29/4/10

El Cambio de la ambición al sentido

El Cambio de la ambición al sentido. Conversaciones con Wayne W. Dyer es la última película (120 minutos muy amenos en los que se mezcla la entrevista a Wayne con escenas de ficción) de una de las figuras más importantes del panorama actual de desarrollo personal y la espiritualidad, autor de numerosos libros, entre los que destaca el titulado Tus zonas erróneas. El DVD se presenta junto con un texto de 79 páginas donde se recogen parte de los diálogos del film y se explican los conceptos con más profundidad.

La idea para la obra surgió cuando el director de cine Michael A. Goorjan y varios compañeros contactaron con Wayne W. Dyer para entrevistarle al objeto de obtener documentación para un guión cinematográfico. El equipo se quedó tan impactado con las reflexiones del autor que han incluido sus conversaciones en este trabajo.

El Cambio de la ambición al éxito explora el viaje espiritual que hacemos en la segunda mitad de la vida, él indica que a partir de los 30 o 40 años, cuando cambian nuestros valores, buscamos un nuevo propósito y deseamos aportar una contribución única y personal al mundo. Y junto al testimonio de W. Dyer en la película, aparecen varias historias entrelazadas: una madre con dos hijos pequeños que renunció a sus sueños y busca realizarse, un matrimonio rico en crisis (la actriz que interpreta a la esposa es Portia de Rossi) y un director de cine obsesionado con el éxito y que considera la espiritualidad un lujo, en vez de algo tan básico como respirar.

El principal mensaje del documento es que en algún momento en la vida de la mayoría de las personas sucede un punto de inflexión al que se le nombra como Salto Cuántico.

Dyer nos explica ese viaje como un paso del territorio dominado por el ego y cumplir las normas de una sociedad basada en el tener y no en el ser -conceptos que nos inculcan continuamente desde la infancia- a otro donde nos escuchamos más a nosotros mismos, estamos conectados con la Vida, y el servicio a los demás y el ser ocupa el lugar de la ambición meramente material.

El salto cuántico implica “poner nuestros valores patas arriba” y como ejemplo cita una encuesta a hombres y mujeres, antes y después de realizar estos cambios en sus vidas, sobre cuáles eran sus objetivos vitales. Donde antes se priorizaba “aventura, riqueza, placer, ser respetados, encajar,…”, después había “espiritualidad, honradez, preocuparse por los demás, crecimiento personal”.

El autor también nos recuerda que en los 9 meses de embarazo nosotros no nos ocupamos de nada porque “hay una fuerza superior que se encarga de todo” y que al nacer, y por presión cultural, nos alejamos de esa fuente y nos entregamos a lo que se espera de nosotros a todos los niveles.

Pone un gráfico ejemplo de que sabemos que una porción de tarta proviene de una tarta y lo que se espera de ella, pero nosotros vivimos la vida totalmente desconectados de quiénes somos y de dónde venimos.

Cuando irrumpe el Cambio, estamos más despiertos y fluimos más con la vida, aparecen las sincronicidades: llegan las personas adecuadas y surgen oportunidades.

Wyner comparte en la película varios episodios de su biografía, cuenta como vivió su propio salto cuántico y narra dos sucesos milagrosos que le han ocurrido: dejar de beber alcohol de golpe y sanar completamente una rodilla enferma en Asís (Italia).

A lo largo de la película y del libro, el autor menciona a varios de sus pensadores preferidos como Jung, Byron Katie, Castaneda, Maslow, Lao-Tse, Tolstoi, al que considera un gran maestro espiritual, enlazando sus enseñanzas con el cambio de conciencia al que se refiere continuamente.

La película ofrece muchos mensajes dignos de atención -cambio frente a inmovilismo, conexión, desapego, cuestionamiento de creencias,…- e inste en la idea de que si queremos vivir una vida de sentido, lo primero que hemos de hacer es estar por encima de la aprobación del prójimo; y lo segundo, no aferrarnos al resultado.

A sus 67 años, Wayne W. Dyer nos invita a seguir nuestro destino, nuestro Dharma, a hacer de este mundo un lugar mejor y, sobre todo, nos previene a no cometer el error del personaje de la novela de Tolstoi La muerte de Ivan Illich, que en su lecho de muerte consideró que su vida había sido un error. No te mueras con la música en tu interior: estamos viviendo una mentira intentando cumplir un destino que nos ha impuesto la sociedad y las personas de alrededor, pero ahí dentro hay música que hemos venido a interpretar y sabemos que hemos venido a tocar esa música.

Sitio oficial: ISAAN Entertainment

Web oficial de Wayne W. Dyer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.