13/11/16

El desarrollo de un acercamiento integral: espiritualidad y ciencia, la letra y la música de una misma (Recordando lo que Es: 68)


La ciencia, la religión y la filosofía comparten, tal como escribió el teósofo y científico I. K. Taimni (El Hombre, Dios y el Universo), una misma meta: poner de manifiesto la Realidad y la una única Verdad final que está en la base y la esencia de la existencia y el universo. Sin embargo, andan tradicionalmente enfrentadas entre sí y despliegan una modalidad de trabajo en compartimientos estancos que actúa en detrimento de las tres y les impide alcanzar la consumación de sus esfuerzos en sus respectivos dominios. Lo cierto es que los empeños de la ciencia, la religión, la filosofía son realmente complementarios. Y el desarrollo de un acercamiento integral es inherente a la verdadera naturaleza de las cosas. En este contexto, la espiritualidad y la ciencia no se oponen entre sí, ni configuran ámbitos confrontados. Es la mente, con sus dualidades, la que se empeña en concebirlas en clave de conflicto y separación. Pero, realmente, son como la letra y la música de una misma canción que armónicamente nos revela que nada está vedado o escondido y que basta con mirar para poder “ver”. Una misma luz interior es la que impulsa tanto la búsqueda intelectual de la ciencia como la búsqueda mística del Espíritu. Y el discernimiento espiritual aporta un amplio conjunto de saberes con claras y directas implicaciones científicas, del mismo modo que el conocimiento científico posibilita la mejor y más ajustada comprensión de lo espiritual. De hecho, gracias a las aportaciones científicas más avanzadas y vanguardistas en terrenos como la física y la astrofísica, se multiplican día a día las evidencias de esta íntima conexión entre espiritualidad y ciencia, entre lo trascendente y lo inmanente, entre consciencia y ciencia, que se están dando la mano para aportar una nueva visión de la vida, el mundo y las cosas que va más allá de lo que se puede percibir por medio de los sentidos corpóreo-mentales y conforman una especie de Física de la Deidad, que compagina y compatibiliza los conocimientos científicos y los saberes espirituales para ahondar en el discernimiento de temas tales como Dios y su Naturaleza o el origen, la esencia y los contenidos de la Vida, la Creación y el Cosmos… Entre los muchos exponentes de este acercamiento entre la espiritualidad y la ciencia, pueden subrayarse cuatro grandes ejes reflexivos:
+la división tradicional entre lo interno y lo externo no se corresponde con lo real;
+la realidad exterior depende de la realidad interior (lo observado, del observador) y esta, a su vez, es influida por la realidad exterior;
+es necesario replantearse y redefinir lo que se entiende y comprende por real; y
+todo es suma de partes y forma parte de una suma superior, aunque cada parte es a su vez el todo, pues todo pertenece a una misma unidad.
Las próximas entregas de Recordando lo que Es se detendrán en estos cuatro ejes reflexivos.

=======================================================
Una nueva entrega de Recordando lo que Es se publica en este blog cada domingo.
=======================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.