19/7/16

Así es


Este es el momento de paz y serenidad que necesitaba.
El instante perfecto, sin mácula alguna
Para vivenciar mi único anhelo,
La fusión con lo Divino.

La totalidad se encuentra en mi interior.
Lo ínfimo se torna en macrocósmico.
El todo se encuentra albergado en mí.
Nada existe, todo se manifiesta.
La luz desaparece, lo abarco todo.

Vida y muerte,
La misma cara de la moneda.
No hay opuestos,
No se manifiesta el sentido dual de lo perecedero.
Tan solo Unicidad, una sola cosa,
Fundida en el crisol de lo omnipresente,
Forja del Alfa y del Omega.

Divinidad por doquier.
Constante presente.
Amor inmanente, jamás nacido.
Nunca olvidado,
Desde la eternidad, en tu alma,
Nunca ausente.

=========================================
Autor: Matías Márquez (gaudapada@hotmail.com)
Fuente: De su libro Alma embriagada (Editorial: Visión Libros)
=========================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.