11/4/10

Taller de Espiritualidad para Buscadores: Módulo 6 (continuación)

PARA TODOS LOS QUE DESEEN SEGUIR POR ESTE BLOG EL

TALLER DE ESPIRITUALIDAD PARA BUSCADORES

(Se publican en el Blog las entradas correspondientes a los distintos Módulos que configuran el Taller conforme éste se va desarrollando para l@s que lo siguen de manera presencial, comenzando el sábado 6 febrero y concluyendo el domingo 16 de mayo de 2010)

--------------------------------------------------------------------------------------------

Taller de Espiritualidad para Buscadores:

+ Módulo 1: Ver entradas del sábado 6 y domingo 7 de febrero.

+ Módulo 2: Ver entradas del sábado 13 y domingo 14 de febrero.

+ Módulo 3: Ver entradas del sábado 20 y domingo 21 de febrero.

+ Módulo 4: Ver entradas del sábado 6 y domingo 7 de marzo.

+ Módulo 5: Ver entradas de los sábados 13 y 20 y domingos 14 y 21 de marzo.

+ Módulo 6: Ver entradas del sábado 27 y domingo 28 de marzo.

+ Módulo 6: Creación&Creador (continuación)

Sábado 10 de abril:

48. Las tres partes de un acto único: la Creación

49. Concentración (“big”)

50. Expansión (“bang”)

51. Absorción y Unidad

Domingo 11 de abril:

52. Principio Único (Padre) y Espíritu o Amor (Hijo)

53. Verbo, condensación vibracional y materia

54. Lo No Manifestado y lo Manifestado

55. La Unidad Divina

-------------------------------------------------------------------------------------------

52. Principio Único (Padre) y Espíritu o Amor (Hijo)

Resumiendo lo reflexionado, la Esencia del Ser Uno, Mente infinita y eterna, es Amor Incondicional. En el estado de Consciencia Perfecta y Concentración Absoluta que al Ser Uno corresponde, la Esencia emana como Espíritu o Amor y esta Emanación, que lleva asociada el Verbo, actúa como Principio Único de la Creación. El Espíritu o Amor emanado se expande y despliega en un momento presente continuo como energía de vibración pura e infinita, a la que acompaña la expansión del Verbo en forma de extraordinarias corrientes vibratorias de frecuencia finita. Y la Creación nunca cesa ni finaliza, sino que permanece fusionada con el Creador y actúa como tal al expandirse sin límite alguno por la expansión de la Consciencia.

La Emanación de la Esencia o Principio Único es el “Estado Natural” del Ser Uno. Él Es y Existe en un estado de Consciencia plena y Concentración completa en el que la Esencia emana de modo intrínseco; no es posible que sea de otra manera. Por ello, puede afirmarse que la Emanación de la Esencia o Principio Único es innata al Ser Uno. En cambio, el Espíritu o Amor emanado y el Verbo, no son increados, sino que surgen del Principio Único –de la emanación- y se despliegan a partir de él, aunque al estar fuera del tiempo se trate de un acto único.

Por lo demás, el Espíritu o Amor, aún no siendo increado como el Principio Único, disfruta del resto de sus cualidades -infinito, imperecedero, vibración pura,…-pues comparten idéntica Esencia (lo que no sucede con el Verbo, que, además de no ser increado, no tiene la vibración infinita del Principio Único y el Espíritu). Como acercamiento, aunque sea un tanto rudimentario, piénsese en un acuífero que brota cual manantial y en el río que fluye a partir de él. Tres cosas son obvias: el acuífero, una vez que ha aflorado como manantial, forzosamente ha de desplegar las aguas que de él emanan, con lo que surge el río; el río no puede existir sin el acuífero que hace de manantial; y el acuífero y el río son la misma agua, comparten idéntica esencia. Se entiende así que haya tradiciones espirituales que denominan “Padre” (y “Madre”) al Principio Único; e “Hijo” al Espíritu o Amor en expansión (esta cualidad de Hijo es la que la Iglesia Católica limita a Jesús, cuando en realidad, tal como se examinará pormenorizadamente, en todos está el Espíritu o Amor emanado y expandido y, por tanto, todos gozamos de la condición de Hijos).

Como ocurre al ser humano, el Hijo debe al Padre/Madre su existencia, mas recordando siempre que es una extensión de él –genética en el caso humano, de calidad esencial, energética, mental y vibratoria en la divinidad- y que la naturaleza del Padre/Madre es Creadora, por lo que el Hijo es el fruto lógico de la propia Esencia paterna y del Amor que surge en la Concentración plena que corresponde a la Consciencia divina. Igualmente, así como el padre/madre humano ama a su hijo/a y viceversa, así, en una dimensión incomparablemente superior, el Principio Único y el Espíritu están unidos por el Amor porque son precisamente eso: la Esencia del Ser Uno, Amor Incondicional. La Esencia, que es Amor, unifica al Padre y al Hijo, que se funden en el Ser Uno.

En definitiva, el Principio Único es más que el Espíritu, pues es quien lo engendra, pero el Espíritu y el Principio Único comparten (son) la misma Esencia. El Principio Único es la Emanación misma de la Esencia; y el Espíritu es la expansión de la Esencia a partir de esa Emanación. Esto explica la radical veracidad de dos aseveraciones de Jesús recogidas en el Evangelio de San Juan y que aparentan ser contradictorias: “yo (Hijo) estoy en mi Padre”, por un lado, y “el Padre es más que yo (Hijo)”, por otro (14,20 y 14,28, respectivamente). También esclarece otra afirmación de Jesús en el mismo Evangelio: “si me conocéis a mí (Hijo), conoceréis también al Padre” (14,7).

Pero si el Principio Único y el Espíritu o Amor son la misma Esencia y comparten sus atributos en cuanto a calidad energética pura y vibración infinita, ¿cómo y de dónde surge la materia que conforma el mundo que nos rodea y nuestro propio cuerpo?. Para resolver este interrogante hay que volver al Verbo.

53. Verbo, condensación vibracional y materia

Ya se ha repetido que el Verbo no es la Esencia del Ser Uno, ni su Emanación, sino la vibración que la Emanación de la Esencia lleva asociada. Por esto, su frecuencia no alcanza la gradación vibratoria del Amor: el Amor o Espíritu emanado es Vibración infinita; el Verbo que acompaña a la Emanación es vibración finita. Eso sí, su envergadura es colosal. Y la expansión del Verbo conforma una descomunal onda energética que se desparrama por la Mente infinita del Ser Uno y ocasiona enormes campos vibratorios integrales que se reproducen constantemente.

En estos inmensos campos vibracionales tienen lugar gigantescos movimientos, interferencias, interacciones y solapamientos ondulares y gravitatorios que se conjugan y condesan en incontables campos y nodos que adoptan muy distintas cotas y frecuencias vibratorias. De este modo, del Verbo y su despliegue surge una amplísima gama de niveles vibracionales de mayor o menor condensación y, por ende, de superior o inferior intensidad vibratoria (es lo que se anunció al indicar que el Amor tiene todos los modos de vibración y en todas sus amplitudes, mientras que el Verbo es la expresión concreta de un modo de vibración que se corresponderá a su mayor o menor condensación y, por ende, inferior o superior frecuencia vibracional). Y de esa extensa gama de niveles vibratorios surgen los mundos, esto es, la base material del Macrocosmos y sus diversos componentes -cuerpos, objetos,...-, parte de los cuales (los que están dentro de una determinada banda de frecuencia) pueden ser percibidos por nuestros sentidos físicos.

La materia, pues, surge del Verbo, del desenvolvimiento y condensación del mismo. Aparece en los nodos y campos vibratorios en donde la condensación es alta y, por ende, el nivel vibratorio es bajo. Y será tanto más densa cuanto mayor sea la condensación y menor su grado de vibración. Surgida de este modo, la materia ha evolucionado en cada rincón del Universo hasta configurar el prodigioso Cosmos que nos rodea, el sistema solar y el planeta en el que vivimos y todo lo que en él hay, incluida la especie humana. Por tanto, el Verbo, está en la razón de ser de toda la materialidad existente, desde la estrella más remota a nuestro cuerpo físico. Se entiende así el versículo ya citado del Evangelio de San Juan: “al principio era el Verbo; y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios” (1,1).

Por tanto, la materia también es creación divina (por supuesto, dentro del concepto general de materia se incluyen muchos tipos de ella, pues las diferentes combinaciones de modos de vibración generan materias de diferente naturaleza y rango frecuencial). No obstante, su nivel vibratorio es escaso, tanto menor cuanto mayor sea su densidad, en comparación con el Principio Único (Padre) y el Espíritu o Amor (Hijo) y carece de otras muchas de las cualidades de éstos. Debido a ello, escritos pretéritos, como el Génesis, se refieren a la materia como las “Tinieblas”, diferenciándola de la “Luz” que identifica la alta vibración del Padre y el Hijo. Lo que no significa, como se desarrollará más adelante, que la materia sea el “Mal”, pues no puede haber maldad en lo que es creación divina. Sencillamente, ostenta las características y condiciones que le corresponden en función de su baja vibración por la intensa condensación del Verbo (es parecido a lo que ocurre con la temperatura: si tomamos la escala Celsius, tendremos temperaturas positivas y negativas; si usamos la escala Kelvin, las temperaturas son absolutas, siempre positivas).

54. Lo No Manifestado y lo Manifestado

Por todo lo expuesto, cabe señalar que la Creación, siendo Una en el Ser Uno, ostenta una doble dimensión o plano: el plano de lo “No Manifestado” (Omega) y el plano de lo “Manifestado” (Alfa). Con relación al primero, está situado más allá del espacio/tiempo y es imperceptible para nuestros sentidos físicos. Lo configura la expansión de la Esencia emanada, que es fruto de la actividad creadora innata del Principio Único, comparte sus cualidades y elevadísimo rango vibratorio y se despliega como Espíritu o Amor. En cuanto al plano de lo Manifestado, se debe al Verbo y su condensación. Hay que insistir en que el Verbo, aunque también sea generado por el Principio Único, no es Esencia, sino que surge asociado a su Emanación. Y cuando el Verbo se despliega, las ondas vibracionales que lo constituyen se condensan (valga el símil del agua que se condensa como hielo) en muy distintos y cuantiosos niveles vibratorios, de menor frecuencia cuanto mayor sea la condensación, que conforman el plano de lo Manifestado

Es tal la variedad de niveles vibratorios generados por el desenvolvimiento del Verbo que, para su mejor entendimiento por la mente humana, es conveniente subdividir el plano de lo Manifestado en “manifestaciones intangibles” y “manifestaciones tangibles”. Las primeras, dimanan de condensaciones débiles, por lo que gozan de alta gradación vibratoria y se mantienen en la esfera de lo inmaterial (al menos desde la perspectiva de nuestros cinco sentidos). Por el contrario, las manifestaciones tangibles derivan de condensaciones fuertes, por lo que tienen una reducida frecuencia vibracional y conforman la materia que nuestros sentidos son capaces de percibir. Es en estos últimos niveles en donde tiempo y espacio ganan protagonismo.

55. La Unidad Divina

Hay que insistir en que todo existe y se sostiene en el Ser Uno: todo es Él y permanece en Él; nada hay fuera ni distinto de Él. Es la Unidad Divina (Todo, Identidad Suprema). En coherencia con ello, el plano de lo No Manifestado u Omega (Espíritu o Amor, vibración infinita) y el de lo Manifestado o Alfa (Verbo, vibración finita) están plena y radicalmente inmersos en la Unidad Divina. A ello hace mención San Juan en el Apocalipsis cuando recoge esta afirmación de Dios: “yo soy el Alfa y la Omega” (1,8), esto es, lo Manifestado y lo No Manifestado.

Además, dentro de la Unidad, cada uno de estos planos configura, a su vez, una unidad. Específicamente, uno es el Espíritu o Amor que emana y se expande (lo No Manifestado). Y uno es con el Principio Único que lo engendra, ya que el Hijo es uno con el Padre -”Yo (Hijo) y el Padre somos uno” (Juan, 10, 30)- y comparte sus cualidades de eternidad, inalterabilidad, infinitud y vibración pura. En cuanto al plano de lo Manifestado, también conforma una unidad, pues todas las manifestaciones -las intangibles y las tangibles- son fruto de la condensación de las ondas vibracionales asociadas a la Emanación divina, distinguiéndose entre sí sólo por el nivel de condensación y, en consecuencia, la frecuencia vibratoria.

Nuestros sentidos corporales carecen de capacidad para notar la existencia del plano de lo No Manifestado. En cuanto al de lo Manifestado, sólo perciben las manifestaciones tangibles, pero no las intangibles. Y lo hacen sin percatarse de que todas estas manifestaciones (incluida la materia y nuestra realidad física como seres humanos) pertenecen y se integran en la unidad energética y vibracional del Verbo, sostenido y existente, a su vez, en la Unidad Divina del Ser Uno.

Esto tiene importantes implicaciones en nuestra vida cotidiana. En otros epígrafes del texto se profundizará en ellas. Baste aquí con subrayar que, por lo que se acaba de señalar, cuando el ser humano pasa sus días en piloto automático (ego) y no abre otras puertas (intuición, inspiración, meditación, sensibilidad,…) de acceso al conocimiento, confiando exclusivamente en lo que sus cinco sentidos le enseñan, se condena a vivir ajeno a su verdadero ser, que, como después se verá, pertenece al plano de lo No Manifestado. Igualmente, limita su visión del Universo a sólo una parte del plano de lo Manifestado, las manifestaciones tangibles, ignorando las de carácter inmaterial. Y, finalmente, cae en el error de creer que las manifestaciones materiales, en general, y su propia entidad física, en particular, son realidades separadas, individuales e, incluso, dotadas de una identidad singular o personalidad. Tamaña falacia introduce a hombres y mujeres en un mundo ilusorio (“maya”) de muy reducido grado de consciencia y que en nada coincide con lo Real, convirtiendo su existencia en una estéril búsqueda sin objeto entre apegos materiales y con la muerte como amenaza constante y aciago final.

-------------------------------------------------------------------------------------------

FIN MÓDULO 6

Próximo: Módulo 7 (entradas del sábado 17 y domingo 18 de abril de 2010)





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.