14/7/16

En el centro del huracán


Cayendo la tarde,
se enturbiaron las aguas de mi vida...

Sentí los enormes truenos, olas y ventiscas
que cimbreaban mi barco.

Miré al Capitán, mi corazón;
me indicó que me quedará en el centro del huracán.

Me acurruqué en el hondón de mi alma:
amé los vientos, los rayos, los truenos...

Comencé a saborear la quietud del vacío sereno,
cuando acabara la tormenta.

Palpé la fuerza de nuestra esencia
cuando sabemos lo que somos.

Se calmó la mar
y la luz del día se instaló en la cubierta de mi barco.

Amé, una vez más, la incertidumbre y el misterio…

=========================================
Autora: Concha Redondo Tarodo (concharedondo@gmail.com)
=========================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.