11/5/16

No me importo nada


 No me importo nada quiere decir que yo no me importo desde el Yo que es el que lo sustenta; que ni siquiera me identifico con el yo que es una forma desde la que expresarme en las formas, en el espacio físico actual. Al nada importar, nada afecta a mi esencia que se expresa con total libertad y sin impedimentos ofrecidos desde la forma física.

        Cuando no me importo, no importa nada que no sea Yo.
        
       Al no importarme, aparezco en verdad y autenticidad. Pero si retiro el “me” (al no importar (“me”)) ni siquiera siento el yo de acá.

         Es importante el no importarse, ni que nada importe, y menos que me importe. Distinto es que importe a lo externo, que a mí no me importa y menos inquieta. Distinto es que importe a alguien, pues no importa lo que le importe a alguien.

         Lo importante es que sólo me importe que nada me importe. Cuando ya nada importa, ¿qué puede importar?

        Lo importante es tu Yo, o el Yo mío en Mí Yo; esto es lo importante porque es lo que trasciende y permanece. El resto, como no es importante, termina yéndose sin importarme, pues no es importante.

        Si ya te has ido del pasado y no te interesa o pretendes ir el futuro, estás en lo importante: en el momento presente; en el actual; en el aquí y ahora que es lo único importante, pues es lo único que se mantiene constante e inmutable.

        Lo importante es importante si importa a tu yo pequeño, no al Yo inmenso e infinito, a quien nada importa porque sabe que nada es importante.

         ¿A quién le importa que nada me importe? A quien le importe, es que responde desde su ego que se cree importante. Aclama su ego que siempre quiere ser el importante. Es el ego quien cree que algo es importante, y cuando el ego así piensa, eres el ego que se cree importante, cuando lo importante es que desalojes a ese soberbio cretino y creído importante al que sólo le importa seguir perpetuando lo que sí considera importante sobre lo que no es tan importante. Y es que el pobre ego, cuando le hacen “ver” que no es importante, reacciona como el más importante, tragicómicamente. 

        ¿Qué importa de verdad? Para mí lo único importante, que ni siquiera lo es: es ser feliz. Y no es importante ser feliz hasta que te das cuenta que ya lo ERES de forma constante. Entonces, ni siquiera te importa eso que ya ERES, pues es imposible perder lo que ya ERES por siempre, y entonces ya nada es nunca más importante que SER sin importarse, sin exportarse, ni importarse.

========================================
Autor: Deéelij
Fuente: De su libro Alas sin plumas (Ediciones Ende, 2016):
========================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.