7/7/16

Transmutar las situaciones de dolor


     Muchas veces solemos tomar la decisión de no guardarnos nada, de no callar, de sacar fuera y decirlo todo porque si lo dejamos dentro “nos va a hacer mal”, “vamos a enfermar” y más temprano o más tarde se va a manifestar en nuestra vida como dolor. Y si este dolor se perpetúa, corremos el riesgo de transformarlo en sufrimiento, con la consecuencia de andar pesando por la vida.

     En el camino evolutivo que hemos elegido, en algún momento, llegamos a la etapa a la cual llamamos “Despertar”, cada uno a su tiempo. Quizás, actualmente, por acompañar el proceso de la Madre Tierra, más personas sientan este despertar en su interior, en su Corazón. Y cuando se presenta, no hay vuelta atrás. Empiezas a absorber el Néctar Sustancioso y Divino de la conexión con la Esencia, con nuestra Esencia. Recordamos. Y este recuerdo se empieza a hacer permanente y Presente. Y estamos ahí, conviviendo con esas “dos realidades”: la que creíamos real y la verdadera realidad, la del Ser. Y ahora… ¿qué hacemos?, ¿cómo hacemos convivir al lobo con el becerro?, ¿cómo avanzar hacia ese Recuerdo y no desarmarnos en el intento? Permíteme compartirte una clave, quizás la recordemos juntos: transmutar desde el Corazón.

     Para que esa espina cruzada en la garganta, para que ese odio y rencor acumulado, para que ese enojo que quiere saltar y manifestarse, para que esa ofensa recibida o ese acontecimiento que, desde la mente-ego, no entiendes quiera salir y descargarse, para que todo esto y más no nuble tu Recuerdo de lo Maravillosa que es La Vida y que estamos aquí para disfrutarla… Transmútalo desde el Corazón.

     Respira. Calma tu mente y busca esa conexión con tu Corazón… y llévalo todo ahí. Acompáñalo con tus manos, toca tu Corazón. Él recibirá amorosamente toda esta oscuridad y pondrá Luz y Comprenderás, Soltarás, Liberarás, Amarás y Sanarás.

     Recuerda. Esta Luz ya no se apagará jamás en tu Corazón, nunca se apagó, pues siempre estuvo encendida, sólo que quizás la habías cubierto por algún motivo. Úsala para Transmutar esas situaciones de dolor... Esa Luz es Poderosa, es tu Ser en acción. Hazla trascender y compártela. Úsala sin dudas, sin miedos, siéntela para poder darte cuenta que ya, en este momento, aquí y ahora, eres esa Luz que tu Corazón tanto anhela expandir. Ya es tiempo.

==================================
Autor: Diego Alcalde (alcalde.diego@hotmail.com)
==================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.