11/2/17

Humanidad


Cuando la tristeza invade el cuerpo y el alma,
hay que vivirla a fondo.

No se puede huir de ella
por querer estar bien.

Sentirla en silencio,
como una experiencia humana,
aunque sepamos que somos luz y amor

Nada humano nos puede asustar.
Tenemos derecho a sentir.

No somos ángeles.
Somos espíritus encarnados en cuerpo,
con mente y emociones;
y, a la vez, espíritus divinos.
Vivir es manejar, gestionar todo eso.

No finjamos ni con nosotros mismos.
Somos lo que somos y como somos.

No hay prisa por ser "mejores",
como nos apunta nuestra mente.

Ya somos, en nuestro ser profundo,
Amor y Paz.

La Vida nos traerá las experiencias que nos convienen
para llegar a SER.

====================================
Autora: Concha Redondo (concharedondo@gmail.com)
====================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.