1/2/10

Nada justifica la prolongación de la edad jubilación


El plan aprobado por el Consejo de Ministros el viernes 29 de enero, en orden a alargar la edad de jubilación, carece de sentido, mírese por dónde se mire. Se trata de una decisión:

+políticamente incomprensible: por su contenido, por el momento en la que se plantea y por las formas con las que se lanza;

+objetivamente injustificada: no se corresponde con la realidad social, demográfica, laboral y económica del país;

+profundamente antidemocrática: siendo tanta su importancia y efectos, nada se adelantó al respecto, más bien todo lo contrario, en el programa electoral con el que José Luis Rodríguez Zapatero se presentó a las elecciones hace menos de dos años; y

+de hondo calado antisocial: recorta directamente una prestación social tan primaria como la percepción de una pensión y vulnera, incluso, derechos adquiridos por millones de trabajadores.

Merece la pena subrayar, en primer lugar, que la iniciativa gubernamental sitúa en la órbita de la arbitrariedad y la discrecionalidad política un derecho ciudadano tan básico como la seguridad jurídica acerca de la edad a la que se accede a la jubilación, tras décadas de trabajo y de contribuir a las arcas del Estado y de la Seguridad Social. Sin respetar el llamado Pacto de Toledo, haciendo caso omiso a los informes técnicos barajados en las comisiones parlamentarias creadas al efecto y sin diálogo social previo alguno, hoy es Zapatero el que propone subir la edad de jubilación a los 67 años; y mañana puede ser Rajoy el que diga, con los mismos sinsentidos, que se amplía a los 69. O, por qué no, a los 70 (por cierto, en Alemania, donde se ha abierto idéntico debate, la edad media de jubilación es de sólo 61 años).

Por otro lado, es curioso que el Gobierno centre su atención en la edad del trabajador y no en los años que lleve cotizando al sistema de pensiones. Máxime cuando las estadísticas ponen de manifiesto que un alto porcentaje de los asalariados que han rebasado ya los 50 años de edad, llegarán a los 65 con 40 o más años de cotización cumplidos.

Igualmente, resulta insólito que el Gobierno ignore que la esperanza de vida en España, según datos oficiales del Observatorio del Sistema Nacional de Salud, no es de 90 años, ni de 85, como implícitamente dejan caer algunas declaraciones “oficiales”, sino de 80 (exactamente, 80 años, dos meses y 24 días). Y esta cifra se reduce a 77 años (76 años y once meses) en el caso de los hombres, que conforman el mayor porcentaje de la población trabajadora, muy especialmente la que ha rebasado los 50 años. Lo que significa que los asalariados varones que tenían hasta ahora, con la jubilación a los 65, un horizonte de 12 años para disfrutar de la pensión antes del fallecimiento, ven, con el alargamiento a los 67, que tal horizonte de descanso vital se reduce a ¡sólo 10 años!, con independencia de que hayan estado aportando durante décadas a la financiación del sistema (para el global de los trabajadores, hombres y mujeres, el tiempo de disfrute medio de la pensión antes de la muerte se rebaja de 15 a 13 años).

En cuarto lugar, no es menos escandaloso que se hurte a la opinión pública una información crucial: la población activa española -personas en edad y en disposición de trabajar- ha crecido enormemente y se ha rejuvenecido –gracias, en buena medida, a la inmigración- a lo largo de los últimos tres lustros. En este orden, la denominada tasa de actividad (porcentaje de la población activa sobre la total) sufrió en España un descenso continuo entre 1976 y 1996: con datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), en el segundo trimestre de 1996 dicha tasa fue del 49,97 por 100, frente al 51,40 del mismo periodo de 1976. Sin embargo, a partir del 30 de junio de 1996 la tendencia ha cambiado radicalmente: desde entonces y hasta el 31 de diciembre de 2009, la tasa de actividad ha subido hasta el 59,76%; y la población activa se ha incrementado ¡en 7.094.700 personas, un 44,68%!. Estos números garantizan objetivamente el vigente sistema de pensiones y explican que su Fondo de Reserva supere hoy los 60.000 millones de euros. Cosa distinta es que esa población activa no encuentre un puesto de trabajo y, contra su voluntad, nutra las cifras de paro. Pero esto no se soluciona modificando la edad de jubilación, sino creando empleo (en lugar de generar un parado más cada 28 segundos, como ha ocurrido a lo largo de todo el año 2009).

Por otra parte, el insulto a la inteligencia llega al límite cuando se argumenta el déficit público como razón de la ampliación de la edad de jubilación. ¿Tienen acaso las pensiones algo que ver con dicho déficit cuando cerraron 2009 con 8.000 millones de euros de superávit?. Los 120.000 millones de euros de déficit que durante el pasado ejercicio acumularon las arcas del Estado en absoluto obedecen a las pensiones. En cambio, sí han tenido mucho que ver en ello las voluminosas ayudas públicas –financiadas, obviamente, con el dinero de nuestros impuestos- canalizadas hacia la banca privada (avales, compras de activos, ayudas a la morosidad, inyecciones de capital,...). Tales ayudas representan no menos de la mitad del reiterado déficit. Y gracias a ellas, la banca puede seguir prejubilando a sus altos directivos con tres millones de euros de indemnización, concluyó el año con más de 17.000 millones de euros de beneficios e impulsó un subida del 27% de la Bolsa, cuyas ganancias en 2009 se elevaron a 128.000 millones de euros.

Por último, a semejante escenario hay que añadir otros dos hechos que terminan por dibujar un cuadro francamente inaudito: de un lado, las prejubilaciones para personas con poco más de 50 años de edad y menos de 25 cotizados que el Gobierno generosamente ha autorizado tanto a esa misma banca como a muchas empresas privadas; y que cientos de miles de jóvenes tengan cerradas las puertas del mercado laboral, mientras se quiere forzar a permanecer en él dos años más a la gente que les debería dar el relevo generacional.

En definitiva, nada justifica el plan aprobado por el Gobierno para alargar la edad de jubilación. Nada salvo la necesidad de congraciarse con los “mercados financieros”, eufemismo que oculta los intereses de la misma élite económica, bancaria y empresarial que, habiendo provocado la crisis y el desempleo masivo, está siendo su gran beneficiaria y que, como se ha demostrado en Davos, aspira a serlo todavía más.


17 comentarios:

  1. ¡Genial!. Lo suscribo de "pé" a "pá". Si el que hace desde el gobierno esta propuesta es el PP, el PSOE convoca huelga general. Y ojo sobre el papelón de los sindicatos: como informa hoy El Mundo, el gobierno los ha "comprado", aumentando espectacularmente las subveciones directas.

    ResponderEliminar
  2. Como votante socialista, me siento estafada, engañada y cabreada con ZP y su panda de incomptentes. ¿Al servicio de quién están?. Desde luego no de los trabajadores, ni de los parados, ni de los desfavorecidos.
    Rosa Muñoz. Alicante

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Emilio, por expresar con tanta claridad lo que mucha gente sentimos por dentro y no sabemos o podemos divulgar.
    Antonio

    ResponderEliminar
  4. Somos seguidores del Blog vinculados a la Unión General de Trabajadores. Tras algún comentario anterior, para que no haya dudas al resepcto y como se puede comprobar en la web del sindicato (http://www.ugt.es), Cándido Méndez, su secretario general, ha afirmado con rotundidad que UGT no comparte alargar la edad legal de jubilación y así lo manifestó en su comparecencia en la Subcomisión del Pacto de Toledo, donde ningún compareciente planteó esta cuestión.
    Igualmente, Candido Méndez ha señalado que la propuesta del Gobierno de alargar legalmente la edad de jubilación “supone un recorte en la cuantía de las pensiones y un endurecimiento de las condiciones de acceso, en una situación en la que la tendencia es a acortar las carreras laborales”. Así, “los jóvenes entran en fechas tardías al mercado laboral, con 26, 27, 28 años y en España la población activa por encima de 50, 52 años se está reduciendo también. No por voluntad de los trabajadores sino porque las empresas tienen esas estrategias de despido. Por tanto, es una medida muy polémica que yo, sinceramente, sólo la puedo ubicar en una visión de corto plazo, probablemente para contentar a los mercados financieros, y no sé siquiera si se van a contentar esos mercados, y, sin embargo, no le veo un encaje en una visión a largo plazo para la supervivencia de las pensiones públicas de nuestro país”.
    Paco, Ana, Agustín, Carmen y Ernesto

    ResponderEliminar
  5. Para que tampoco haya dudas, CCOO rechaza la propuesta del Gobierno de elevar la edad de jubilación ordinaria desde los 65 a los 67 años. En la web http://www.ccoo.es puede verse como para el sindicato la elevación de la edad de jubilación a los 67 años es una medida "innecesaria, injustificada, insostenible y desproporcionada", en palabras de su secretario general Ignacio Fernández Toxo, quien acusó al Ejecutivo de "meter miedo a la sociedad" con esta propuesta y de "arruinar el crédito de un sistema que goza de buenísima salud”.
    Toxo ha anunciado el rechazo "frontal" de CCOO a esta medida, y se mostró "absolutamente convencido" de que el retraso de la edad de jubilación "se caerá" durante el trámite parlamentario. Ha recordado que atrasar la edad de jubilación resulta innecesario en España, dado que existe un sistema de jubilación flexible que permite al mismo tiempo jubilaciones anticipadas con penalizaciones en la pensión y la posibilidad de permanecer en el mercado laboral más allá de los 65 años, con una "ligera" bonificación en la pensión.
    "Este sistema ha permitido que en los últimos cinco años la edad real de jubilación se haya elevado desde los 62,5 años a 63,5 años y que un 15% de trabajadores que habrían de jubilarse a los 65 lo están haciendo a los 66, 67, 68 años e incluso alguno más", señaló Toxo. "Una cosa compensa la otra. Eso es lo que habría que incentivar y no enviar un mensaje tan negativo sobre el futuro de la Seguridad Social como el que se desprende de la iniciativa que ha planteado el Gobierno".
    El secretario general de CCOO aseguró además que la propuesta de elevar la edad de jubilación junto con el plan de recorte de gasto público puede interpretarse como un "mensaje" del Gobierno dirigido a las agencias de calificación que han puesto en duda la confianza en España, a las autoridades comunitarias y a organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI), a quienes por otra parte consideró "absolutamente descalificados" para opinar sobre España teniendo en cuenta que "no acertaron lo que se venía encima".
    Rafael y Elvira. CC.OO.

    ResponderEliminar
  6. ZP lleva al PSOE al matadero. ¿Lo hará por torpeza o siguiendo una estrategia premeditada?. Un día aumenta las tropas en Afganistán, otro inyecta millones de euros a la banca sin contrapartida alguna, otro quiere censurar Internet, otro recortar las pensiones, etcétera. Izquierda Unida ha desapaercido del mapa político. Y el PSOE parece empeñado en propiciar su propio desastre electoral.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Emilio. No nos conocemos, pero te mandamos un saludo desde Madrid. Te honra como socialista expresar tan abiertamente tu opinión contraria a la disparatada intención del Gobierno de alargar la edad de jubilación. Somos much@s l@s socialistas que compartimos absolutamente tus reflexiones. Es una cuestión de valores, de la esencia de lo que el socialismo democrático significa. Nosotros, en particular, estamos ligados a la corriente Izquierda Socialista y consideramos, como expresó nuestro portavoz en el Comité Federal del PSOE celebrado el pasado sábado, que el plan para retrasar la edad de jubilación es inasumible. Se trata de una iniciativa "sorpresa" que se presenta curiosamente en un momento en el que se ha vuelto a confirmar que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, la 'hucha' de las pensiones, tiene superávit. Además, todas las previsiones agoreras sobre el futuro de las pensiones han sido desmentidas por la realidad. Hay que criticar, además, la forma en la que el Ejecutivo ha planteado la propuesta: el PSOE tiene una relación de complicidad con los sindicatos que no se puede perder con cosas como ésta.
    Javier Chacón y Rosario García. Móstoles (Madrid)

    ResponderEliminar
  8. Hola, Emilio
    Desde tierra inglesas, donde como médico he tenido que emigrar, cada vez entiendo menos lo que pasa en España. ¿Ha entrado en Moncloa algún virus raro?. No el de la gripe A, que es un camelo, sino algo realmente serio y que genera demencia (senil o no, pero demencia).
    Si ZP quería hacerle "un guiño a los mercados financieros" con esta medida de prolongación de la edad de jubilación, te digo que los medios de comunicación del Reino Unido la están interpretando como la prueba del nueve de la bancarrota financiera del Reino de España, anunciando la posibe salida (expulsión) de nuestro país de la zona euro.
    Saludos
    Francisco José Salvatierra (London. UK)

    ResponderEliminar
  9. Que estos sindicalistas no nos vengan con cuentos. Si se oponen al "pensionanzo" que convoquen manifestaciones y amenacen con una huelga general. Seguro que es lo que harían si gobernara el PP. El PSOE, UGT y CC.OO le están haciendo el trabajo sucio a la élite económico-financiera. Cuando el PP llegue al poder, tendrá todo el trabajo hecho por esta sarta de vividores.
    Juan (¡tengo 27 años!)

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Emilio, por tu claridad, por tu honradez, por tu valentía y por tu buen hacer.

    ResponderEliminar
  11. Como ZP no tiene suficiente con tener en el más absoluto descontento a los 4,3 millones de parados (votantes del PSOE, seguro, en un 60 0 70 por 100), ahora se enfrenta a los que tienen un puesto de trabajo condenándoles a las galeras del despertador y el tajo (o la oficina) otros dos añitos, ¡qué eso de descansar 12 años como media antes de palmarla es una exageración, hombre, algo que solo debe estar al alcance de banqueros, políticos y gente de buen vivir!.
    Españolito que vienes al mudo te guardes Dios, las dos Españas (no una, como en tiempos de Machado, sino las dos) han de helarte el corazón.
    Un españolito tan currante como atónito.

    ResponderEliminar
  12. Como se supone que es una propuesta abierta, propongo que no se toque la edad de jubilacion actual (que ya esta bien estar hasta los 65 currando) y que paguen mas a la gente que quiera jubilarse con 66 y un poco mas a la que quiera jubilarse con 67 y asi hasta los 70 y que los politicos se atengan a las mismas condiciones que el resto de los españoles y que suban las pensiones a un monton de personas que estan cobrando 500 euros al mes porque es inmoral las pensiones con las que se jubilan nuestros politicios cuando hay gente que como digo cobra 500 euros al mes y hasta menos.
    Propongo

    ResponderEliminar
  13. Estoy harta de los demagogos que dicen que a los 70 años se esta estupendamente para trabajar; si para ser medico, abogado o chupóptero que se lo pregunten a un albañil, marinero o señora de la limpieza.
    Estoy harta de los que quieren alargar la jubilación y permiten que se prejubilen en determinados sectores fuertemente sindicalizados (bancos, automóvil, RTVE…) con 50 años y unos sueldazos.
    Estoy harta de que digan que no vamos a tener pensiones en el futuro y no se ahorre ni un solo duro en los viajes del INSERSO, prebendas varias de los jubilados actuales (medicinas y trenes gratis con pensiones de 1800 €)
    Estoy harta de que no se revisen pensiones de invalidez por depresión, obesidad mórbida, drogadicción y que encima se choteen de los que trabajamos
    Estoy harta de que con los impuestos de mi tabaco se forren los gobiernos y después me miren como a una leprosa y si quiero sanidad rápida (buena me la da la S.S.) Tenga que pagar una mutua
    Estoy harta de no atreverme a protestar para que los políticos no lo utilicen en beneficio propio.
    Así que seguiré trabajando, pagando impuesto, cabreándome y dando gracias a que puedo hacerlo, señal de que un empresario caradura (beneficios para mi, pérdidas para los obreros) No me ha despedido
    Margarita

    ResponderEliminar
  14. Recientemente se me convocó, junto a otros militantes socialistas y algunos independientes, a una tertulia impartida por una senadora del PSOE. Fue días antes de que el Consejo de Ministros tomara la decisión de prolongar la edad de jubilación. Durante ella, esta señora se refirió ya a tal medida, defendiéndola vivamente.
    Ante las objeciones que planteamos muchos de los presentes, su argumento literal fue: “Al igual que Felipe González eliminó el marxismo de las señas de identidad del PSOE, ha llegado la hora de que los socialistas entendamos que el Estado del Bienestar fue una ilusión de la pasada centuria y no tienen sitio en el siglo XXI. O lo entendemos, o los poderes fácticos nos desalojarán del poder y nunca más nos dejarán acceder a él”.
    Ante semejante argumento, opté por callarme, en el convencimiento de que se trataba de una “boutade” de la señora. Ahora, sin embargo, tras el Consejo de Ministros del día 29 y el Comité Federal del PSOE del 30 de enero, comprendo que aquella no fue una opinión personal, sino la idea bien elaborada que pretende ejecutar la élite que maneja los hilos del Partido Socialista.
    O los militantes reaccionamos o, dentro de poco, será el PSOE el que impulse medidas como el aumento de la jornada laboral a 45 horas. Tiempo al tiempo.
    JSG

    ResponderEliminar
  15. Una servidora anónima, no entiende mucho de estas cosas, pero me da el párpito de que a usté le asiste la rasón Don Emilio. Y yo no quiero ni de pensá que mayan añadío dos años más de condena de trabajos forsaos sirviendo en casa de unos señores burguese... que no entienden de estas cosas ni ná que sea de sufrí o de pená, y que disen que a ellos, Plin, que pa eso duermen en Pikolín.

    ResponderEliminar
  16. Una reflexión: si ofreces a un trabajador continuar voluntariamente trabajando a partir de haber cumplido la edad de jubilación y le incentivas con incrementos en su futura pensión por cada año de más que trabaje ¿cuánto dinero se ahorra el estado al no abonarle la pensión que percibiría en caso de jubilarse durante el tiempo que posponga su jubilación, lo suficiente como para ofrecerle un buen incentivo en su futura pensión y ganar dinero con ello. Las cabezas pensantes que echen cuentas y que hagan propuestas positivas en lugar de recorte de derechos, sería más positivo para todos, para ellos los primeros.

    ResponderEliminar
  17. Gracias a tod@s por vuestras aportaciones.
    Un abrazo.
    e

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.