11/11/16

La ruta del tesoro (Campaña Crowdfunding)


Érase una vez, un niño muy explorador y aventurero que soñaba con alcanzar un tesoro. Desde pequeño tenía la sensación de que le faltaba algo e investigaba en cuentos que le habían regalado, cómo se podía adentrar en la aventura de ir en busca de ese tesoro que anhelaba y no sabía dónde encontrarlo.

Pasaron días, meses y años, y ese niño a medida que se fue convirtiendo en un niño mayor, se fue olvidando de aquel sueño infantil sobre el tesoro perdido.

Hasta que un día, volvió a sentir la sensación de vacío, de que algo le faltaba, no sabía bien lo que era, pero había estado construyendo su vida de adulto y no se sentía pleno, y eso le hizo recordar, el anhelo aventurero de encontrar el tesoro.

Así que decidió no postergarlo más… y decidió salir en busca del tesoro perdido…

No sabía a dónde ir, porque no tenía ni idea de dónde comenzaba la ruta, así que se quedó quieto un momento en su habitación preparado para partir, y en ese momento de quietud, apareció una deslumbrante lunita con un mensaje.

Le dijo:

-No te apresures, esta noche mientras duermas, vivirás una enorme aventura. Tan solo cerrando los ojos, encontrarás la ruta.

Así pues, el niño adulto, le hizo caso, dejó la mochila al lado de su cama y, entrada la noche, se fue a dormir entusiasmado.

Después de unas horas profundamente dormido, el niño adulto, comenzó a ver la orilla de una playa, un lugar tranquilo, con suaves olas descansando en la arena suave y brillante… envuelto en el olor a mar, la calidez de sol y una suave brisa, comenzó a caminar por la orilla sin rumbo, hasta que vio a lo lejos, un antiguo barco con un capitán esperándole.

El niño adulto se sorprendió al encontrar ahí el barco con un Capitán esperándole, mientras que el Capitán le dijo que le había enviado “Mamáluna” (así era como llamaban a la deslumbrante lunita que apareció antes de dormir), estaba ahí para llevarle donde el niño adulto quisiese ir.

Al principio el niño adulto, se sintió confuso, no sabía dónde tenía que ir, sólo sabía que quería ir a buscar el tesoro, pero no tenía ningún destino pensado. Mientras tanto, le explicó al Capitán su confusión, y éste le respondió que toda aventura, empieza dando un primer paso, así pues, el niño adulto, subió al barco con entusiasmo aventurero y con algo de desorientación, y así fue como comenzaron la ruta del tesoro perdido.

Estuvieron mucho tiempo en el mar, se hicieron muy buenos compañeros, ambos hicieron frente a numerosas tormentas, pero lo peor, no fueron las tormentas, ni la ausencia de alimentos, sino que fue un barco pirata que les fue persiguiendo durante todo el viaje…

Ese barco permanecía muy cerca de ellos, con un pirata solitario al frente que les amenazaba, les decía que no iban a conseguir alcanzar el tesoro, que ese tesoro era una ilusión inexistente, que esa aventura era absurda, que él iba a alcanzarlos y los iba a dominar para siempre, iban a ser sus esclavos para el resto de sus vidas, que jamás iban a llegar a ser libres…

Llevaban tanto tiempo en ruta, que el niño adulto, se comenzó a creer todas las amenazas del pirata, se sentía desilusionado, cansado, sin confianza y perdido, todo aquel entusiasmo con el que comenzó el viaje, se había diluido, sentía que ya no tenía sentido aquel viaje, que era una falsa ilusión, hasta que el Capitán le dijo:

-Puedes volver a confiar en tu instinto, dejar al lado las amenazas del Pirata y seguir adelante buscando el tesoro o puedes resignarte y ceder ante el pirata, siendo esclavo de él toda tu vida. Es tu elección, yo sólo estoy aquí para acompañarte, ni soy preso tuyo ni soy preso del Pirata.

El niño adulto se dio cuenta que había permitido hacerse suyas todas las amenazas del Pirata y se lo había creído todo, pero vio que solamente eran creencias con las que se había identificado y habían eclipsado su confianza y entusiasmo. Así que decidió seguir, comenzaron a seguir tan rápido, con tanta fuerza y firmeza que el barco pirata fue quedando atrás y cada vez, era más difícil escuchar los gruñidos del Pirata.

A lo lejos, pudieron ver un pequeño islote, y el niño adulto, tuvo la corazonada de que finalmente habían llegado al tesoro… a medida que se acercaban al islote, sentía cada vez más que ahí se encontraba el tesoro!!

Llegaron al islote y el Capitán le dijo que no era su búsqueda del tesoro, que él ya lo había encontrado tiempo atrás y que él se quedaba ahí en el barco, así que se despidieron en la orilla de la playa y le deseó suerte al niño adulto, le dijo que siguiera su instinto y lo encontraría porque no estaba lejos…

El niño adulto se adentró en la isla, caminó por paisajes con frondosa naturaleza hasta que llegó a un lugar parecido a una enorme cabaña, con una impresionante puerta de madera. Se quedó ahí quieto, con curiosidad por entrar a la vez de incertidumbre por lo que pudiera encontrar dentro… Mamáluna apareció ahí a su lado, frente a la puerta y le dijo que lo vería dentro, le dijo que confiara y cuando se sintiese preparado, abriese la puerta y entrara… había grandes sorpresas para él ahí…

Se dispuso a entrar y vio un lugar muy iluminado, con muchas ventanas que dejaban pasar los rayos de sol, un sitio cálido, tranquilo y mágico, también misterioso… nunca antes había estado en un lugar así, estaba lleno de mariposas, de frutas de colores, se oía música de fondo, una música maravillosa, todo el sitio le producía sensación de abundancia y plenitud!!

Y en el medio de la sala, había un baúl cerrado. Mamáluna estaba al lado del baúl y le invitó a ir hacia allí… El niño adulto se quedó quieto frente al baúl y con entusiasmo y misterio, abrió aquella enorme caja…

Dentro de ella sólo había un objeto, un enorme diamante tan deslumbrante que el niño adulto podía verse reflejado en el diamante como si fuese un espejo.

Al verse a él mismo en el diamante lo comprendió todo y percibió todo el significado de ese viaje, de esa búsqueda del tesoro perdido.

En ese instante, se dio cuenta de la verdad.

La verdad era tan simple…

El diamante le mostró que eso era el niño adulto en esencia. Y eso es lo que había perdido y había estado tanto tiempo buscando, anhelando y soñando, nada ajeno a él sino él mismo en esencia.

Se dio cuenta que todo ese viaje, esa búsqueda, no era nada más que el principio del encuentro con su diamante interior. Ese Pirata gruñón y malvado no era nada más que el reflejo de sus propios miedos, inseguridades, desconfianza, limitaciones, resignación y falta de amor por él mismo. Y cuando decidió confiar, aquel Pirata fue desapareciendo… Esa sensación de vacío, de ausencia de algo, (que fue lo que le impulsó a comenzar el viaje), era el olvido de su propia esencia, lo que ya era…

Se dispuso a buscar afuera algo, se olvidó de su diamante interno. Se olvidó de brillar, de la luz que era por herencia natural. Y se embarcó en mil aventuras, en búsqueda del tesoro perdido, en búsqueda de su propio diamante. Aquel que encontró después de haberse rendido (no resignado) y gracias a esa rendición, obtuvo el último impulso de confianza, firmeza y decisión para acabar en aquel islote. Donde estaba su tesoro perdido. El diamante espejo. Y al mirar al diamante, se vio a él. Y pudo percibir con total claridad, que el tesoro perdido estaba dentro de él…

Y colorín colorado, este cuento no ha acabado…

No ha acabado porque este cuento tiene su propia camiseta!!

Siiii hemos diseñado una camiseta única y original inspirada en este cuento!! La camiseta “The lost treasure is inside you” (El tesoro perdido está dentro de ti).

Teníamos la idea de fusionar en un proyecto: la escritura (utilizando elementos infantiles + temas conscienciales) con el diseño en ropa. Y aquí lo tenemos!!

En este enlace siguiente, podéis ver la camiseta, tanto para chico como para chica, en varios colores. Y si nos podéis ayudar, genial!! Estamos participando en una campaña de crowdfunding y cuantas más ventas, mucho mejor para que la campaña tenga éxito!!


Para los que no estáis familiarizados con este tipo de campañas, en la web de Crowdence, explica todo de forma muy precisa y clara. La campaña estará disponible varias semanas en la web y una vez finalizada la campaña, se procederá a estampar las camisetas y así poder enviarlas a los compradores. (La campaña sólo es válida para España).

Si podéis ayudarnos a difundir la campaña os lo agradecemos mucho.

===============================================
Autor: Ana Charles Abadía
Fuente:
===============================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.