20/1/10

Aportaciones para la plasmación de la nueva consciencia y la red consciencial (I)


Agradezco vuestra respuesta a la solicitud recogida ayer en el Blog (ver entrada Nueva consciencia: solicitud de aportaciones para construirla entre tod@s) dirigida a que formulemos ideas y propuestas para que la red consciencial y la nueva consciencia, que much@s sentimos como está ya fraguando en la Humanidad y la Madre Tierra, empieze a plasmarse en lo concreto y cotidiano: en nuestra vidas, en la familia, en la sociedad, en la economía, en la gestión de la cosa pública, en el quehacer científico,…; a escala local y escala global.

Comienzo divulgando tres aportaciones que, aún siendo genéricas, sirven para enfocar el asunto, evidenciando la amplia percepción sobre la nueva consciencia que se extiende por el planeta. Se deben a Leonardo Boff, Federico Mayor Zaragoza y Domingo Díaz.

-----------------------------------------------------------------------------------

1. La hora y el turno de la “ecología mental” (Leonardo Boff)

Unas pocas líneas no dan para trazar el diseño principal de la “ecología mental”, cosa que hemos hecho en varias obras y vídeos:

El primer paso es asumir el legado de los astronautas que vieron la Tierra desde fuera de ella y se dieron cuenta de que Tierra y Humanidad forman una entidad única e inseparable, que es parte de un todo cósmico.

El segundo es saber que somos Tierra que siente, piensa y ama, por eso homo (hombre y mujer) viene de humus (tierra fecunda).

El tercero, que nuestra misión en el conjunto de los seres es la de ser los guardianes y los responsables del destino feliz o trágico de esta Tierra, hecha nuestra Casa Común.

El cuarto es que junto con el capital natural que garantiza nuestro bienestar material, debe venir el capital espiritual, que asegura aquellos valores sin los cuales no vivimos humanamente, como la buena voluntad, la cooperación, la compasión, la tolerancia, la justa medida, la contención del deseo, el cuidado esencial y el amor.

-----------------------------------------------------------------------------------

2. Más de lo mismo. ¡No! (Federico Mayor Zaragoza)

Tenemos el conocimiento, la tecnología y los medios para hacer frente a los grandes desafíos. Pero necesitamos un marco ético jurídico a escala supranacional que tenga la autoridad y los recursos para poner orden en tantos desmanes actuales (tráficos de toda índole -¡personas incluidas!-, depredación del medio ambiente…). Es apremiante que:

+los Estados impongan la supresión de los paraísos fiscales;

+reducir la economía especulativa;

+ampliar la producción y el consumo en amplios sectores de la población mediante un “plan global de desarrollo sostenible”, con fuertes inversiones en energías renovables, en producción de alimentos y agua, en salud, en transporte eléctrico, en la protección del medio ambiente, en viviendas ecológicas…

+desarme nuclear deberá y, unido a ello, rápida reducción de los arsenales militares que hoy, por la extraordinaria magnitud de los gastos que conllevan, representan más de 3.000 millones de dólares al día mientras mueren de hambre más de 60.000 personas.

+reforzar a Naciones Unidas, lo que debe incluir plenamente a la Organización Mundial del Comercio, al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional, y sustituir a los “globalizadores” de los G-7, G-8, G-20… que tantos perjuicios han causado.

Exijamos el cambio. Y estemos alerta porque la segunda ola (nueva crisis bancaria), si les dejamos hacer, podría irrumpir de nuevo en nuestras vidas, aumentando todavía más los actuales desgarros sociales.

El momento de la gran movilización virtual y real ha llegado. Es intolerable que un grupo de plutócratas atenten gravemente contra el destino de la humanidad en su conjunto.

El momento de la revuelta de la sociedad civil no puede demorarse. Debemos fijar una fecha no lejana para que sean millones los ciudadanos que, a través de los medios informáticos de comunicación, a través de manifestaciones y actos de la más diversa índole, levanten la voz, pacífica pero firmemente. Se cumpliría así el inicio de la Carta de las Naciones Unidas: “Nosotros, los pueblos…”.

-----------------------------------------------------------------------------------

3. 2010: Año del Amor Incondicional y del Paraíso en la Tierra (Domingo Díaz)

Acaba de empezar 2010. Las instituciones que se ocupan de estas cosas nombraron a 2009 “Año Internacional de la Astronomía”. Seguramente a estas alturas ya habrán nombrado a 2010 “Año Internacional de cualquier otra cosa”, de la que ya nos iremos enterando a medida que el año transcurra.

Pero, en estos inicios de año, es el momento de proponer seriamente al mundo espiritual y a los trabajadores de la luz que 2010 sea nombrado “Año del Amor Incondicional y del Paraíso en la Tierra”, y que este año, con este nombre tan comprometido, fuera seguido en años sucesivos por ediciones ampliadas y crecientemente desarrolladas de ese mismo nombre: “Amor Incondicional – Paraíso en la Tierra”, como un intento serio y creativo de convertir ya nuestro Planeta, nuestra Humanidad y nuestra dimensión en aquello para lo que ha sido creado, un Paraíso en la Tierra basado en el Amor Incondicional en la amorosa frecuencia de las dimensiones superiores.

Que el mundo se transforme en aquello para lo que ha sido creado es simplemente una decisión seria y responsable de una masa crítica de individuos conscientes con el nivel espiritual vibratorio suficiente. El resto se desarrolla y desempeña por si solo en base las leyes espirituales en vigor en este planeta y esta dimensión, como son: el poder creativo del pensamiento y del decreto, la ley de los campos morfogenéticos, el poder receptor, transmutador y transmisor de la rejilla planetaria, la expansión de la energía de amor incondicional desde nuestro centro del corazón, el poder multiplicador del amor, etc, etc, y toda una serie de herramientas y procesos espirituales creados por la divinidad y concedidas por los Maestros a esta humanidad en este momento histórico tan especial, para llevar a cabo el proyecto de Ascensión Planetaria, al que se va sumando una masa crítica de individuos de corazón y alma despiertos.

Si te sintonizas y te sientes parte de ese colectivo, únete y decreta esta iniciativa: “2010. Año del Amor Incondicional y del Paraíso en la Tierra”. Súmate a esta energía, abre tu corazón al Amor Incondicional y decreta la llegada del Paraíso en la Tierra a partir de este mismo momento. Nadie nos va a traer el cambio, nosotros somos el cambio. El que toma la decisión eres tú desde Tu divinidad y el momento es ahora. No esperemos Otro Mundo Mejor Posible porque: “Otro Mundo Ha LLegado”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.