4/11/09

OFRENDADAS (Viaje a dentro de mí mismo)

La Luz es tu Esencia y tu destino.
La oscuridad te es ajena. No luches contra ella, ni le prestes la menor atención. Simplemente, abre las ventanas a tu Yo Verdadero para que entre la Luz, para que tu Esencia todo lo llene.
No te dejes arrastrar por doctrinas complicadas. Todo es sencillo: Ser en un momento presente continuo. Ser; ser lo que Eres: Amor, energía de Luz, divinidad plena.
Y no alimentes tu ego, tu pequeño yo, con renuncias. La activación de tu Ser Profundo te llevará a estimar insulsos y vacíos deseos y cosas que antes encandilaban tu mente y tu corazón. Por eso los dejarás aun lado, no por sacrificio, sino porque carecerán ya de atractivo para ti.
Abandona los celos y los recelos, los juicios y los miedos, las desconfianzas y las preocupaciones. Camina libre, sin cargas; nada te ata, eres un ser divino. La Luz es tu Esencia y tu único destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.