diferencias se superan y en la que se plasman las grandes cualidades de lo que significa ser humano.

===============================================

2/12/19

El 5G no será rompedor. Es la fusión nuclear lo que cambiará el mundo (Proyecto Consciencia y Sociedad Distópica)


===============================================
El blog El Cielo en la Tierra publica todos los lunes, desde el 3 de septiembre de 2018, una entrada relacionada con el Proyecto de investigación Consciencia y Sociedad Distópica. Por medio de la web del Proyecto se puede tener información detallada sobre sus objetivos y contenidos y cómo colaborar con él:
http://sociedaddistopica.com/
===============================================

El fundador del Media Lab del MIT vaticina un salto para la humanidad gracias a la bioingeniería, la producción de alimentos artificiales y la irrupción de una energía limpia


Tiene motivos para presumir de dones proféticos, porque estuvo en primera fila del despertar digital y vio con claridad lo que vendría después. En los años ochenta y noventa, cuando la mayoría de la población desconocía o empezaba a acercarse a Internet, (Nueva York, 1943), ingeniero informático y arquitecto, fundador, director y ahora presidente del Media Lab del Massachusetts Institute of Technology (MIT), vaticinó que íbamos a tener ordenadores en los bolsillos, pantallas táctiles, televisión a la carta como la de Netflix, altavoces inteligentes y hogares conectados. Y entendió que vendrían profundos cambios sociales. Sus artículos en la última página de Wired o su libro El mundo digital (1995) eran seguidos como un oráculo.

El tiempo le ha dado la razón en casi todo. Negroponte conversa en Madrid, donde participa este jueves en la jornada Cruce de Caminos, organizada por Banco Caminos y Bancofar. Sigue confiado en sus visiones del futuro, que hoy suenan muy atrevidas. Claro que también era atrevido lo que decía hace 30 años.

Pregunta. ¿Cuál es el próximo hito para la humanidad?

Respuesta. El mundo digital se ha integrado en nuestras vidas. Lo que vendrá ahora ya no serán extrapolaciones de la informática, como las que hemos visto.

Pregunta. ¿Es la bioingeniería la próxima revolución?

Respuesta. Esa será una de las grandes cosas que vengan, sí. Tendremos humanos genéticamente modificados y corregiremos los errores de la naturaleza. Será un futuro muy distinto.

P. ¿De verdad podremos vivir 150 o 200 años? ¿Lo haremos nosotros o nuestros descendientes?

R. Eso ocurrirá con seguridad en la próxima generación. Es un poco tarde para nosotros, porque revertir el envejecimiento es más difícil. Pero no hay duda de que sus hijos y mis nietos vivirán hasta los 150 años. Y haremos que los discapacitados puedan andar, luego podremos eliminar las enfermedades raras...

P. Y se alimentará al mundo con comida artificial.
R. Crear carne que no proceda de las vacas es un proyecto maravilloso. Podremos replicar las células de las vacas sin hacer daño a animales, sin el CO2 que emiten, ahorrando agua, cuidando el medio ambiente, y logrando que la gente tenga carne.

P. ¿Nos salvará la tecnología también del cambio climático?

R. La tecnología es la única solución al cambio climático. No hay otra. Tenemos que encontrar la forma de producir energía, no necesariamente de fuentes renovables, como el viento o el sol, sino haciendo que la fusión nuclear funcione. En 50 años tendremos una economía distinta y un mundo mejor gracias a ella.

P. Usted pronostica avances enormes para la humanidad. ¿No teme que las miserias humanas, o los intereses políticos y económicos, impidan que lleguen a beneficiar a la mayoría?

R. Los intereses corporativos suelen frenar algunos avances, pero no por mucho tiempo. Es bien conocido que quienes tienen intereses en el petróleo pueden forzar un retraso en las tecnologías alternativas. Por eso es tan difícil hacer pronósticos sobre cuándo llegarán algunas cosas, porque a menudo los retrasos vienen de fuerzas externas que no tienen que ver con la tecnología.

P. El 5G, el sistema que dominará las comunicaciones móviles, está siendo el centro de esta Segunda Guerra Fría, un campo de batalla entre EE UU y China por esa tecnología. ¿Quién ganará?

R. Hace 15 años que EE UU se ha rendido en las tecnologías de la telecomunicación. Los principales actores ya no son empresas americanas. El repentino interés por el 5G, y en particular por Huawei, me parece increíble. Porque el 5G no es tan importante como están vendiendo. Es solo un cambio incremental sobre el 4G. El hito fue el 3G. Esto no es la fusión nuclear. Si alguien domina la fusión nuclear, cambiará las reglas del juego. El 5G no va a ser rompedor. Y si miramos lo que hace China en áreas como el 5G, está muy por delante de EE UU.

P. Usted representa el optimismo ante los cambios tecnológicos. Pero todo indica que la opinión pública ha ido pasando del entusiasmo al pesimismo.

R. Sigo siendo optimista, pero eso es verdad. Hay un creciente sentimiento en todo el mundo de escepticismo, de que la tecnología ha creado muchos de los problemas que tenemos que arreglar. Si lo miras objetivamente y con perspectiva, la tecnología ha traído muchas soluciones, como en la medicina, y los problemas son sobre todo por cómo usamos la tecnología.

P. Los gigantes de Internet son vistos ahora como un gran oligopolio que hace negocio sin control con nuestros datos. Una especie de Gran Hermano.

R. Pondré otro ejemplo. Cuando las revelaciones de Snowden, muchos americanos como yo nos sorprendimos de que el Gobierno nos estaba vigilando. Si vas a China, y acabo de estar allí, ves cientos de cámaras en la calle haciendo reconocimiento facial y creando una casi perfecta seguridad. Y la gente está satisfecha. Dicen: de acuerdo, quizás se viole lo que vosotros los occidentales consideráis intimidad, pero no tenemos delincuencia. Son cosas que se ven distintas desde cada cultura.

P. ¿Juega China con ventaja en la carrera tecnológica por la falta de garantías para la intimidad? Allí se puede crear una gigantesca base de datos genéticos que en Occidente no sería viable.

R. Europa es quizás el líder mundial en protección de la intimidad. Por otro lado, hay mucha gente que muere en Alemania porque es ilegal compartir datos que permitirían salvarlos. Es un difícil equilibrio. Si me atropella un coche, no quiero que mis datos médicos estén protegidos, quiero que cuando llegue la ambulancia lo sepan todo.

P. ¿Cree que los gigantes de Silicon Valley deben ser divididos como otros monopolios en el pasado, lo que ha propuesto la senadora Elizabeth Warren?

R. No estoy seguro de que dividir a estas compañías garantice asuntos como la privacidad. A nadie le gusta que una empresa crezca tanto y sea dominante, pero lo que tenemos que mirar es qué sacamos de ellos, quién está contribuyendo más al conocimiento y la ciencia. Es sorprendente qué poco aportan muchas de esas grandes compañías. La gente joven quiere ser Mark Zuckerberg, no quieren ser Alan Turing. Es decepcionante. Necesitamos gente que invente y sea imaginativa como Turing.

P. ¿Están afectando las redes sociales a la calidad de la democracia? Allí se expanden ideas extremistas, mensajes de odio…

R. No uso mucho las redes sociales. Soy más un observador. Está claro que están teniendo un impacto. En unas partes, están creando democracia, en otras partes la están debilitando. El balance es probablemente a favor de la democracia.

P. Diversos estudios alertan de la destrucción de millones de empleos por la robotización, incluso en las actividades más intelectuales. Esto está generando ansiedad en la población y abriendo debates como el de la renta universal. ¿Cuál es el futuro del empleo?

R. Es más fácil automatizar la mayoría de actividades intelectuales que la mayoría de empleos en servicios, como preparar comida rápida. Es más fácil tener un robot abogado, o contable. El desplazamiento del empleo no dependerá de las capacidades intelectuales. En algún momento tendremos que repensar el concepto del trabajo. Una parte del concepto tiene que ver con tener un sentido, un propósito. La gente siempre tendrá un propósito, pero puede no ser llevar un salario a casa, que es lo que define el empleo hoy.

P. ¿Vamos a tener algún día una verdadera inteligencia artificial, que tenga conciencia?

R. Esa es la pregunta, la conciencia, y la mayoría de la gente no se la hace. No estoy seguro de que lo vaya a ver en mi vida. Pero antes de eso veremos máquinas que tendrán sentido del humor, y será asombroso. Otra pregunta que no parece interesante es: ¿por qué los hombres apreciamos la música?

P. ¿Hay que reivindicar las humanidades, o la filosofía, en una sociedad hipertecnológica?

R. Las humanidades son la cosa más importante que puedes estudiar.

===========================================
Entrevista a Nicholas Negroponte
Fuente:
===========================================

1/12/19

¿Existe algo que ponga fin a mi búsqueda, a mi confusión? (Enseñanzas Teosóficas: 146)



==================================================
Autor: Jiddu Krishnamurti
==================================================
Las Enseñanzas Teosóficas se publican en este blog cada domingo, desde el
19 de febrero de 2017
==================================================

30/11/19

“Para vivir y dejar de sobrevivir: la práctica del aquí-ahora y la vida sencilla": Emilio Carrillo en Sevilla (12 de diciembre de 2019, 18:30h: Encuentros Mensuales en la Politécnica)


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
ENCUENTROS MENSUALES EN LA POLITÉCNICA
CON EMILIO CARRILLO

JUEVES 12 DE DICIEMBRE DE 2019

“PARA VIVIR Y DEJAR DE SOBREVIVIR:
LA PRÁCTICA DEL AQUÍ-AHORA Y LA VIDA SENCILLA”
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:
Numerosos sabios y sabias han abogado históricamente a favor de vivir plenamente el aquí-ahora, el momento presente, en el marco de una vida sencilla y alegre como manera de dejar atrás los paradigmas y pautas de una sociedad que, desde el culto a la velocidad, el consumismo y el entretenimiento alienante, nos lleva a un callejón sin salida lleno de sufrimiento y ofuscación.
Pero, ¿en qué consiste exactamente una vida sencilla y alegre y centrada en el aquí-ahora?; ¿es realmente posible llevarla a cabo en un contexto social como el actual?; y si es así, ¿cómo plasmarla en nuestro día a día? 
Este Encuentro se centra en responder estos interrogantes y mostrar un abanico de prácticas cotidianas dirigidas a aportar a nuestra vida armonía, serenidad, paz profunda, plenitud y felicidad.

Programa:
18:30 Conferencia.
20:00 Descanso
20:15 Coloquio.
21:15 Cierre.

Lugar:
Salón de Actos de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Sevilla (C/ Virgen de África 7, junto a Avda. República Argentina -Metro: Parque de los Príncipes-).

Aportación: 5 euros
Se podrá abonar a la entrada del Encuentro o, previamente, en “El Rincón de Kiko” (C/ San José 21-23, Pasaje). Si desea reservar de plaza: rincondekiko@gmail.com, indicando nombre y dos apellidos. Y ante cualquier duda o para mayor información, escribir a dicho correo electrónico.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
SIGUIENTES ENCUENTROS MENSUALES EN LA POLITÉCNICA:
+Jueves 16 de enero:
“Los extraterrestres: ¿quiénes son?, ¿de dónde vienen?, ¿para qué vienen?”
+Martes 4 de febrero:
“¿Qué hubo antes del Big-Bang?: acercamiento a eso que llamamos Dios”
+Jueves 6 de marzo:
“¿Que pasó tras el Big-Bang?: aproximación a cómo surgió la vida, el universo y el ser humano”
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

29/11/19

Consciencia y Espiritualidad, preguntas a Emilio Carrillo



Vídeo (duración: 00:57:50) del diálogo abierto compartido por Emilio Carrillo para Mindalia TV, el 24 de septiembre de 2019. Tiene como título: Consciencia y Espiritualidad, preguntas a Emilio Carrillo.

===============================================

28/11/19

El placer de habitar la Tierra


Si prestamos atención a la parte más sólida de nuestro cuerpo, nos encontramos con nuestros huesos. Entre los componentes que los forman se halla el silicio; uno de los dos elementos, junto con el oxígeno, que más abundan en la corteza de nuestro planeta.
Se ha estudiado la capacidad del silicio, como mineral, a la hora de grabar información y también de emitirla. Esta posibilidad del silicio nos lleva a plantear la capacidad de memoria que pueden almacenar nuestros huesos.
Nuestros huesos, más allá de contener en su núcleo la memoria de nuestro ADN (conteniendo éste toda la información de nuestra evolución como especie y la de cada línea de vida de nuestros dos apellidos), almacenan también la información de experiencias que, a lo largo de nuestra vida, nos han calado muy adentro.

Hay dos formas en las que, al parecer, las experiencias quedan grabadas en nuestro sílice; una es por presión y la otra por placer.
Aquellas experiencias que nos comprimen por dentro, que nos generan presión o dolor, hacen que, con esa misma presión interna, la información quede grabada. Si la situación de presión o de dolor se mantiene en el tiempo, es cuando se puede observar posteriormente la cualidad emisora del sílice; pues habiendo pasado la situación que generaba tal estado interno, puede que, desde dentro, aún la sigamos manteniendo o transmitiendo externamente, como algo que irradiamos a través de nuestros gestos, nuestra postura o nuestra mirada.
Por suerte, algunas pruebas muestran que las experiencias que nos producen placer, no sólo también se graban, sino que la forma que tienen de impregnar el sílice es más profunda y duradera que la información que se graba por presión o por dolor.
Ante este paradigma, no sólo podemos plantear la posibilidad de que para salir cuanto antes de estados mantenidos de dolor o presión es recomendable recurrir al placer, sino que si el placer que buscamos, más allá del que aporta lo efímero y material, lo obtenemos de lo verdaderamente importante y trascendente (de aquello que provoca una sonrisa en nuestra esencia y más que placer, lo sentimos como regocijo y gozo) podríamos borrar memorias de dolor arrastradas desde tiempos más remotos.

Es entonces, cuando compruebas lo bien que le sienta a tu parte más sólida vivir desde tu esencia, cuando concibes el sentido profundo que tiene cuidar este planeta. Su sílice también tiene memoria, por lo tanto, no tiene sentido maltratarle ni aportarle presión.
Caminar por La Tierra respetándola y mimándola, ayuda a limpiar sus memorias de dolor y a despertar su placer de Ser.

Habitar por este precioso planeta logrando que sienta regocijo con nuestros actos y con nuestra presencia, tiene como resultado que la emisión de placer que por ello generará su sílice, calará en el nuestro y ampliará la vibración y amplitud de nuestra consciencia.

================================================================================
Autor: Andrés Tarazona (andres@andrestarazona.com)
Todos los jueves, desde el 7 de noviembre de 2019, Andrés comparte en este blog una serie de publicaciones centradas en
el Diseño Sentidointeriorismo y diseño consciente de viviendas, comercios y empresas que mejoran la calidad de vida.
================================================================================

27/11/19

Ser el cambio


La toma de conciencia solidaria puede ser a menudo un ejercicio más de detenerse, serenarse y adentrarse que de movimiento y agitación. La empatía no nos lleva inequívocamente a la calle y a la pancarta. La pancarta tiene sus evidentes límites a la hora de transformar el mundo y las relaciones humanas. No tanto pasearla como encarnarla. No tanto gritar la consigna sino integrarla, ser testimonio de lo se proclama a los cuatro vientos, entre otras cosas porque, de vuelta de su recorrido, los vientos siempre acaban pidiéndonos cuentas.  No necesariamente activismo, sino “seísmo, o como diría Ghandi “ser nosotros el cambio que queremos ver en el mundo”.

Pueden tocar o no la aldaba, que el reclamo será primeramente interior. La empatía con respecto a quienes sufren no implica después necesariamente una exteriorización. “¿Qué estás haciendo tú?” Me preguntan por “washapp” en un mensaje/cartel contra la violencia hacia las mujeres que firma, entre otras entidades, el Gobierno de Navarra. Quisiera hacer más, pero hoy por hoy me retiro, respiro y me reitero internamente en favor de quienes padecen, pido igualmente para que se arríen todas las manos amenazantes. Estamos haciendo todo lo que podemos. Es preciso poner todo cuanto esté a nuestro alcance para erradicar esa lacra, es preciso comprometerse en la urgente causa contra el maltrato de la mujer, pero tenemos delante legión de empeños. En realidad, no hay plazas, ni avenidas para tanto anhelo. Hay también otras apremiantes causas que requieren nuestra atención y compromiso. No deberíamos entrar en la peligrosa espiral de pedirnos cuentas los unos a los otros por nuestros grados de respuesta.

Somos cada vez más los que optamos por la revolución de la distancia corta, del círculo más cercano. “¿Y yo que hago…?” Pues mirarla con mis mejores ojos. Buscar mis más amables palabras, a sabiendas de que quizás mis gestos nunca lleguen a la altura de lo que ella merece. Cariño y ternura siempre suman, pero no compitamos en su derroche. Cada quien fije sus propios retos. Hay un ámbito de intimidad que ningún Gobierno debería traspasar. Es preciso preservar lo que ocurre en el hogar. Sí hay infiernos a erradicar puertas adentro, pero no se extienda la sospecha.

Es preciso afianzar el principio supremo de la libertad. Es preciso ser cuidadosos a la hora de respetar las opciones de preferencial solidaridad de cada quien. Hay que respetar al que agita conciencias, también a quien simplemente sopla sobre ellas. Es preciso sumar las causas altruistas y no hacer cundir recelos. Hay que acabar con la terrible lacra del maltrato de la mujer, pero igualmente salvar los bosques de la Amazonía, rescatar a los hermanos que se ahogan en el Mediterráneo, erradicar el hambre de la Tierra, proseguir en la profundización democrática… El etcétera sería largo.

“¡Queremos tíos buenos!” dice la actual campaña de la Diputación de Bizkaia, pero a nosotros no se nos ocurre, ni siquiera en broma, poner esa frase en femenino. Lo sagrado frena en seco hasta el chiste. La portadora de vida lo es y lo llevamos tan dentro escrito que no necesitamos sábanas, ni rotuladores para recordárnoslo. Por lo tanto, la sola condición de varón no auspicie recelo. No propiciemos separación de sexo ante lo que a todas y todos nos concierne. Unamos corazones y voluntades de ambos géneros tras la misma y noble causa morada. Queremos hombres y mujeres de buena voluntad armonizados y haciendo todos los posibles para erradicar la violencia machista.

Cada quien sabe dónde puede aportar más, dónde puede ser más útil, dónde se encuentra más a gusto… Sí podemos pedir ayuda, sí podemos y debemos recabar apoyos, pero creo que no debemos inquirir: “¿Qué estás haciendo tú…?” Quien más, quien menos, en una medida u otra, todos y todas estamos haciendo los posibles por construir un mundo definitivamente nuevo, más cordial y amable en el que esté erradicado todo tipo de violencia. Todas y todos estamos por hacer posible una nueva sociedad más justa, solidaria y sostenible, en la que por supuesto a ningún varón se le ocurra la infamia de poner la mano agresiva sobre ninguna mujer. Permanecemos por lo tanto unidos/as tras la causa lila, también tras la causa verde, roja, amarilla…

Somos devotos de la mujer que nos ha tocado en suerte poder acompañar. Perdón si nos movemos en el asiento cuando alguien cuestiona nuestra devoción. Perdón si no salimos a la calle para manifestarla. Nos estamos midiendo cada día puertas adentro.

==============================
Autor: Koldo Aldai (koldo@portaldorado.com)
==============================

El modelado de un alma


Y un joven vino y, sentándose frente al maestro, así hablaba:

—En todo cuanto me enseñan las ciencias de los hombres no noto sino un vacío, y cada día no veo sino que me salgo más de «mí mismo» en vez de conocerme más a «mí mismo».
»¿Por qué ocurren estas cosas, maestro?

Y él le respondió:

—Mi hijo, la mayoría de aquellos que imparten conocimientos no hacen sino decir lo que otros dijeron, sin vivenciarlos en ellos, y toman como una rutina algo tan serio y trascendente como es el modelado de un alma.
»Otros desean hacer en sus corazones; pero es tan fuerte y grande el edificio que levanta la inercia y la ignorancia que se sienten empequeñecidos e impotentes.
»Mira que la educación no es sino dar los medios y las circunstancias necesarios al niño para que «desde dentro» él mismo se eduque. Darle un abanico de posibilidades para que cuando empiece a madurar pueda tomar a voluntad aquello que más le convenga. Hacerlo verse en todas las cosas. De esta forma se contribuirá a la evolución y no al estancamiento.
»¿Acaso la juventud no son ramas nuevas del árbol de la humanidad que tratan de llegar al sol del conocimiento por nuevos caminos?
»¿Por qué entonces decir de ella que es ciega y cerrarle los caminos porque la generación que la precede fue incapaz de aventurarse por ellos o creó otros distintos?
»Se dice de la juventud que está loca, y no se piensa que igual locura padecería un águila si le recortásemos las alas para que no pudiese volar y, con el egoísmo de tenerla para nosotros, le impidiéramos aletear por el cielo que a nosotros nos fue vedado porque también se nos cortaron las alas de la búsqueda.
»Mas muchos ignorantes dirán de esto: «Si no le cortamos las alas al águila, se irá y no volverá». Y yo les diría: «¿Acaso no tiene derecho a buscar amor entre las estrellas del cielo ya que no tuvo sino incomprensión entre las piedras de la Tierra?».
»Mira que el niño nace sano y limpio y no son sino las circunstancias y «los consejos» los que lo van viciando. No culpemos pues al joven de aquello que hace, sino a aquellas cosas que lo hicieron así. Pero le es más fácil al hombre culpar que reconocer su culpa. Le es más fácil al hombre decir esto está mal que arreglarlo él mismo.
»Por esto y más cosas, mi hijo, la tiniebla del egoísmo empaña aún a la Escuela del Mundo y le impide respirar fraternalmente y comprender que todos somos Uno hacia la Luz.

======================================================
Autor: Cayetano Arroyo
Fuente: Diálogos con Abul Beka (Editorial Sirio)
Nota: En homenaje a la memoria de Cayetano Arroyo y Vicente Pérez Moreno,
un texto extraído de los Diálogos de Abul Beka se publica en este blog todos los
miércoles desde el 4 de octubre de 2017.
======================================================

26/11/19

Retiro-Taller de Emilio Carrillo en la Hospedería del Silencio (28 y 29 de febrero y 1 de marzo de 2020): “El Yoga: lo que realmente es y cómo practicarlo”


28 y 29 DE FEBRERO y 1 DE MARZO. Viernes (a partir de las 18:00 horas), sábado (todo el día), domingo (hasta después de la comida), Hospedería del Silencio

Retiro-Taller con Emilio Carrillo: “El Yoga: lo que realmente es y cómo practicarlo
Sinopsis:
El Yoga se ha popularizado e interesa a un número creciente de personas, aunque la percepción más extendida lo asocia a posturas corporales y técnicas de respiración consciente. Sin embargo, el Yoga es mucho más que todo eso y constituye una Ciencia que viene de hace miles de años: la Ciencia del Yoga.

Este Retiro-Taller ahondará en el verdadero significado y en los auténticos contenidos del Yoga, explicando en qué consiste, para qué sirve, cómo practicarlo y cómo incorporarlo a nuestra vida cotidiana.
Con estos objetivos, se examinará la razón de ser del Yoga desde una triple perspectiva: la auto-transformación o realización de la Unidad en nosotros mismos, la inhibición o cese de las turbulencias emocionales y mentales y la superación de las causas profundas del sufrimiento humano. A partir de ahí, se analizará el contenido y la función de los distintos tipos de Yoga y, especialmente, del Raja-Yoga, como practica integradora de todas las demás. Y se estudiarán las distintas etapas del Yoga, tanto del inferior o externo como del superior o interno, con propuestas prácticas para avanzar en nuestra vida hacia la calma y serenidad de nuestro mundo emocional y mental, la expansión de la mente abstracta y la práctica de la atención plena, la concentración, la contemplación y la meditación.

Organiza: Ecocentro
Hospedería del Silencio, en Robledillo de la Vera, Cáceres (Paseo de las Cañadas, s/n)

Para mayor información e inscripciones:
915 535 502 / 690 334 737 / hpd@ecocentro.es

===============================================
PROGRAMA
+Viernes tarde:
18:00 – 18:30 Presentación e introducción al Taller.
18:30 – 21:00 Parte I, por Emilio Carrillo
21:00 – 22:15 Cena
22:15 – 23:00 Concierto meditativo, por Luis Manuel Moreno
+Sábado mañana:
08:00 – 09:00 Salutación al Sol, por Luis Manuel Moreno
09:00 – 10:00 Desayuno
10:00 – 14:00  Parte II, por Emilio Carrillo
14:00 – 15:15 Comida
+Sábado tarde:
17:00 – 21:00 Parte III, por Emilio Carrillo y Lola Rumi
21:00 – 22:15 Cena
22:15 – 23:00 Concierto meditativo, por Luis Manuel Moreno
+Domingo mañana:
08:00 – 09:00 Salutación al Sol, por Luis Manuel Moreno
09:00 – 10:00 Desayuno
10:00 – 12:45 Parte IV, por Emilio Carrillo
13:00 – 13:45 Práctica meditativa, por Luis Manuel Moreno
13:45 - 14:00  Cierre
14:00 – 15:15 Comida
===============================================

"El cuerpo etérico. El cultivo de la vitalidad", por Sergio Marina



========================
========================

25/11/19

La era de la perplejidad: Repensar el mundo que conocíamos (Proyecto Consciencia y Sociedad Distópica)


===============================================
El blog El Cielo en la Tierra publica todos los lunes, desde el 3 de septiembre de 2018, una entrada relacionada con el Proyecto de investigación Consciencia y Sociedad Distópica. Por medio de la web del Proyecto se puede tener información detallada sobre sus objetivos y contenidos y cómo colaborar con él:
http://sociedaddistopica.com/
===============================================

Encuentro con el crítico más feroz de la 'tecnoutopía' de los gigantes tecnológicos: "No viven de la publicidad, como muchos creen. Absorben datos, crean productos y los venden sin que veamos un euro. Es un modelo parasitario"

Justo antes de la entrevista, Evgeny Morozov envía un correo desde su cuenta de Gmail para avisar de que se retrasa. Cuando al fin llega al campus de la Universidad de Barcelona, aprovecha cada pausa para consultar su móvil. Es un smartphone de última generación, desde el que lanza decenas de tuits a la semana con el típico tecleo nervioso de un adicto a las pantallas.

No es lo que uno espera del principal ariete contra la tecnoutopía de gigantes como Google, Twitter o Facebook. De uno de los críticos más feroces de la ultraconexión que coloniza nuestras vidas. Y, sobre todo, del autodenominado hereje de internet que, hace una década, profetizó el coste de la sociedad digital: filtración de datos privados, elecciones manipuladas, control ilegal de las comunicaciones...

«Las cosas van a ir mucho peor», afirma nada más sentarse en una sala de la biblioteca, que almacena 1.240 incunables, una de las colecciones más completas de Europa. «Nuestras infraestructuras económicas y sociales dependen de los servicios de las empresas tecnológicas. Pero estos gigantes no las construyeron para que fueran seguras, sino para ganar dinero, y tampoco están sometidos a controles democráticos. Nuestra sociedad es vulnerable. Y aún tardaremos otros cinco o diez años en sentir las consecuencias por completo».

Con Mozorov, ya lo veremos, las cosas siempre son más complejas de lo que parecen.

Rebobinemos a mediados de la primera década del siglo. Entonces, este bielorruso nacido en 1984 era un tecnoutópico más. Inspirado en la campaña presidencial de Howard Dean y las revoluciones de Georgia y Ucrania, abandonó una prometedora carrera en JP Morgan y se propuso usar las redes sociales para cambiar el mundo. Aún puede verse un vídeo de 2007 en YouTube en el que recitaba con absoluta convicción todos los clichés del Silicon Valley más adanista.

Pero, al cabo de un año, se cayó del caballo ciberhippie. Su conversión se escenificó en una charla TED de título profético: Cómo la red ayuda a las dictaduras. A ello le siguieron dos ensayos-bomba igual de vigorosos: “El desengaño de internet” (2011) y “La locura del solucionismo tecnológico” (2013). Su mensaje era diáfano: la propaganda del mundo digital como un entorno mágico que ofrecería prosperidad para todos era una falacia.

Tras unos años de silencio, Morozov ya tiene otros dos libros listos para publicarse. Mientras tanto, ha escrito frecuentes columnas en los medios más prestigiosos del mundo y acaba de lanzar el ensayo El impacto del activismo digital en la política de la post guerra fría en el volumen La era de la perplejidad (BBVA Openmind). «La propaganda, hasta ahora reservada a los gobiernos, hoy se puede llevar a cabo a bajo coste y con gran eficacia, especialmente si se combina con fotos, vídeos y memes», escribe.

Por supuesto, nadie quiso escuchar sus advertencias de hace una década. Y ahora, aunque podría vanagloriarse de su acierto, intenta ser un buen ganador. «Claro que podría hacer el baile de la victoria y decir: 'Ya os lo dije'», bromea. «Pero habría sido mejor que los políticos no hubieran perdido tanto tiempo creyéndose el mundo utópico que les pintaban Google, Facebook o Apple. Era totalmente falso y conllevaba un precio del que nadie nos avisó».

Para explicarlo, usa la analogía del calentamiento global. Durante décadas, quemamos ingentes cantidades de combustibles fósiles, construimos una economía basada en coches baratos y vuelos low cost, el crecimiento económico se disparó... «Hasta que ahora vemos cómo Bangladesh se inunda, cómo se destruyen nuestras cadenas de suministro, cómo sufrimos desastres meteorológicos...», dice Morozov.

En el caso de la economía digital, el equivalente de los vuelos de bajo coste serían los buscadores, mapas y apps gratuitas de los que hemos disfrutado durante más de una década. Y el calentamiento global serían los crecientes escándalos que acosan al sector tecnológico. «La gente cree que estos servicios son gratis porque hay anuncios, pero no es así», dice. «Las grandes tecnológicas absorben nuestros datos, construyen productos basados en ellos y se los venden al Pentágono o a bancos de inversión sin que nosotros veamos un euro. Ese es el verdadero negocio: un modelo económico parasitario».

Para Morozov, lo peor es que ni siquiera se trata de un sistema perdurable. Ya ha alertado de que, en apenas 10 años, los servicios online gratuitos serán una memoria lejana. «La mayoría de nosotros somos muy aburridos y los datos que generamos son poco variados y las conclusiones que se pueden derivar de ellos son limitadas», afirma. «Google o Facebook pueden encontrar otros negocios que no exijan recolectar tantos datos. Lo razonable es que entonces decidan dejar de regalarnos sus servicios».

El bielorruso utiliza luego el caso de Uber para explicar cómo una innovación aparentemente inocua puede volverse en nuestra contra. Durante los últimos años, hemos disfrutado de este servicio barato, cómodo y de calidad. Pero, claro, la empresa perdió 4.000 millones en 2017 y sus inversores -principalmente, fondos soberanos y de capital riesgo- querrán recuperar su dinero en algún momento.

La opción tradicional sería que Uber machacara a la competencia y luego subiera los precios. Pero, según Morozov, su estrategia es más sofisticada: acumular datos de rutas, clientes y tráfico para, gracias a la Inteligencia Artificial (IA), ofrecer los mismos servicios dentro de una década... pero ahorrándose el sueldo del conductor gracias a los coches autónomos. «La economía local se quedará sin esos trabajadores, que ya no comprarán café ni periódicos, por ejemplo», dice. «Y Uber, gracias a sus pactos de optimización fiscal, ni siquiera dejará apenas impuestos en los países en los que opera... Creo que este es el modelo que se impondrá en los próximos años».

La distopía que Morozov augura es un mundo dividido en dos: una minoría, la élite cognitiva, que exprimirá los beneficios del sistema; y una mayoría, los parias digitales, que pagarán el precio. «Los privilegiados se podrán comprar un criptomóvil de 3.000 euros, imposible de manipular y de penetrar por los que quieran recolectar sus datos», dice. «Mientras, los que hagan poco ejercicio o se alimenten mal, al estar monitorizados por relojes inteligentes, ni siquiera podrán obtener un seguro médico decente».

Pero Morozov no es sólo un agorero: también ha dedicado los últimos años a buscar una salida a este escenario de pesadilla. Según él, el contraataque pasa por dejar de considerar los datos como una propiedad individual, con la intimidad como principal valor, y entenderlos como un recurso público, igual que el agua, el aire o el conocimiento, en cuya gestión deben primar los valores socioeconómicos. «Los datos los generamos nosotros, los ciudadanos, en nuestra vida diaria, pero las grandes tecnológicas se las han arreglado para explotar estos datos y convertirlos en productos mediante inteligencia artificial», denuncia.

El enfoque tradicional, que aún predomina en la UE, indica Morozov, es trocear Google en 20 mini-googles, pero no es eficaz. Su alternativa es una especie de Fondo Público Nacional que controlaría y gestionaría los datos producidos por los ciudadanos. Si Google o Alibaba quieren usarlo, deberían pagar una tasa mucho mayor que una start-up o una ONG de Barcelona.

Ante ello surge la cuestión de si podemos fiarnos del Estado para controlar un tema tan delicado. Morozov entiende las reticencias al respecto, pero recuerda que nuestra privacidad ya se ha violado todo lo posible, con escándalos como Cambridge Analytica. Así que parece un argumento endeble.

Para Morozov, al abuso generalizado de los datos se le une un segundo problema: el desgaste de nuestra capacidad de atención por culpa de las redes sociales. Estas empresas, dice, contratan a «cientos de los mejores antropólogos y diseñadores» para crear apps que nos enganchen. «Ya sabemos que los ejecutivos y creadores de empresas tecnológicas racionan el tiempo que sus hijos pasan con los productos que ellos mismos crean», denuncia. «Pero, claro, para eso necesitas cinco niñeras que cuiden a tu hijo, en vez de darle un iPad».

Morozov se hizo famoso por su receta personal para combatir esta distracción. Se trata de un ordenador con la tarjeta wifi extraíble y un cable que guarda durante días en una caja fuerte con temporizador cuando necesita concentrarse. ¿Sigue haciéndolo? «No, ahora tengo una casita en Calabria, la zona más pobre de Italia, sin apenas cobertura, donde me encierro cuando tengo que leer y escribir».

Salvando las distancias, este remedio suena tan elitista como las niñeras de Silicon Valley, sobre todo en alguien que admite que usa productos de Google «cada día». ¿Qué consejo daría a la gente normal para proteger sus datos y mantener su concentración? «No creo en dar consejos», replica. «Es como enseñar a trabajadores esclavizados a ser felices. Como mucho, puedes decirles que se emborrachen para sobrellevarlo mejor... No, no hay que adaptarse ante un problema así. Sería una especie de rendición, porque sólo consolida el poder de estas empresas y prolonga el dolor».

Pero… ¿aún estamos a tiempo de cambiar las cosas? Si no hay reacción, creo que todo irá mucho peor. Además, creo que el actual sistema de vigilancia y control de nuestra conducta es tan sofisticado y ubicuo que podría desmontar la oposición antes de que se convierta en una fuerza cohesionada.

Nunca habíamos vivido esta situación, en la que se puede desactivar la disidencia preventivamente. Así que todo puede empeorar rápidamente. Cuanto antes logremos meter estos temas en la agenda política, mejor.

===========================================
Autor: Evgeny Morozov (Ariete contra la tecnoutopía y crítico de la ultraconexión, es autor de libros como “El desengaño de internet” y “La locura del solucionismo tecnológico”)
Fuente:
===========================================