24/12/15

Crecer sin restar


Cuando estaba pensando en participar en tu blog, justo se publicó un escrito, Los nuevos dioses (http://emiliocarrillobenito.blogspot.com.es/2015/11/los-nuevos-dioses.html), que suscribo e intento completar desde el gran interés que me merecen la infancia y me veo en obligación de ello desde mi posición de maestra.

Qué es cumplir años actualmente sino alcanzar expectativas estándares externas y qué es aspirar a ello sino olvidar/renunciar a lo que la vida de niñ@ me muestra como singular camino.

Qué papel tiene a todo esto el adulto ante l@s maestr@s que están llegando, las niñas y niños que desde muy pequeños apuntan su individualidad y nos dejan perplejos ante muestras innegables de intuición empatía y singularidad. A menudo se ven hijo/as dirigiendo la casa, bebés que causan conmoción en sus mayores y estos se rinden en redondo a la maravilla con la que ello/as, en muchos casos, ya no cuentan, pero que en el fondo reconocen, ese estar conectado con uno mismo y el entorno. Saber de donde te viene el aire sin sentarte a hacer cálculos ni previsiones.

Muchos de estos padres y madres abrumados entregan la batuta inmediatamente, dejando al recién llegado sin comité de bienvenida y cargando sobre este los gastos del gran castillo de humo que se han empeñado en construir a su venida. Otros más tercos se empeñan en hacer subir al crío, que igualmente termina pagando la cuenta, renunciando a su integridad para ocuparse y contentar a sus benefactores.

Sin embargo, nada tan lejos como estos estaremos, ni delegar nuestra responsabilidad como anfitriones, ni empeñarse en que el elefante entre en el disfraz de una hormiga. Es preciso respetar las cualidades del individuo, máxime cuando lo reconocemos como maestro, pero sin abusar. Estas son las obligaciones que a mi juicio tiene la educación hoy para con los que llegan, y han de llegar, con tanto por decir. Para ello a veces nos empeñamos en darles herramientas externas, inventamos mil y un sistemas para que lo antes posible, si se puede desde la cuna, aprendan. Para un@s es que aprendan a decir lo que traen, para otr@s es que llenen su vacuidad y así camuflarse como un@ más en el mundo. No obstante, lo que traen emana como una verdad implacable cuando hacemos a un lado los cachivaches de adoctrinamiento y logramos ver nuestras propias muletas. En ese momento estamos retomando idioma perdido en nuestra memoria.

Afortunadamente, en la actualidad y por voluntad de padres y maestr@s que despiertan a esta claridad, se están abriendo islas de entendimiento en las que el encuentro no pasiviza ni satura al maestr@ que llega sino que lo recibe haciéndose cargo de su parte.

RESEÑA 

Sevilla, y en concreto Mairena del Aljarafe, cuenta ya con un centro educativo de pedagogía libre reconocido por la Consejería de Educación, una Escuela Waldorf. Este último año la familia Waldorf Sevilla "Girasol" ha crecido en muchos aspectos, empezando por el número de padres que se han sumado al proyecto, una ubicación más grande en Mairena del Aljarafe, nuevas maestras y unas ganas enormes de seguir creciendo con nuestra escuela.

Tras las remodelaciones pertinentes, hemos convertido una hermosa parcela de más de dos mil metros cuadrados, en un Centro de Educación Infantil precioso, inicialmente con un aula para niños de 2 años y otra para niños de 3 a 6 años. El Centro cuenta con un jardín a la altura de las exigencias Waldorf, donde nuestros niños pueden disfrutar de un lugar de juegos con arenero, huerto ecológico, columpios, olivos a los que poder trepar, granados, perales y ciruelos que nos dan frutos durante todo el año.

La Pedagogía Waldorf ofrece la posibilidad de una educación integral del niño, adaptada a los procesos madurativos de este; permite el desarrollo del Ser y proporciona un aprendizaje que nos conduce a la Libertad. Este método, con una trayectoria de casi 100 años, proporciona herramientas concretas, no da sólo ideas abstractas y sobretodo no es experimentación con los niños. La participación de las familias en estas escuelas es fundamental, de hecho nada de lo que se ha conseguido hubiera sido posible sin la colaboración de los padres, respetando siempre, eso sí, el criterio pedagógico de los maestros.

Seguimos en pleno proceso de expansión con diferentes talleres de juguetes, música, charlas, mercadillos, grupos de estudios de antroposofía, etcétera con los que pretendemos cubrir las tres aulas con las que contará el Centro y más adelante abrir una Escuela de Primaria que sea referencia de la Pedagogía Waldorf en Andalucía.

==============================================================
Autoras: Estefanía Romero Morillo y Ángela Moraza Molina -Escuela Waldorf “Girasol”, Mairena del Aljarafe (Sevilla)-
=============================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.