10/9/10

La vida no acaba con la muerte: La enigmática historia continúa

Se recoge a continuación un caso de regresión sacado del nuevo libro de Malena Martínez, publicado en formato digital, titulado La vida no acaba con la muerte (Vidas pasadas y muertes pasadas: una existencia que no tiene fin).

Malena, amiga personal y del Blog, nació en Paterna del Campo (Huelva, España). Escritora incansable, con obras como El sentido de tu vida eres tú. Ser Tú y El misterioso Templo de Salomón, tiene amplia experiencia como sofróloga y especialista en Técnicas de Desarrollo Personal. Articulista en revistas especializadas, trabaja hace 15 años como consultora en Técnica Regresiva, investigando y escribiendo sobre lo que descubre en estas experiencias.

Amablemente, pone a disposición de los lectores de El Cielo en la Tierra algunos pasajes y casos de su nuevo libro, que se publican en entradas sucesivas. Si desean contactar con ella para adquirirlo completo, pueden hacerlo por teléfono: (00 34) 670 583 240, o mediante Email: mmgmaxi@yahoo.es y magda_lena1100@yahoo.es.

+La vida no acaba con la muerte: Prólogo e Índice (8 de julio)

+La vida no acaba con la muerte: Introducción (9 de julio)

+La vida no acaba con la muerte: Un “Maestro” inesperado (12 de julio)

+La sutil psicología de un Maestro (26 de julio)

+¡Un buen empujón! (2 de agosto)

+Una historia increíble y un encuentro insólito (2 de septiembre)

----------------------------------------------------------------------------------------

La enigmática historia continúa

Para empezar diré que, en ésta ocasión, se trataba de realizar la 2a. sesión con Beatriz, ésta mujer que "contactaba" con el Maestro Jesús; y que se hizo a petición mía, ya que quedaron muchas cosas en el aire. Desde luego, se llevó a cabo con su consentimiento como no podía ser menos. Esta vez yo me había llevado, a modo de "testigo" de los hechos a una persona, que tenía un interés especial en ello. Teníamos intención de grabar la sesión, cosa que de manera inexplicable resultó imposible; si bien ésta persona había probado previamente la grabadora. ¿A qué se debió este obstáculo? Aún a día de hoy, lo ignoramos.

No sabíamos lo que nos íbamos a encontrar ésta vez; si bien yo tenía la intención de conducirla de nuevo al punto dónde lo habíamos dejamos hacía dos semanas. Concretamente a 1642; con objeto de saber más cosas sobre ésta increíble historia. Pero, por supuesto, desconocíamos la intención del Maestro respecto a nuestro objetivo.

Bien, pues lo que sucedió nos desbordó por completo. En cierto modo, fue una continuación de la historia anterior; si bien, no parecía la misma, sí podría tratarse de la siguiente encarnación de ésta mujer. Ahora nos encontrábamos en 1781 -que curiosamente, es el año en el que se descubrió la existencia del planeta URANO-(1). Los hechos que siguen, pueden tener varias 'lecturas" que se verán reflejadas en mis observaciones, Y, de esto se deriva la complejidad del asunto en cuestión.

Como en otros casos, y como ejercicio previo, pedí a Beatriz que se situara mentalmente en lo alto de una montaña; ella se "ubicó" en una montaña conocida, -se trataba del "Peñón de Gibraltar"-(2). Unos segundos después, descubrió que ya no era la montaña que pensaba y que conocía, al menos no era exactamente igual. Se encontraba vestida con una túnica blanca con un cordón dorado ciñéndole la cintura; era una joven de unos 20 años y se hallaba mirando al mar desde un acantilado. A raíz de las preguntas que le hice, supo que estaba esperando "algo" que iba a salir de debajo de las aguas y que ella estaba en ése lugar invitada a contemplarlo (?) Era de día.

Hasta aquí, se encontraba completamente sola. Su sorpresa fue enorme cuando vio que "Alguien” venía subiendo por la ladera de la montaña hasta llegar dónde ella estaba; éste Alguien era ¡el Maestro JESUS!. Cuando estuvo a su lado, le pidió que se sentara junto a EL para esperar "aquello" que EL quería mostrarle. Se deduce que la invitación había partido del Maestro.

Nuestra expectación era enorme, ¡éste Maestro no deja de sorprenderme¡ -pensé- ¿qué es lo que puede querer mostrarle a ésta joven?, que parecía ir "vestida para la ocasión" con ésa túnica -ella no supo explicar éste detalle-. Además, el Maestro no quiso inicialmente responder a mis preguntas, pues sobre todo, quería mostrarle a Beatriz "algo especial". Tuve que reprimir mi curiosidad y esperar pacientemente. Al parecer, se mostraba muy dulce y cariñoso con ella; acarició su cabeza y la trató con ternura. Yo me sentía desplazada, como "al otro lado" del escenario, en el va a suceder algo importante, pero ¿qué podía hacer?

Bien pues, por fin, supimos lo que quería mostrarle el Maestro. La cara de Beatriz se iluminó a causa del asombro que "aquello", le produjo. Se llevó las manos a la boca para acallar el grito de exclamación que pugnaba por salir de sus labios. Su emoción fue enorme. Cuando pudo controlarla un poco, nos dijo que se trataba de un objeto redondo y luminoso, color anaranjado, que estaba saliendo del mar. Como si fuera el "sol del atardecer" - matizó-. Este "objeto esférico" se elevó verticalmente, hasta la altura de sus ojos y se mantuvo en ésta posición, completamente quieto, durante el tiempo que el Maestro dispuso. Evidentemente el "objeto" era de gran dimensión, y bien podía tratarse de una nave espacial por su descripción. ¡Mi compañera y yo nos quedamos sin habla! Si cerrábamos los ojos casi podíamos verlo, pero yo no podía hacer esto; estaba dirigiendo una experiencia totalmente insólita, pero tenía que tratar de ser muy "racional" y objetiva en éste asunto.

La intención del Maestro resultaba obvia, quería que ella contemplara "aquello" y fuera "testigo" de éste acontecimiento. Yo, pregunté si ésta experiencia, era sólo para ella y contestó que era para TODOS. Aquí resulta imposible explicar qué nos quería decir exactamente, así que lo dejo al particular criterio del lector. Dijo, que el origen de los Seres que pilotaban la "supuesta" nave, -el apunte es mío- eran de URANO. Y, que ahora, se encontraban en el fondo del Océano del cual emergieron, delante de los ojos de Beatriz con el claro objetivo de dejar constancia de su “existencia”.

Para mí, resultaba evidente que se trataba de "los mismos" de los que nos había hablado en la sesión anterior. Los que habitaban en el continente hundido de la "Atlántida" con alguna misión. Conviene anotar una precisión que me hizo el Maestro; al preguntar yo, si ellos eran también "'Maestros". Contestó que no, que Estos Seres eran SABIOS.

Beatriz, se encontraba tremendamente emocionada, y le costaba mucho esfuerzo responderme ¡No era para menos! - Yo estaba fascinada con la idea de semejante espectáculo y me moría de las ganas de estar allí!- Bien, pues después de esto supuse que la nave saldría disparada para el cielo, pero no fue así. El Maestro dio la orden -con algún gesto de la mano- a la nave, para que ésta... ¡volviera al fondo del mar! De nuevo me sentí totalmente ignorante de tantas cosas que deben estar sucediendo en nuestro universo sin que nos enteremos... Con la mayor humildad posible, me dirigí de nuevo al Maestro, para preguntarle qué significaba aquello. Dijo que "esto" debía ser mostrado a "otros testigos".. Yo respiré profundamente; a estas alturas, no sabía qué era lo que me había dejado más perpleja; miré a mi compañera, -que se encontraba cerca-, y su expresión reflejaba la misma perplejidad. Ella también fue "testigo", al menos, de una experiencia en la que, sin duda, también creyó.

Después de unos instantes, el Maestro, estuvo dispuesto a contestar a otras preguntas. Si bien, no es necesario mencionar la conversación mantenida en toda su extensión, -dado que incluyen asuntos personales, de las tres implicadas-; si comentaré algunas de las respuestas que nos pueden interesar a todos.

A iniciativa suya,- es decir, yo no pregunté por ello-, nos dijo que el "pecado" no existía, que existía sólo el Amor. "Ellos lo saben"- y señaló a los que se habían alejado en la nave- Evidentemente, debía tratarse de aquellos SABIOS, a los que se estaba refiriendo y a su "misión" en la Tierra, fruto del Amor. Dijo que recordáramos, sobre todo, el Primer Mandamiento.

-Yo dije: "Amarás a Dios sobre todas la cosas".

-Y, El añadió: Y a ti mismo. (no mencionó al prójimo).

No sé porqué, pero el caso es, que le pregunté algo tonto,- seguramente para que me confirmara que EL era el Maestro Jesús, y no otro- Pregunté que cómo se llamaba a sí mismo.

- Me contestó: YO

-Traté de precisar: ¿Estás hablando del "YO SOY"?

-Contestó: SI. De todas formas su tono era "jovial"; y bien pudo contestarme en plan de broma, simplemente que "YO soy YO". La comunicación, en éste caso, era más difícil dado el estado emocional en el que se encontraba Beatriz, que no se había recuperado aún de su sorpresa. Tengo que decir que ella es una mujer "creyente", pero tan analítica o quizá más que yo. Algo que más tarde pude comprobar.

-Yo pregunté que, en qué plano se producía "éste Encuentro".

-Dijo que el Universo es grande y que ELLOS eran nuestros Hermanos. Y que ÉL ESTABA EN TODOS LOS PLANOS.

-Comenté que, cómo saber qué era verdad y qué no lo era.

-Contestó que era muy fácil llegar a la Verdad. -¡Pero nada más!-

Cuando Beatriz le preguntó, si todo "aquello” no sería una fantasía., El le contestó -literalmente- ¡que no fuera infantil!.

No sé bien, si dirigiéndose a Beatriz, o a las tres allí presentes,- dijo que se tenía que marchar. Y para el asombro de todas, empezó a "elevarse". Beatriz entonces, contó que había cogido su mano y que también ella se elevó (como un metro). Debo indicar que, efectivamente, ella hizo el gesto físico con los pies y con la mano, como de estar siendo -o sintiéndose- elevada.(3) Aunque, para nuestra vista esto no ocurrió realmente. Un instante después, volvió a dejarla en el suelo y desapareció de su vista.

En ésta historia, vuelven a aparecer los parámetros espacio-temporals distorsionados. Se puede comprobar claramente, que cuando se trata de la comunicación con "Otros Planos" diferentes de los conocidos por nosotros, no podemos contemplar los hechos de la misma manera, ni mucho menos valorarlos desde la misma perspectiva.

Inmediatamente después de esto, ésta mujer se vio ¡en la 2a. Guerra Mundial! Al parecer el Maestro, no quería anular el proceso de búsqueda de ella, sólo lo interfirió un poco, para mostrarnos "algo". ¡Claro! que después de lo vivido, ninguna de las dos teníamos interés en averiguar nada más, ¡de momento!..... Bastante costaba “ubicarse” de nuevo en este presente.

-----------------------------------------------------------------------------------------

Notas:

(1) El descubrimiento del planeta Urano, se dio a conocer a la comunidad científica en el año 1781. Su descubridor, Willian Herches, creyó que había descubierto un cometa (Enciclopedia General).

(2) Haciendo referencia del "peñón de Gibraltar" y ya que Beatriz se encontraba mirando al Estrecho, me parece oportuno citar aquí a un sacerdote egipcio "que, dirigiéndose a "Solón" (filósofo ateniense) y -refiriéndose posiblemente a la Atlántida -dice lo siguiente: " Esas fuerzas venían del Océano Atlántico, pues en aquellos días, el Atlántico era navegable y había una isla situada frente al Estrecho, al que llamáis "Columnas de Hércules"... (Autor anónimo).

(3) Para explicar el hecho de la Levitación, la ciencia oculta conoce el modo de neutralizar e incluso de invertir la fuerza de la gravedad, de modo que resulta entonces sumamente sencillo elevar el propio cuerpo, o diversos objetos (El Cuerpo Astral, de Anthony W. Raver).

-----------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.