31/7/16

La experiencia del Yo Soy: dos sencillas prácticas (Recordando lo que Es: 53)


Para vislumbrar lo que significa Ser y percibir la experiencia del Yo Soy sirven dos sencillas prácticas:
a) Observar el lapso existente entre dos pensamientos: Concéntrate y procura que haya un instante, uno sólo, por pequeño que sea, entre dos pensamientos de los que bullen constantemente en tu cabeza. Cada uno de ellos es un objeto mental. El lapso que conscientemente dejas entre ellos es la presencia del Ser, tu verdadero yo… Los pensamientos van y vienen, incluso cuando duermes. En el lapso en el que los interrumpes radica la consciencia: estar muy despierto sin nombrar o interpretar el momento. Simplemente, quietud en alerta. Una quietud que está presente, igualmente, en el movimiento, en la acción. Para el Yo Soy, la quietud es movimiento y el movimiento es quietud… Y los seres humanos están en condiciones de lograr que la consciencia que perciben durante el referido lapso sea no sólo un corto instante entre dos pensamientos, sino que florezca e impregne la vida entera, el día a día, de modo que el Yo Soy tome las riendas, en lugar del ego, y la mente esté al servicio de uno mismo, no al revés. En realidad todo consiste en ser consciente de que vivo, existo, soy... y de que mi ser y existencia es tanto la dimensión subyacente del aquí-ahora (inmutable, inalterable) como el espacio en el que surge y se despliega la forma del momento presente (todas los hechos y situaciones que acontecen de instante en instante y mutan y varían sin cesar). Y con esta toma permanente de consciencia se produce la conexión entre el Yo Soy –interior, eterno y situado más allá de la mente- y el mundo y circunstancias del entorno -exterior, efímero-, quedando el coche (el yo físico, mental y emocional) bajo el mando consciente del Conductor (Yo Soy)… La nueva visión que esta toma de consciencia aporta es extraordinaria. Yo Soy; y todo es y se desenvuelve porque Yo soy. Si Yo no fuera, nada sería. Yo Soy es la razón de cuanto existe. Y mi Yo Soy es idéntico al Yo Soy del otro y sólo se explica y se sostiene en la Unidad del Ser Uno.
b) Dejar de discutir con lo que es: La percepción del Yo Soy sitúa el estado de consciencia más allá del correspondiente a la consciencia de los objetos y transforma el no inconsciente y de-mente a la vida en su sí consciente y cuerdo; plasma en el aquí-ahora una nueva interacción con la vida que conlleva un rotundo sí a la misma, que no es sólo mental, sino interiormente sentido. Esta nueva interacción radica en abandonar toda oposición o resistencia contra el momento presente y la forma y contenidos con los que aparece. La práctica que ello conlleva es fácil de exponer: deja de nombrar, etiquetar y clasificar todo lo que te rodea y a ti mismo; cesa de interpretar y enjuiciar cada cosa del mundo de los objetos, cada persona con la que te relacionas, cada acontecimiento, cada acción propia o ajena, cada pensamiento… Se trata de dejar de discutir con lo que es. Es una práctica elemental: es lo que hacen las montañas, los árboles y plantas, los animales, la Tierra, el Sol y todas las estrellas... Y es una práctica espiritual: hace que aflore el Ser, el Yo Soy. Consigues la alineación interior con el momento presente y confías en la vida; y aceptas su forma, sus contenidos cualesquiera que sean, de manera abierta y amorosa. Ya no polemizas con lo que es y que no puede ser de otra manera que como ya es. Lo cual no supone ni resignación ni inacción. Al contrario: es una aceptación profunda que emana naturalmente de la confianza en la vida; y hace la acción mucho más eficiente, pues se actúa alineado con la existencia, no desde la oposición del ego, que se instala en esta resistencia como manera de posicionarse y fortalecerse. Al no poner a otras personas en la prisión mental de los juicios, tampoco te metes en ella a ti mismo. Y al no juzgar, sientes y generas una paz que se convierte en bendición para cada persona que encuentras… Comprobarás que esta práctica, ejercitada de modo continuo en el aquí-ahora, proporciona una gran sensación de libertad. No en balde, dejas de estar atrapado en la pequeña historia del ego. Ya no hay piloto automático: el Yo Soy toma el mando.

=======================================================
Una nueva entrega de Recordando lo que Es se publica en este blog cada domingo.
=======================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.