22/4/10

Meditaciones (LI)

------------------------------------------------------------------------------------------

Los límites de lo último

no lo fijan ni leyes ni reglamentos;

el fin último de las cosas

no está limitado por reglas, ni medidas, ni creencias.


Todo está dentro del Uno,

por eso es finito e infinito.

En la Unidad no hay centro ni fronteras,

por eso Todo es acá y Todo es allá.


Si tu alma vibra en la frecuencia pura del Espíritu,

volará libre por la infinitud del Uno,

fuera de cualquier frontera.

Y cuando voluntariamente se pose,

donde lo haga será el acá

y definirá la finitud.

Cuando vuelva a volar, ese acá será el más allá

y la finitud se transformará en infinitud.


Como el tiempo no existe,

en el ahora, en el momento presente,

el alma vuela y no vuela,

por lo que a la par hay acá y más allá,

finitud e infinitud.


Si intentas ver las cosas desde una sola perspectiva,

la del acá o la del allá, la finita o la infinita,

el alma dejará de vibrar en la armonía del Espíritu

y su vuelo y no-vuelo será mera ficción.

------------------------------------------------------------------------------------------

Las Meditaciones emanan de la lectura de un poema breve, pero intenso y profundo: Hsin Sin Ming, obra de Seng Tsan, uno de los primeros maestros chinos de Zen. Se publican en el Blog de lunes a viernes (Primera entrada e introducción: martes 23 de febrero de 2010). El sábado 20 de marzo se insertó el compendio de las 28 primeras Meditaciones; el viernes 9 de abril, de la 29 a la 42; y el sábado 17 de abril, de la 43 a la 47.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.