12/3/17

Conócete a ti mismo (Enseñanzas Teosóficas: 04)


El antiguo aforismo griego: Gnothi seauton (conócete a ti mismo) es una hermosa advertencia, porque el propio conocimiento es absolutamente necesario a todo candidato al progreso. Sin embargo, conviene proceder con cautela para que el examen de uno mismo no degenere en morbosa introspección, como suele sucederles a algunos de nuestros mejores estudiantes. Muchas gentes están de continuo atormentándose con la preocupación de si a su pesar «van hacia atrás» como ellos dicen; pero si comprendieran el proceso de la evolución algo mejor, verían que nadie puede ir hacia atrás cuando la corriente marcha resuelta hacia adelante.

Cuando un torrente se precipita de la montaña, forma tras de las rocas o en los parajes donde rebulle el agua, pequeños torbellinos que de momento parecen retroceder en sentido contrario a la corriente; pero, sin embargo, todo el caudal del agua, incluso los torbellinos, quedan arrastrados por la impetuosidad del torrente, de modo que si bien en apariencia los torbellinos fluyen hacia atrás con relación al conjunto, van en realidad hacia adelante con toda la corriente.

Aun quienes nada hacen por apresurar su evolución y dejan que las cosas sigan su curso, evolucionan también entretanto, movidos por la irresistible fuerza del Logos que hacia adelante los impele, aunque se mueven tan lentamente que necesitarán millones de años de reencarnaciones, inquietudes y esterilidad para adelantar un solo paso.

El procedimiento empleado en este particular es deliciosamente sencillo e ingenioso. Todas las malas cualidades del hombre son vibraciones de la materia inferior de los respectivos planos. Por ejemplo, en el cuerpo astral, el egoísmo, cólera, odio, envidia, sensualidad y demás cualidades de esta índole están invariablemente expresadas por vibraciones del tipo ínfimo de materia astral, mientras que el amor, devoción, simpatía y demás emociones de este linaje están expresadas únicamente en materia de los tres subplanos superiores. De aquí dimanan dos notables resultados. Conviene recordar que cada subplano del vehículo astral está especialmente relacionado con el respectivo subplano del cuerpo mental, o para decirlo con mayor exactitud, los cuatro subplanos inferiores del astral se corresponden con las cuatro clases de materia del mental, mientras que los tres subplanos superiores del astral se corresponden con el vehículo causal.

Por lo tanto, se comprende que sólo pueden entrar en la construcción del cuerpo causal las cualidades superiores, pues en él no hay materia capaz de responder a las vibraciones de la materia inferior. De esto se sigue que mientras toda buena cualidad desarrollada por el hombre en su interior se imprime permanentemente por un cambio en su cuerpo causal, el mal que piensa, siente y hace no alcanza en modo alguno al Ego, sino tan sólo puede perturbar el cuerpo mental que se renueva a cada encarnación. Por supuesto, el resultado de dicho mal se almacena en el átomo permanente astral y en la molécula del cuerpo mental, por lo que recae sobre el hombre, quien ha de afrontarlo una y otra vez; pero esto es muy distinto de incorporar el mal al Ego y convertirlo en parte integrante de él.

La segunda consecuencia no menos notable es que la magnitud de la fuerza dirigida hacia el bien produce un efecto enormemente mayor que la misma magnitud de la fuerza dirigida hacia el mal. Si un hombre invierte cierta cantidad de energía en alguna mala cualidad, ha de manifestarse por medio de la pesada y baja materia astral; y aunque toda clase de materia astral es en extremo sutil comparada con la física, resulta tan grosera como el plomo del plano físico respecto del éter más sutil, si la comparamos con la materia superior de su propio plano.

Por lo tanto, si un hombre invierte exactamente la misma cantidad de energía en dirección del bien, pondrá en movimiento la mucho más sutil materia, de los subplanos superiores y producirá un efecto por lo menos cien veces mayor o acaso más de mil, si comparamos la materia ínfima con la más superior. Recordemos que aparte de lo dicho en cuanto al efecto de una misma fuerza en diversos grados de materia, vemos que el irresistible poder del Logos está continuamente impeliendo hacia adelante o hacia arriba, y que por lento que pueda parecernos este progreso cíclico, no cabe prescindir de él porque resulta que cuando un hombre equilibra exactamente el bien con el mal, no retrocede al mismo punto en que antes estuvo, sino al mismo punto de relación entre el bien y el mal, es decir que con respecto al conjunto del sistema evolutivo ha adelantado algún tanto y se halla en algo mejor situación de la alcanzada por su propio esfuerzo.

De estas consideraciones se infiere claramente que si alguien fuese tan insensato que se empeñara en ir contra la corriente y en actuar firme y resueltamente en el mal, no por ello «resbalaría» hacia atrás. Esta es una de las ilusiones remanentes de los tiempos en que predominaba la ortodoxa creencia en el demonio, cuyo poderío era superior al de Dios, hasta el punto de que todas las cosas del mundo obraban en su favor. Precisamente sucede lo contrario, pues todo cuanto circunda al hombre está dispuesto para ayudarle con tal que lo comprenda.

Así muchas gentes timoratas son como el niño que tiene un plantel para su solaz y de continuo anda descalzando las plantas para ver si crecen las raíces, con el natural resultado de que todo se desmedra. Hemos de aprender a no pensar en nuestras personas ni en nuestro personal adelanto, sino entrar en el sendero de desarrollo y seguir por él trabajando en favor de los demás cuanto nos sea posible, con la esperanza de que nuestro adelanto vendrá por sí mismo. Cuanto más piensa en su persona un científico, de menos energía mental dispone para los problemas de la ciencia; y cuanto más piensa un devoto en sí propio menos devoción tiene al objeto de su culto.

Desde luego que es necesario el examen de uno mismo, pero es funesto error emplear demasiado tiempo en este examen. Es como estar continuamente lubrificando y recomponiendo una máquina. Empleamos las facultades que poseemos y al usar las desenvolvemos otras, con lo que realizamos el verdadero progreso. Si, por ejemplo, estáis aprendiendo un idioma, será un error pretender aprenderlo en las gramáticas antes de ensayar la conversación. Debéis romper a hablarlo aunque incurráis en equivocaciones, pues con el esfuerzo que hagáis para aprenderlo, lograréis hablarlo corrientemente sin error. Así también en el transcurso del tiempo os será natural y aun fácil ejercicio la renunciación. Indudablemente, cuando el hombre hace los primeros esfuerzos para vivir la vida superior, renuncia definitivamente a muchas cosas que para los demás son placenteras y que todavía tienen poderosa atracción para él; pero no tarda el hombre en admitir que ya ha cesado la atracción de los placeres y que no tiene tiempo ni afición para gustar de los goces inferiores.

Sobre todo no seáis hipocondríacos ni huraños. Sed optimistas y mirad todas las cosas por su mejor aspecto. Procurad realzaros y ayudad a vuestros semejantes. El contento no es incompatible con la aspiración. El optimismo está justificado por la seguridad en el triunfo definitivo del bien, aunque no lo parezca así considerando tan sólo el plano físico. La actitud de cada cual en esta materia depende principalmente del nivel en que suele mantener su conciencia. Si la concentra en el plano físico, apenas se ve más que miseria; pero cuando logra concentrarla en superior nivel, siempre refulge más allá el júbilo. Ya sé que Buddha dijo que era miseria la vida, y es mucha verdad en cuanto se refiere al conjunto de la vida terrena; pero los griegos y egipcios lograban no poco gozo aun de esta baja vida, tomándola desde el filosófico punto de vista.

Nunca perderemos nada con mirar las cosas por su mejor aspecto, antes bien ganaremos mucho en dicha y en la facultad de hacer felices a otros. A medida que aumenten nuestra simpatía y nuestro amor seremos capaces de recibir todas las corrientes de pensamiento y emoción que de los demás provengan, y sin embargo no podrán afectarnos y permaneceremos interiormente serenos y gozosos como el océano que sin desbordarse recibe las aguas de los ríos.

La vida interna del aspirante no debe estar en continua oscilación. Las disposiciones externas mudan incesantemente porque están afectadas por toda suerte de influencias exteriores. Si os sentís deprimidos, puede ser a causa de una de varias razones, todas ellas sin verdadera importancia. El cuerpo físico es abundosa fuente de males. Una leve indigestión, una ligera congestión de la sangre, un poco de cansancio influyen en varias condiciones que parecerán graves. Lo más frecuente es que la depresión provenga de la presencia de alguna entidad astral que ya esté deprimida de por sí y ande vagando en busca de simpatía o con la esperanza de absorber de un viviente la vitalidad que le falta. Hemos de acostumbrarnos a combatir la depresión de ánimo y desecharla de nosotros como un pecado y un crimen contra nuestros semejantes, cual es en realidad; pero logremos o no disipar sus nubes, hemos de seguir adelante como si no la padeciésemos.

Vuestra mente es una propiedad en la que sólo entrarán los pensamientos escogidos por el Ego. Vuestro cuerpo astral también es propiedad vuestra, y por lo tanto no le debéis permitir otras emociones y sensaciones que las convenientes al Yo superior. Así debéis dominar las vibraciones de depresión, de suerte que en modo alguno les deis albergue. No permitáis que os afecten, y en caso de que lleguen a vosotros no les concedáis alojamiento. Pero si a pesar de vuestros esfuerzos os acosan y cercan, deber tenéis de desentenderos de ellas y no dar muestra a nadie de que ni siquiera existen.

Algunos me han confesado que tuvieron momentos de espléndida inspiración y exaltación, de fervorosa devoción y vivo gozo. No advierten que estos son precisamente los momentos en que el Yo superior logra imprimirse en el inferior, y que esto siempre sucede de un modo permanente, aunque el yo inferior no tenga conciencia de ello. Comprended por razón y por fe que siempre está allí, y que tal como entonces lo sentimos sigue siendo en los intervalos en que la imperfección del lazo no nos lo consiente advertir.

Pero aunque muchos admiten esta verdad en abstracto; dicen que sus defectos y continuos fracasos les impiden disfrutar de tanta dicha. La actitud de estas gentes es muy semejante a la expresada en la jaculatoria de las letanías: «Tened misericordia de nosotros miserables pecadores». Ahora bien, todos somos pecadores en el sentido de que ninguno cumple exactamente con su deber y de continuo hacemos lo que no debemos; pero no hay necesidad de agravar el daño diciendo que somos miserables pecadores. Un miserable es un perjuicio público porque es un foco de infección y difunde la miseria y la tristeza en derredor sobre sus infelices vecinos, a lo cual nadie tiene derecho. Pero el hombre que se esfuerza en enmendar su pecaminosa conducta y procura mantenerse en gozosa disposición de ánimo no perjudica a los demás en modo alguno lo mismo que el miserable.

Los que se consideran como miserables gusanos van en camino de serlo porque el hombre se convierte en aquello mismo que piensa. Hablar así es vulgar hipocresía, pues fácilmente se ve que quien sin reparo se llama miserable gusano en la iglesia, se consideraría insultado si alguien lo calificara de tal en las relaciones de la vida diaria. Y aunque no sea hipocresía es seguramente insensatez, porque hace largo tiempo que transcendimos la etapa reptílica de la evolución, si acaso estuvimos alguna vez en ella. Quien comprenda acabadamente la influencia del pensamiento advertirá que cuando un hombre se considera como miserable gusano se despoja de todo poder para realzarse sobre semejante estado, mientras que el hombre convencido firmemente de que es un destello de la vida divina se sentirá siempre esperanzado y gozoso porque gozo sempiterno es la esencia divina. Gran error es malgastar tiempo en arrepentirse. Lo pasado, pasado está y ningún arrepentimiento podrá deshacerlo. Uno de nuestros Maestros dijo en cierta ocasión: «El único arrepentimiento valedero es la resolución de no volver a pecar».

============================================
Autor: C. W. Leadbeater
Obra: La Vida Interna, publicada en 1910
============================================
Las Reflexiones Teosóficas se publican en este blog cada domingo,
desde el 19 de febrero de 2017
============================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.