9/4/10

La red consciencial: revolución o evolución

Hasta ahora, la emancipación del ser humano y la Humanidad se ha contemplado en clave de revolución. Hemos respondido posicionándonos a favor o en contra, denunciando o apoyando,… situándonos en uno u otro bando; hemos caído sistemáticamente en la trampa de la polarización.

Cuando uno elige una opción entre dos posibles pasamos a alimentar un sistema ideado para tal cosa. Creemos que nuestro bando es el bueno y que debemos luchar contra el otro. La dedicación de energía que eso supone es tremenda, y por ello se deja de enfocar en otras cosas.

Además, ¿acaso cada uno -individualmente, personalmente, íntimamente- no hemos llevado a nuestra vida cotidiana prácticas, acciones y valores insertos en aquello que criticamos y rechazamos incluso con vehemencia?. Sí, hemos picado. Es hora de entender que cuando uno decide hacer algo y se equivoca tiene que enmendarlo. Aunque le hayan dirigido hacia el error, siempre el responsable final es uno mismo porque goza de libre albedrío. No somos víctimas puras, pues en momentos nos hemos dejado engañar. Eso es comprensible y muy humano, pero tenemos la opción de arreglarlo porque hemos sido inconscientes. Y creando consciencia se mejora mucho. Sin flagelarse, sin castigarse, solamente asumiendo actitudes y trabajando para mejorarlas. Una buena oportunidad para aprender.

El funcionamiento oscuro del gran sistema político, económico y social que gobierna el mundo sabe (porque el diablo es más sabio por viejo que por diablo) que el “divide y vencerás” es la estrategia más efectiva a la hora de mermar las fuerzas que le hacen frente. Y poco les importa el fondo, sino que estemos metidos en la espiral conflictiva y nos olvidemos del resto. Es un sistema resultadista y sin ética, así que poco efecto le van a hacer las arengas filosóficas.

Analicemos estas frases: “NO a …”, “Todos contra …”, “Fuera …”, “Plataforma anti …”, “Acabemos con …”. Todas contienen dosis de negatividad, belicismo y rebeldía no necesariamente positiva. Implican que la energía no se direcciones a crear, sino a destruir; una oposición y enfrentamiento a la antigua usanza (que ellos mismos continúan explotando, con lo cual nos meten en su saco).

Si algo podemos cambiar es nuestra actitud y el modo de focalizar nuestra energía. El sistema es muy grande y poderoso, de tu a tú no va a ser posible cambiarlo. Pero el poder es nuestro, de cada uno y de todos.

La evolución interna es el patrón destinado a funcionar hoy por hoy, recibiendo todas las informaciones, cribándolas y discerniendo. Luego actuando en consecuencia y sumando a un despertar y actuar positivo, que de verdad aporte al grupo, a la red, y que suba el nivel vibratorio general. Con ello vibramos más alto y conseguimos que el sistema no se alimente de nuestra energía cual pila de usar y tirar. Y de paso, conseguimos hacer autocrítica e intentar ver en que contribuimos a ese sistema consumista y homogeneizador.

Es clave entender que la clave del Cambio radica no en la revolución, sino en la evolución consciente; no en la lucha a piedra y espada, sino en la auto exclusión del sistema a nivel interno, en nuestras creencias y actos conscientes. A fin de cuentas, desenchufarse de la red que lo alimenta. Y como punto final, ser inteligente y usarlo para armonizar lo negativo con lo positivo, para que aporte a todos y ayude al cambio de paradigma. Y en el camino, crecer y evolucionar como individuos dentro de ese todo.

-----------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.