29/12/15

Sin expectativas


Las expectativas pueden convertir el presente más increíble
en un vivir incierto en espera de un futuro mejor aún.

Tardé muchísimo en comprenderlo.
Pensaba que ellas preparaban algo mejor
que me estaba esperando y que entonces sería feliz.

Vino Expe y me dijo:
Ya verás… que pasada lo que vas a conseguir
si haces esto.

Pero aquello no tenía fin.

Hice todo lo que me pidió
y, cuando llegó el momento oportuno,
nada de lo que me dijo me sirvió.

Aquello no me llenaba, al revés:
me creaba más sensación de vacío.

Decidí quitarlas de mi vida.
Vivir sin planes.

Ya no deseo nada.
Sólo vivo a ras de suelo, sin ninguna pretensión.

Ya nada tiene que ajustarse a lo pre-concebido.

¿Entonces?
Todo es perfecto.
Llega en el momento perfecto,
aunque la razón no quiera aceptarlo.

Es perfecto, no porque yo lo haya deseado.
Ni siquiera porque me conviene.
Simplemente ES.
Y yo no quiero nada más.

Sólo deseo lo que pasa.

Imposible mayor perfección.
Sólo amar cuanto Es.
                                                                 
====================================
Autora: María Ferrer (mariafconciencia2@gmail.com)
====================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.