15/9/16

El viaje, el viatge, er viáje (Ávalon, 22-26 de agosto de 2016)




“Todo llega a su fin…”, cantaban Los Módulos en los 70. Pero esperemos que este viaje nunca llegue a su fin, sino todo lo contrario...

Creí que hacía un viaje a un lugar y me encontré que el viaje era a un estado de consciencia superior al habitual. Me encontré con el Proyecto Arturo...De hecho, quizá por eso, mi experiencia a nivel interno más intensa se produjera en la Abadía de Glastonbury, donde está la tumba del Rey Arturo...

A nivel externo-interno, la magia del viaje hizo que coincidiera con un grupo de andaluces (amo Andalucía) entre los que había varios músicos, incluyendo una profesora del conservatorio de música de Sevilla... Por mi Amor a la música, tal vez por eso, me pusieron a Josefina que cantaba como los ángeles y nos amenizaba las cenas y reuniones, y a Antonio, un traumatólogo (esto fue un guiño a mis huesos, jejeje...) muy Da Vinci, que cantaba y tocaba la guitarra por soleares, seguidillas y sevillanas, además de ser el autor del reportaje fotográfico que viene a continuación y que canta él mismo... con letra de Josefina... Yo toqué la flauta el último día, en la última reunión bajando del Thor...

También llevábamos un grupo de cuatro personas valencianas (las encantadoras Encar, Lourdes, Maribel y otra), que resultaron ser hadas y que tres de ellas coincidieron con su fauno -Nacho- y la cuarta estuvo conmigo en forma de Reyes Magos...

Luego había seis malagueños; los adorables Jorge y Alfons; las magas Manuela e Isabel; y un par de ángeles llamados Antonio y Ana...

El gran grupo era sevillano: Antonio, el cantaor; Carmen, una mujer encantadora; Josefina, a quien yo veía siempre con alas...; Ada, que para mi era "hada"; Charo, que dijo que iba a dejar a su marido como una raspa de arenque cuando llegara a Sevilla, jajajja... Mercedes, que es preciosa; y Carmen, la del "shumo de manshana", jajajja. Lo que me he podido reír con todos ellos... Hacía muchos años que no me reía así, tanto humor andalú, qué arte tenían tod@s, que no parábamos de reír...

Quiso el gran espíritu que nos acompañara Mónica, una chica catalana, jejeje... Ella era la que ponía orden en el grupo con su famoso shhhhhhh.... Todos terminamos adorando a Mónica y ella comenzó a hablar en andalú... Yo creo que tiene ancestros andaluces… jeje...

Lo que predominó en el grupo fue el HUMOR Y EL AMOR... Todos nos abrazábamos con todos, continuamente... impresionante, nunca he conocido un grupo tan bien avenido y tan compactado… Sin conocernos de antemano... (bueno, algunos de Sevilla si se conocían). Lo que me impresionó también fue que todos eran muy buenas personas y eso se palpaba a la legua...

Y, por supuesto, Agustín y Amparo, los Guardianes de la Puerta de Ávalon, que eran quienes nos llevaban y traían de un lado a otro  y  que nos trataron con musho Amor...

Con todo ello, lo más importante -para mí-  del Viaje es el Proyecto Arturo, que yo sentí con claridad y que Emilio Carrillo algún día, más pronto que tarde, espero desarrolle... 

=============================
Autora: Ángeles Pérez (mapp58@yahoo.es)
=============================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.