26/1/10

Aportaciones para la plasmación de la consciencia expandida y la red consciencial (VI)


0. Solicitud de aportaciones (entrada de fecha 19 de enero)

1. La hora y el turno de la “ecología mental” (Leonardo Boff) (20 de enero)

2. Más de lo mismo. ¡No! (Federico Mayor Zaragoza) (20 de enero)

3. 2010: Año del Amor Incondicional y del Paraíso en la Tierra (Domingo Díaz) (20 de enero)

4. Es tiempo de los ciudadanos (Xavier Caño Tamallo) (21 de enero)

5. 2010: Latido Mundial (Latido Mundial) (21 de enero)

6. Ser Dios mismo, aplicándonos en conseguir las cualidades que le atribuimos (José Manuel Piñero) (21 de enero)

7. Consciencia ampliada (José Julio Ruiz Benavides) (21 de enero)

8. Elogio de la metamorfosis (Edgar Morin) (22 de enero)

9. Pautas de Sintonización y Activación Energético-Vibratoria (Asthar Sheran) (23 de enero)

10. Consciencia y “participation mystique” (José Tamayo) (25 de enero)

-----------------------------------------------------------------------------------

11. Expansión de la consciencia: Redes de consumo local (Pilar S. Presidenta del Convivium Slow Food Beletén Canarias)

(Remitido por Freeman -Liberación Ahora- como aportación a la reflexión colectiva abierta en el Blog)

Cada vez son más comunes y numerosas en todo el mundo lo que denomino redes de consumo local, ecológico y directo.

Estoy en dos, una para las verduras: recibo por internet la oferta de la semana (los precios de productos ecológicos frescos no varían durante un año) y hago mi pedido; los miércoles asisto a un punto de encuentro donde recojo y pago en efectivo. Ecológico y legal, pues todos están inscritos en el CRAE (Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica).

Sé de dónde provienen las hortalizas y verduras y quiénes las han cosechado, quién ha elaborado el pan; conozco al Sr. que nos provee el rico guarapo (miel de palmera), y a la Sra. que vende los huevos de gallinas camperas, que denomino “felices”.

La pareja encargada de acercarnos todos esos productos nos evita el ir finca por finca y se llevan una comisión. Cuentan ya con unos 100 clientes, pero no todos hacemos pedidos semanales; cuando de un producto hay poco, se reparte. Hay una relación de confianza.

Cada 15 días compro la fruta a otro proveedor, también por Internet, en otra población cercana; recién recolectadas según la temporada: plátanos, naranjas, limones, mandarinas, guayabos, papayos. Y dentro de poco también ofrecerá cerveza y sidra local -artesana.

Todo lo demás lo compro en las tiendas ecológicas, en la tiendita del barrio, y también en los mercadillos locales de cada pueblo, que tanto dinamizan su economía, aunque sea los fines de semana. En última instancia, compro en los Centros Comerciales.

Vivo en una ciudad cosmopolita y turística donde la importación alimentaria es importante; afortunadamente hay gente sencilla interesada en su salud y en no perder nuestra soberanía alimentaria, en apoyar al mundo rural mediante la compra directa. Estoy en una asociación –Slow Food- con la que he podido visitar fincas y escuchar y aprender de los agricultores y pastores, queseros y artesanos del alimento. Si los perdemos será nuestro fin y habrá ganado la homogeneización.

Dando un paso más, asisto a cursos de horticultura ecológica, por aquello del ideal de autosuficiencia.

El alimento es cultura, es el legado que nuestros ancestros durante siglos nos han pasado y que ahora en apenas 50 años estamos perdiendo a pasos agigantados.

Es un suicidio colectivo depender de apenas cuatro tipos de granos: soja, maíz, trigo y arroz, y encima con copyright genético de propietarios legales, Monsanto, Novartis, Dupont, Bayer… que atentan contra la biodiversidad y especulan con un bien sagrado como es la alimentación de la Humanidad.

Contra esto, busquemos; que donde menos imaginas hay un grupito de personas en una red de consumo local; es algo que no se anuncia en los medios. Tienes que mostrar interés, indagar. Puedes preguntar a agricultores ecológicos o en asociaciones de alimentación sana.

Esto es un sabotaje pacífico y silencioso, por nuestra salud y por nuestra soberanía alimentaria.

¿Qué pasa si nos ofrecen alimentos muy manipulados, insanos, llenos de químicos o irradiados, muy baratos, en grandes cantidades, que han viajado miles de kilómetros (contaminación) y utilizado embalajes que generan más residuos inútiles, y expuestos en hipermercados de grandes multinacionales… y no compramos porque ya nos abastecemos a través de nuestra red local?.

-----------------------------------------------------------------------------------

12. Más allá del horizonte (Julio Andrés Pagano)

(Remitido por Diana, desde California (USA), como aportación a la reflexión colectiva abierta en el Blog)

Algo parecería haber fallado. Nos muestran que el aire sigue plagado de miedo y desconsuelo. Los cuestionamientos no se diluyen. La sensación de incertidumbre se expande. ¿Estamos asistiendo a la noche oscura del alma?. Nada sucede por error, calma. Es hora de que confíes en tu guía interior (…) para que tu luz se esparza más allá del horizonte.

No importa de qué manera esta carta llegue a tus manos. Siente su vibración. Tu espíritu le dará paso, sabe que lleva la fuerza de mis más puras intenciones para intentar ayudarte a que cambies de percepción.

¿En qué mundo vive esta persona que me escribe? ¿Acaso no ve televisión, no lee los diarios o no escucha la radio? Calma... calma. Es cierto que hay violencia y hechos que llevan la firma de la locura y el descontrol, pero eso es sólo una parte de la realidad. Es lo que nos muestran los medios de comunicación. Ellos hacen de lo negativo su principal ingreso económico, por eso a cada rato nos acercan fuertes dosis de oscuridad compactada. Pero esto no significa que sea lo único que sucede. Toda forma de ver es una forma de no ver, no lo olvides. Hay otra gran parte, muy luminosa, que también existe, pero que los medios casi no reflejan porque no se traduce en audiencia, ni en ventas: a cada instante también hay abrazos, caricias, sonrisas, besos, buenas acciones, palabras de aliento y gestos de humanidad, pero eso queda en el anonimato de la cotidianidad.

Lo que vemos fuera no es más que la proyección de lo que nos pasa dentro. Hoy sentimos temor e incertidumbre porque estamos caminando sin ayuda, por eso el eco de lo que lo medios reproducen nos hace tambalear. Sin ayuda no significa solos, recuérdalo.

Asistimos a una etapa de profundos cambios. Es necesario que escuches, más que nunca, tu voz interna. Todo es cuestión de percepción. Para la nariz la posibilidad de ver no existe, pero eso no significa que no se pueda ver. La lengua no puede oír, pero eso no implica que los sonidos sean un invento. Hay otra realidad que los medios de comunicación no cuentan. Esa realidad habla de que tu corazón continúa abriéndose hacia mundos más sutiles.

Vamos, sigue floreciendo. Persiste en la co-creación de la nueva humanidad. Llegó tu hora de correr por la vida, esparciendo tu hermosa luz. Nada ha fallado. Y estás acompañado.

-----------------------------------------------------------------------------------

Os invito a que me remitáis (mediante email a EMCARRI@terra.es) reflexiones y propuestas (artículos, escritos, comentarios,…) destinadas a plasmar, en lo efectivo y concreto, la expansión de consciencia que están experimentando muchos seres humanos y la Humanidad, conformando un auténtica red consciencial. Pueden ser tanto vuestras como de otros, pero que os han llamado la atención (en cuyo caso, lógicamente, haremos referencia a la fuente: autor y medio en el que se ha publicado).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.