28/12/16

Se flexible o la rigidez te hará quebrar, hasta matar


Un buen ejército, cuanto más quien lo dirige, sabe, si está bien instruido, que no se pueden mantener las filas rígidas sin oscilar, dado que el combate es móvil y se presenta en diferentes frentes. Hay que adaptar las situaciones; y, cuando es necesario, adaptarse a ellas sin ser esclavos de las mismas, procurando esquivar la inercia de las hostilidades, evitando el envite que no se busca a sabiendas que el gobierno de la lucha ha de estar en manos propias, no del adversario.

En la vida ocurre algo similar. Cuando se mantienen posturas inamovibles, que para remate son ilógicas y sin base sólida, los envites que llegan hacen crujir la moral y la voluntad. Entonces el desatino se apodera de tu destino. Se convierte en tu mal. Todo por no estar dispuesto a negociar, a entablar acuerdos, a buscar el diálogo sostenido. Cuando la rigidez de los planteamientos es manifiesta, es también manifiesto el hundimiento.

Hay que saber y estar dispuestos a modelar, a modificar… De lo contrario, te encontrarás de continuo en un mar de desaciertos. Y no estoy diciendo que se haya de cambiar de opinión, al contrario, sino de saber cambiar cuando la razón no te asiste, cuando no se posee y no se basa en nada que poder defender.

Por el contrario, sí invito a forjarse unas bases sólidas y firmes desde las que plantear batalla, si llega el instante.
      
========================================
Autor: Deéelij
Ver su libro Alas sin plumas (Ediciones Ende, 2016):
========================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.