8/3/17

Sobre el desarrollo espiritual


No pongas tu atención en lo efímero y contempla la Unidad de la Vida, la que todo alienta, la que todo anima. La Vida –que es Unicidad-, sean cuales sean sus manifestaciones –diversidad-, es lo real y permanente. No te distraigas con lo pasajero.

Esta percepción es un estado de consciencia y no se alcanza por las acciones, aunque estás puedan ayudar en el proceso.

Cuatro grandes cualidades impulsan ese estado de consciencia: discernimiento, amor, desapego y hábitos de vida adecuados.

Y estos hábitos son principalmente seis: concentración; desprendimiento o desapego de los objetos externos; ausencia de deseos; paciencia o tranquilidad; meditación; y absorción en uno mismo.

Sobre estas bases, que no son teóricas, sino eminentemente prácticas, hay dos grandes pilares del desarrollo espiritual: desapego y firme propósito o determinación de obtener la liberación y superar la condición de limitación. Con ambos, todas las cualidades producen grandes resultados. Sin ellos, poco aportan.

Que el desprendimiento llene tu vida y tu mente se desapegue de las cosas y cuestiones transitorias.

Y que la firme determinación de desarrollarte espiritualmente impulse tu día a día con una práctica enraizada en la confianza en la vida, el compromiso contigo mismo para ser lo que realmente eres y la perseverancia.

          Una determinación que debe caracterizarse por querer y no querer al mismo tiempo. Es decir, nunca estés ansioso por el resultado de lo que quieres. Por tanto, todo lo que hagas para tu avance espiritual, hazlo porque sabes que es lo correcto, no para obtener algo para ti mismo.

==========================================================
Reflexiones de la lectura de La Joya del Discernimiento (Viveka Chudamani):
==========================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.