24/7/21

"Aproximación breve a san Juan de la Cruz", por Emilio Carrillo


https://www.youtube.com/watch?v=ZGUsl1SfdT0


Vídeo (duración: 01:37:58) de la charla-coloquio compartida por Emilio Carrillo para el canal de Miguel Ángel Martínez (México), el 24 de junio de 2021, titulada Aproximación breve a san Juan de la Cruz.

==================================================================================================

23/7/21

Cuba libre

La ideología es sólo barniz, no cala más allá de la epidermis. Raramente penetra hasta el alma. El alma no se deja pintarrajear. La ideología fue trampolín hacia el ideal puro, pero demasiado a menudo sirve hoy de excusa para el atropello. Poco importa en ese caso que ésta sea de un color o de otro. 

Poco importa de qué color tildemos la asfixia, si nos ha de faltar el aire. Poco importa el terreno en el que se anclen las rejas, la ideología de la bota que nos aplasta. Es de Ley cuestionar toda dictadura que luzca cualquier vestidura. Un bloqueo comercial no puede ser excusa para negar libertades. Los norteamericanos no son los causantes de todos los males. La izquierda española debería dejar de lavar la cara a esta dictadura. Sólo se mancilla y perpetúa de esa forma lo inadmisible. 

El progreso social jamás puede ser a costa de libertades. Es imprescindible hacer un coherente ejercicio de imaginación para hacernos cargo de lo que implica vivir sin ellas. Seamos consecuentes, responsables. Lo que no queremos para nosotros y nosotras, no lo defendamos para los demás. No vale defender la actual Cuba tutelada desde la terraza de un café de verano, sin sufrir esa tutela asfixiante. 

Defender el actual régimen cubano implica asumir que tú no eres un ser libre para salir de casa y desplazarte a dónde quieres, que tú no tienes derecho a elegir a los dirigentes políticos, que no tienes acceso libre a Internet, que has de prescindir de navegar por la red y comunicarte con quien quieras. Ni siquiera podrás disfrutar tu cerveza con compañía poco adepta a la ortodoxia. Defender la dictadura de Cuba implica reconocer que un régimen político puede negarnos la libertad que la vida nos ha otorgado. Nadie, absolutamente nadie bajo ninguna excusa nos puede privar de ella durante tanto tiempo, ni a nosotros, ni a nuestros hermanos.

Siempre con las libertades y los derechos humanos, ya los conculquen los que se denominan de derechas o de izquierdas. Siempre con quienes reclaman aire fresco bajo las dictaduras de un signo o de otro. Siempre con Cuba y su derecho inalienable, incontestable a vivir en democracia y libertad. Patria y aire y vida y derechos. Patria y futuro y comunión y libertad.

==============================

Autor: Koldo Aldai (koldo@portaldorado.com)

============================== 

22/7/21

El poder de la fragilidad

Suele ser muy habitual observar cómo personas que tienen una debilidad en su carácter, utilizan la fuerza externa para ocultarla.

Detrás de multitud de personas que se musculan en exceso, de personas que se rodean de personas sumisas y de personas que eligen la opulencia, se esconde una necesidad interna de no mostrar su debilidad.

Esto, en la decoración, también se observa; personas que eligen mobiliario con colores y volúmenes muy contrastados, decoración exagerada o copian aquello que a otros impresionará, demuestra, también, la necesidad de cubrir una carencia interior que sólo logra alivio ante la admiración de los demás.

A nivel vital, las carencias y la debilidad también se observan con facilidad. Aquellas personas que eligen una posición fuerte pese a la debilidad del otro, sin importarle nada más que su bienestar, está reflejando una tendencia a buscar fortaleza a costa de debilitar a los demás.

Cosa diferente ocurre con la fragilidad.

Las personas frágiles son, en muchas ocasiones, consideradas débiles por compararlas o compararse, con la fragilidad material. Pero la fragilidad interior tiene otros matices que, bien interpretados, ponen en valor el poder real de ser frágil.

La fragilidad interior tiene mucho que ver con el nivel de sensibilidad de la persona y, precisamente por su sensibilidad, su vulnerabilidad está más latente y sencillas cosas pueden alterar su equilibrio emocional. Es precisamente su valor para poner el corazón por delante de su razón, lo que le otorga una lucidez y una vibración que, por su misma calidad de servir, logra poner en evidencia la debilidad del fuerte frente al poder interior y valentía del frágil.

Si eres de las personas que le cuesta gestionar la sensibilidad y te reconoces como alguien que se esconde tras una imagen fuerte, te invito a probar lo que se siente cuando logras reconocer tus debilidades y no te avergüenzas de ellas mostrando tu aspecto vulnerable.

Si por el contrario, eres una de esas sutiles personas que te reconoces como frágil y lo muestras con naturalidad, observa la cantidad de fortaleza que tienes en tu interior y no la cedas al fuerte. El fuerte necesita de tu miedo a ser valiente para que no se descubra su debilidad. Tú, mostrando tu sensibilidad y el valor que das a la brújula de tu sentimiento, logras la energía que necesitas para abrazar tus propias heridas y sanarlas sin necesidad de que nadie te debilite por salvarte.

En el mundo interior, saberte frágil y disfrutarlo, es un paso muy alto hacia un nivel más elevado de lucidez.

================================================================================

Autor: Andrés Tarazona (andres@andrestarazona.com)

https://andrestarazona.com/

Todos los jueves, desde el 7 de noviembre de 2019, Andrés comparte en este blog una serie de publicaciones centradas en

el Diseño Sentidointeriorismo y diseño consciente de viviendas, comercios y empresas que mejoran la calidad de vida.

Todas están a tu disposición de manera gratuita a traves del e-book Habitar, al que puedes acceder a través de este enlace:

https://bit.ly/Habitar-PDF

================================================================================

20/7/21

Ho’oponopono y la alegría de vivir


========================

Autores: Sergio Marina y Viktor Kala

Fuente: https://sergiomarina.com/

========================

Memorias de un descarnado (22-29) Por Deéelij


Décimo cuarta jornada. 14:22 horas. Complejo aeronáutico de Nairda

     -   ¿Cuál es tu opinión? – preguntó Pitt.

     -     No sabría decir exactamente, aunque todo apunta al destructor.

     Ambos estaban barajando posibilidades sobre el problema que acució a Jano a cuatrocientos mil pies de altura. Permanecían en la entrada de la habitación doscientos siete con la puerta abierta. Las evoluciones del enfermo no perdían detalle a los ojos examinadores de Pal.

     El aparato seguía sin aparecer y la búsqueda del mismo había cesado. Era un suceso inexplicable, pero no emplearían más recursos logísticos ni personales en algo que tendría que asumirse, aunque fuera la primera vez que ocurría. De igual modo dio una orden concreta al departamento de ingeniería: elaborar un nuevo sistema de rastreo y localización novedoso que solventara en el futuro circunstancias similares. Aquello no debía haber pasado ni debería volver a suceder, pues los de arriba no se lo habían tomado a broma.

     -     Creo que este chico tropezó con el monstruo personal que le rompe por completo las normas del vuelo. El gran destructor ha salido de su guarida – terminó cariacontecido.

    El experto instructor era un excelente conocedor de las tremendas limitaciones que ese ogro espeluznante podía mostrar. Un enemigo fiero y temido por muchos; difícil de aniquilar; duro de combatir; con garras sólidas que atenazaban, sin perforar, el más potente de los blindajes: el Amor.

     -     Pal continuó tras la breve reflexión – ¿Le hablaste de él en algún momento?

     -     Estoy segura Pitt. Nunca me olvido de ello. Quizá tendría que haber puesto más énfasis e hincapié, haber sido más directa y menos sutil, pero estoy absolutamente segura de haberlo mencionado.

     -    No importa. Lo hicieras como lo hicieras, no lo captaría. Él tenía que enfrentarse a su escollo en algún momento, y ese momento ha llegado.

     -      ¿Te encargas tú del destructor?

     -      Déjalo de mi cuenta querida; al parecer es mi especialidad. Tenme al corriente de su evolución.

     Un par de besos en sendas mejillas formó la despedida. Pitt marchó con paso lento, enfundado en su mono de vuelo color naranja, hasta el final del largo pasillo, donde desapareció. Pal cerró la puerta. Dispuso la bandeja del almuerzo con cuidado de no producir ruido alguno; comería y aprovecharía para descansar un rato.

     Décimo quinta jornada. 02:16 horas. Complejo aeronáutico de Nairda.                                 

    Después de haberse sumido en el profundo y reparador sueño, resurgía del letargo impuesto por los millones de células que reclamaron el tiempo suficiente para una adecuada, laboriosa e inmediata regeneración.

     Pal tumbada, yacía a dos metros de distancia. Eso le reportó más tranquilidad, confianza y serenidad. Todo lo que por el momento creía necesitar.

     -     ¿Pal? – advirtió en un mejorado tono sin agudeza –. ¿Estás despierta?

     -      Reposaba – contestó incorporándose – ¿Necesitas algo?

     La miró de soslayo, con los ánimos suficientes para ofrecer su mano izquierda reclamando el apoyo. Ella la cogió en su regazo al acomodarse en una silla de patas niqueladas con asiento y respaldos tapizados en algún material brillante de color negro, al tiempo que tocaba un interruptor de color verde que no estaba al alcance del paciente.

     -       Pal, ya sé qué pasó – decía con la voz entrecortada – Pensé que no lo conseguiría. Eso fue lo que paso. Negué con mi pensamiento el propósito del vuelo. Al llegar a la cota de los cuatrocientos mil pensé que pasar entrañaba peligro; que no encontraría aire para la combustión. Por eso se paró el motor. Fallé en la primera regla. Creo que tendré que empezar de nuevo todo el proceso – concluyó rebosando un par de lágrimas procedentes de la desesperación.

     -     No Jano, no creo que fuera eso exactamente. Pero no es el momento de ello, necesitas reposo y descanso. No te anules con esas divagaciones. Intenta dormir algo más. ¿Tienes hambre?

     -       Sed.    

     Alcanzó un vaso ya preparado con un absorbedor hasta sus labios de forma que no tuviera que incorporar la cabeza. Aspiró con dificultad. Lo hizo por un espacio de varios minutos, hasta casi dejar vacío el recipiente.

     Pitt entró en la doscientos siete, despacio, sonriente.

     -      ¿Cómo está nuestro muchacho?

     -       Intentando recriminarse el accidente.

     -    Bien Jano. Sea lo que imagines o pienses que ha ocurrido, has de dejarlo para más adelante. Mañana, según el doctor, el efecto de los calmantes habrá cesado. Entonces, tu raciocinio estará en buenas condiciones para ejercer – informaba procurando ser entendido, mientras le hablaba de cerca desde el otro lado de la cama, asiéndole suavemente del hombro.

     -      Pitt siento lo del avión…

     -       El 104 no es lo importante en estos momentos – cortó drásticamente –. Jano, escúchame con toda la atención que te sea posible. Necesitas seguir descansando. Mañana podremos hablar de cualquier cuestión. ¿Entiendes?

     Movió ligeramente la cabeza confirmando la solicitud realizada. Pal, con un pañuelo de papel, limpió con sutileza el reguero brotado de los lacrimales de su ex alumno. Los tres permanecieron durante breves instantes en silencio. Jano volvió a cerrar sus ojos. No dormía en esta ocasión. Reposaba pensando las palabras escuchadas. Procuró, dentro de lo que su estado le permitía, localizar la suficiente cordura para cotejar acertadamente el discurso de Pitt. Sabía que él nunca decía nada sin sentido. Decidió creerle.

     Una enfermera entró, acompañada de una jeringuilla con veinte mililitros de un relajante muscular, solicitando dejaran la habitación libre unos instantes. La introdujo en el gotero, regulando la cantidad del suero que debería entrar en los vasos sanguíneos a través de la vía instalada en su brazo derecho. Aumentó la dosis. Inmediatamente Jano recibió el efecto. Dejó de analizar procurando un nuevo reposo a todo su magullado cuerpo. Acto seguido le descubrió procediendo a untar la crema recetada para las magulladuras. Observó que el tejido recuperaba con rapidez su textura. Las células estaban realizando un trabajo de reconstrucción formidable. Anotó los detalles en el informe colgado al pie de la cama y se retiró.

     -     Al menos dormirá otras doce o dieciséis horas, como mínimo – informó la chica de impecable uniforme blanco . Mañana, por el aspecto que evidencia sus heridas, puedo asegurar que estará en muy buen estado. Será mejor que le dejéis reposar – culminó partiendo hacia la habitación siguiente.

     -      Gracias Nunsi. Si hubiera alguna novedad infórmanos inmediatamente.

     -      Así se hará, como siempre. Descuida, Pitt. Buenas noches.

     Pal monitorizó la cámara de vigilancia para que en el recibidor de enfermería pudieran controlar sus movimientos, al igual que hacían con el resto de sus constantes vitales. Abandonó las instalaciones reiterando el interés por los resultados de cualquier evolución al personal sanitario de vigilancia. Luego marchó junto a Pitt. Les esperaban en el hangar cincuenta y cuatro.

     A su llegada, Susué, el jefe de ingenieros de diseños y seguridad en vuelo, los recibió adjuntándoles en mano el informe.

     Eran evidentes los resultados tras los análisis realizados al uniforme de vuelo de Jano en el momento del accidente. Las distintas capas de sudor que impregnaron el tejido mostraban, rotundamente, la aparición del destructor. La escala mostrada por el gráfico no reportaba el mínimo error. Las dudas habían desaparecido, si quedaba alguna. Pitt preguntó sobre el resultado en los anteriores análisis realizados, tanto en los asientos de las cabinas donde Jano había volado, como en el resto de uniformes usados. Susué, un hombre avezado en su profesión manifestó, con claridad rotunda, que en ningún instante hubo atisbos del mismo. El procedimiento no había detectado con anterioridad al destructor, excepto el aporte de una insignificante muestra escaneada en el asiento del Starfigther el día en que sufrió la parada de motor en el aterrizaje sobre Ís. Pero los datos mostrados no podían definirse exactamente como señales evidentes de la aparición del destructor, aunque sí tenía ciertas similitudes. No obstante, aquello estaba dentro del margen adecuado de los protocolos de seguridad establecidos como algo irrelevante. Por tanto, no informó de tal hecho. Pitt aceptó las circunstancias mostrando reticencias, e insinuó que sería bueno revisar esos márgenes de seguridad ampliándolos. No quería que volviera a repetirse una circunstancia similar. A partir de aquel momento, toda muestra del destructor, por irrelevante que fuese, o por insignificante que pudiera parecer, debería ser reportada a la mayor brevedad posible. Sin demoras.

     -     Bien, Pal – dijo Pitt –, mañana en cuanto Jano se levante empezaré con él. Imagino que tendrá que permanecer varios días ingresado, pero el destructor ha de ser atacado y aniquilado antes de que salga de la enfermería. Te necesitaré en algún momento. Procura estar disponible, quiero concluir este caso cuanto antes. Nos hemos tropezado con uno de los peores.

     -     ¡¿Qué vas a decirme, si el mío era similar?!

     -     No querida, éste es aún peor; lo digo por experiencia. Quien no ha experimentado al destructor en su más alta faceta y cota, no conoce el peor de los inconvenientes para el vuelo – manifestó contundentemente –. Lo tuyo era sentimental, difícil evidentemente, pero reparable con grandes dosis de Amor y afecto. Esto es distinto. Esto es la negación de lo esencial, y ello, créeme, es lo peor que podría experimentar cualquier Ser que Existe. Es justamente, como bien deberías saber aún sin haberlo experimentado en tus carnes, como a él le ha podido suceder, la negación de la realidad, el tormento de la imposibilidad, la esencia de la inexistencia, el furor de la oposición a la verdad. Creer en el monstruo es creer en la imposibilidad; es simplemente no creer, no saber, no poder, no volar, no Ser.

     Pal, quedó sumida en una profunda reflexión ante las palabras contundentes del sabio instructor. Tenía mucha razón. Debería tenerla para haber hablado con tal contundencia. Y quizá, ella nunca prestó la suficiente atención a tal circunstancia. Reflexionó tomando una decisión inmediata: documentarse al respecto sería el mejor apoyo que podría ofrecer a la petición de ayuda de su jefe, y al avance definitivo del que parecía ser, aún, su alumno; aunque él, ya hubiese aprendido las normas vitales del vuelo, las que le conducirían a la felicidad, a alcanzar el culmen de sus propósitos.

Posdata:

En el artículo del día 1 de diciembre (Rojo octubre, peligroso noviembre y brillante diciembre. III Parte) comuniqué que personalmente había recibido por psicografía una serie de técnicas y procesos para aplicar en psicoterapia, que solucionaba el 80% de los problemas psicológicos del ser humano. La explicación resumida de esta psicoterapia es que elimina el ego, te reconecta con tu alma (conecta la Particularidad con la Singularidad) y tienes control emocional, siendo feliz en tu vida actual; al mismo tiempo dije que lo había transferido a dos Almitas maravillosas (psicólogas) que os los podía ofrecer mediante terapia, obvio que, con remuneración, pues es su trabajo, y que además ellas lo harán, pues mis tiempos están contados, para seguir en esa labor. No se trata de dar una formación, sino de recibir terapia para quien lo necesite. Durante un tiempo os habéis puesto en contacto conmigo para luego realizar el contacto con ellas (Rosario y Yesenia), pero ahora ya podéis hacerlo de forma directa mediante su correo profesional:  terapia.psico2@gmail.com También podéis visitar su Web: http://www.psico2-internacional.es

 

Para las actualizaciones de Todo Deéelij y preguntas sencillas: deeelij@gmail.com

===============================================

19/7/21

Consciencia de Vida (Proyecto “La Física de la Espiritualidad”: 29)


Sí, es la vida, estúpido; como le diría alguien a una persona que no se entera de cuál es la moraleja de la historia, de la parábola.

Los discípulos no solían enterarse de las parábolas de Jesús y luego Él, en privado tenía que explicárselas para que las entendieran.

Pues esto es igual, la mística utiliza la máxima expresión poética de la que es capaz, para explicar los acontecimientos del espíritu, del alma. Pero al final, cualquier texto de espiritualidad es una burda aproximación a lo que realmente sucede en el hondón del ser de la persona, porque Dios es simplemente inefable.

Es por eso por lo que difícilmente nadie, a fuerza de discursos puede aumentar en un codo su estatura. No sirve de nada pensar o meditar, ni siquiera trascendentalmente.

Dios es inefable, no se le puede estudiar; no se pueden escribir sesudos tratados de teología.

Sólo se le puede vivir.

Porque ¡Dios es la vida, estúpido! A ver si te enteras. Dios es tu propia vida, cuando eres consciente de que siempre y, cuando digo siempre, es siempre, ha estado y está contigo, porque tú, yo, nosotros, todos nosotros, somos Dios, cuando dejamos de ser yo.

Esta frase es de Al-Hallay, el cardador, el agitados de las conciencias, el maestro místico sufí del Siglo IX.

“Yo soy Dios cuando dejo de ser yo”

Este es el final de la peli, de la Historia de Marta y de María, porque la barca de marras, realmente no va a ir a ninguna parte, simplemente desaparecerá en medio del Océano del misterio. Si queréis, que se hunda y se ahoguen Marta y María, o que la barca quede varada en algún lejano lugar. Cumplió su misión, fin de la historia.

Todas las explicaciones, todos los tratados, todas las tesis doctorales, son inútiles para explicar el proceso que concluye cuando Marta y María son una, cuando Marta y María son la amada en el Amado transformada, cuando las pobres marineras de la barca son devoradas, invadidas, tragadas, fusionadas, en medio del Océano del misterio; en realidad, cuando dejan de ser ellas, son transformadas, es transformada en el Océano, son, es el Océano. Esto es inefable; no se puede explicar, sólo se puede vivir.

¡Es la propia vida, estúpido! Tu propia vida.

Perdona que te diga ¡estúpido! Porque ante esto, ante el Misterio, todos somos estúpidos.

Y la barca puede ser abandonada y que descanse tranquila entre juncos en la ribera de cualquier extraño paraje.

Con ese abandono de la barca, se materializa, además, el fin del supremacismo religioso, esa creencia de que mi barca, mi religión es mejor que las demás, que es la verdadera frente a las demás, que son falsas. Ya no puedes sentirte superior a nadie, porque tú ya no eres tú, así que todas las máscaras y atributos exteriores, están demás. La barca te ha servido para navegar, como el Camino te ha servido para dirigirte a Compostela sin perderte, ha sido tu fundamento, la pieza clave, el medio para evolucionar, tanto a nivel individual como comunitario, el vehículo que te ha llevado y te ha conducido hasta aquí, pero ya está, ya estás en casa, has llegado al final del viaje, así que puedes hacerle un digno entierro en alguna playa olvidada.

La ola es el Mar

Este es el título de un conocido y precioso libro de Willigis Jäger. Este hombre, monje alemán benedictino, es uno de los más grandes maestros espirituales de nuestra época, que representaba la convergencia de las tradiciones espirituales de Oriente y la mística de Occidente. Lo hizo tranquilamente, en serenidad y en compañía de los que lo amaron. Para muchos de nosotros, su experiencia y su enseñanza ha supuesto una gran revelación y ayuda para renovar nuestra espiritualidad. Murió el 20 de marzo de 2020.

Cuando la ola destaca de entre las demás, puede creerse que ella tiene entidad propia al margen de las otras olas y del Océano que la contiene, pero la ola no es ni más ni menos que un destello fugaz que tan rápido crece como desvanece. Y es ese proceso de desvanecimiento el que ha de hacerte comprender que tú, yo y cualquier ser humano no es otra cosa que un infinitésimo del Océano que cree venirse arriba porque el viento la empuja y se cree que tiene vida propia separada del resto de la existencia. Pero cuando desvanece, en ese proceso de abandono a la Providencia oceánica es cuando comprende que ella misma no es otra cosa que el propio mar. Pero para ello, finalmente ha de dejar de ser ella, para volver a ser Mar, que es lo que ha sido siempre.

Y cuando desdeviene, descansa y entra en paz. Quizás en una siguiente reencarnación volverá a ser otra ola que de la misma forma dejará de ser. Siempre eres Dios, aunque circunstancialmente tus encarnaciones te hacen venirte arriba y creerte una ola.

De alguna forma, nosotros, incluso desde el punto de vista biológico, formamos parte del Océano de donde surgió la vida. La célula es un conjunto de estructuras, básicamente formadas por proteínas y membranas plasmáticas lípidos-proteicas que conforman orgánulos que “nadan” en medio del agua orgánica que constituye tanto el líquido intracelular como el medio interno extracelular. Es decir, ese 70% de agua que conforma nuestro organismo biológico, es agua oceánica de algún modo. No es un símil, un “es como si…”. No, nuestro organismo físico literalmente “nada” en agua oceánica; nuestra ola particular que resulta en lo que vemos al mirarnos ante el espejo, es simple y puramente mar con algunas cosas (materia orgánica) flotando en él. El mar que llevamos dentro, en el que nadan nuestras células es la más pura y mística expresión de la vida a la que todos pertenecemos.

Por eso, Willigis Jäger no pudo expresar mejor nuestra íntima relación con Dios que la misma que existe entre la ola y el mar. No sé si él cayó en la cuenta de esta biológica peculiaridad, pero es así. Los seres vivos celulares y pluricelulares son todos oceánicos, porque es el océano el que nos ha dado la vida.

Las virtudes de mis defectos

Las tradiciones religiosas nos inculcan la maldad del pecado, y cuando a los católicos nos toca confesarnos o en el comienzo de la misa, nos toca reconocernos miserables pecadores que por nuestra culpa, por nuestras grandísimas culpas, hemos sido capaces de pecar y de cometer actos horribles de pensamiento, obra y omisión. Una vez haber reconocido que somos unos miserables, pedimos perdón y etc., etc.

¿Y si “pecar” forma parte de la evolución? ¿y si el pecado forma parte del devenir de la existencia y nuestra vida no tiene otro sentido que evolucionar desde una naturaleza imperfecta a una espiritualidad perfecta?

¿Y si el nacimiento natural de la consciencia que nos permite ser conscientes de nosotros mismos no es sino el principio necesario para alcanzar esa plenitud consciente de que somos realmente parte indivisible del todo?

¿Y si el pecado no es otra cosa que las imperfecciones, las debilidades, los errores inherentes a la consciencia natural que nace así, imperfecta y, el sentido último de la vida es el proceso de reconocimiento de nuestra propia divinidad?

Por eso, el sentido de la vida, de nuestra vida es la Vida misma, que la vida (en minúscula, la nuestra, nuestro pequeño yo) forma parte indivisible de la Vida (en mayúscula, la Divinidad). Es así como la Naturaleza sale de su realidad física hasta alcanzar su plena realidad espiritual; que la ola nace para ser consciente de que es, primero ola, para alcanzar la consciencia de que es Océano.

Así que el pecado, lejos de ser una amenaza, es realmente una oportunidad para darte cuenta de que eres imperfecto, que cometes errores, que eres débil y, ser consciente de tus errores y de tus debilidades te abre, querido amigo, la puerta a proyectar tu vector vital hacia tu propio nuevo amanecer.

Creo sinceramente que el pecado, despreciado por las religiones, es en el fondo una bendición, de nuevo un oxímoron.

En mis años de estudiante de medicina, cuando mi interior ardía fascinado por mis primeras lecturas de San Juan de la Cruz y de Santa Teresa, leí un librito que se titulaba “Las virtudes de mis defectos”. Fue la primera vez que pude comprender el sentido profundo de reconocerte pecador. Y no es el hecho de reconocerte culpable de delitos inconfesables merecedores de la pena eterna, como te hacen creer, sino el reconocerte que te queda mucho camino, toda una vida por evolucionar. Es como los alcohólicos, que no pueden comenzar su desintoxicación hasta que no reconocen que lo son.

Reconocer los pecados tiene la gran virtud de reconocerte imperfecto, pero con una inmensa capacidad de crecer y de evolucionar. Es lo mismo que la persona que habla y se comporta cargadita de razón, plenamente consciente de que ella está en posesión de la verdad. Pues la ha “cagado”, porque si así va por la vida, creyéndose la máxima autoridad de los temas, nada tiene que aprender y se quedará en un injustificado subidón de autoestima y narcisismo, que le anclará en las profundidades de la ignorancia.

Reconocer la verdad del error, creer en un sueño imposible, el de imaginar un mundo perfecto dentro de un mundo con apariencia casi demoníaca como el que nos ha tocado vivir o, el que en cada época de la Historia nos ha tocado vivir es de nuevo, dar el último giro de tuerca al Plan de Dios en nuestra vida.

Moradas séptimas

Cuando vamos al cine o al teatro y vemos una película o una obra o un concierto de música clásica, todos ellos espectáculos sublimes, te transportan a un clímax dramático que casi te dejan en éxtasis. Siempre me acordaré cuando asistí al concierto en el que escuché por primera vez la Sinfonía Manfredo de Tchaicovsky.

https://www.youtube.com/watch?v=Dp_zFiFg7OA

Ese final con esos acordes de órgano que, hasta donde yo sé, fue la primera vez que se empleó este instrumento en una sinfonía (luego Saint Saens escribió su tercera sinfonía para órgano), no sé vosotros, pero a mí me transportaron al séptimo cielo.

Es decir, la vivencia de un libro de mística o de poesía o de una obra bellamente escrita y representada, te transportan a un personal idilio con la belleza, pero cuando la representación termina y cesan los aplausos del público, queda simplemente la vida cotidiana.

Pues esto es igual, cuando en el capítulo anterior introduje ese ¡corten! o ese “The end”, como final de la peli que os he contado como la “Historia de Marta y de María”, como forma de representar la aventura de la mente y el alma en la búsqueda de la Esencia, uno se queda con un fugaz éxtasis al que se añade esa pregunta sobre qué ha sido de ellas, de Marta y de María.

No hay otra respuesta que la de que en el Océano ellas se transformaron en el agua del Mar, que es en realidad en lo que fueron siempre, pero ellas no lo sabían, porque prevalecía la apariencia orgánica que vemos al mirarnos ante el espejo, sobre la esencia que es ese mar que nos inunda por dentro, en el que flotan todas y cada una de nuestras células.

Es la misma sensación de Pedro, Santiago y Juan cuando Jesús les dice. Venga, bajemos del monte, que tenemos mucho curro por delante. Se desvanece la magia del relato místico y queda la vida cotidiana, la de todos los días, a la que te enfrentas cada día que sales de casa a trabajar, con los embotellamientos de tráfico, con el metro atestado de gente, con el jefe que siempre te putea, con las noticias que dan cuenta de una nueva metedura de pata del Gobierno.

Es por eso por lo que cuando uno lee las moradas séptimas del Castillo Interior de Santa Teresa, creyendo que el alma quedará en un eterno éxtasis como pintan los autores barrocos, y lee que al final del camino lo que queda es la simple vida cotidiana, la de todos los días, uno como que se desilusiona, pues se da cuenta de que lo que ha leído ha sido una simple novela, una historia de amor, muy bonita, tanto como que hasta has derramado alguna lágrima de emoción, para que todo termine como empezó, en la misma vida cotidiana del comienzo.

Es lo que tiene fiarse de los pintores como Sebastiano Conça, autor del cuadro, o de Murillo o Velázquez.

Es quedarse en una apariencia imaginaria que sólo sirve para enfervorizar a los doctrinos o a la gente de buen corazón, pero que no refleja la realidad del alma que ha llegado a esas cumbres de la vida espiritual.

Lo otro sí, lo que la propia Teresa afirma, “que Marta y María han de vivir y trabajar juntas”. Que todo consiste en que Marta y María reconozcan que esa dualidad entrambas es pura fantasía y que ambas son una con Dios.

Es por tanto que tanto Marta como María se den cuenta de que ¡es la vida, estúpidas! Que no sois dos sino una y que no sois una separada de Dios, sino Dios mismo que es vuestra misma esencia, como el Mar es la esencia de la ola o como el Mar es la esencia de los seres vivos y que todos los seres vivos formamos parte de un único Mar Universal.

Bueno, esto último, dicho con mucho cuidado porque lo más seguro es que los curas y los teólogos se revuelvan contra mí y quienes afirmen esto, que esto le sonará a panteísmo, esa doctrina y creencia según la cual todo cuanto existe participa de la naturaleza divina porque dios es inmanente al mundo. Para la teología y doctrina católica, me malicio que el panteísmo es considerado herético.

Lo que sí se es que esta visión de la “ola es el Mar”, no nace de la fe católica sino del concepto de Tao oriental. De hecho Jäger, se fue a Oriente a buscar las raíces de la mística en la filosofía oriental y, cuenta él que, al conversar con un lama sobre estas cosas, el lama le dijo algo así como “¿Para qué vienes aquí a buscar lo que tenéis allí, perfectamente descrito en vuestra mística cristiana?”.

Y es verdad, concluye, el cristianismo se asienta en las mismas bases que la mística oriental y en la sufí, porque la mística es universal, donde todo es Uno.

Esa es la diferencia entre concluir el Camino de Santiago en Compostela, en el Pórtico de la Gloria, donde se sigue manteniendo el muro que separa a las religiones mutuamente excluyentes por sus respectivas doctrinas y terminarlo en Finisterre haciendo el ejercicio mental y espiritual de embarcar en la aventura mística del Océano, donde las barreras religiosas simplemente desaparecen y resultan constructos que sirven para lo que sirven, para iniciar la andadura desde la realidad de cada cual, sea de la religión que sea y viva donde vida, pero que decididamente no son en ningún caso el final del Camino.

Así que las moradas séptimas que, desde una perspectiva mística es la fusión de Marta y María en una sola entidad y de esta en Dios, deviene en una visión y experiencia de la vida absolutamente diferente a la que uno tendría cuando comenzó en Roncesvalles (o en Nurenberg o Sydney) donde viviera su vida cotidiana.

Tras la experiencia mística del Océano de Dios, el alma y la mente vuelve al origen, a Roncesvalles o Nurenberg o Sydney, pero ya nada será igual y lo describe muy bien San Juan de la Cruz.

En la interior bodega
de mi amado bebí, y cuando salía,
por toda aquesta vega,
ya cosa no sabía
y el ganado perdí que antes seguía.

Allí me dio su pecho,
allí me enseñó ciencia muy sabrosa,
y yo le di de hecho
a mí, sin dejar cosa;
allí le prometí de ser su esposa.

Mi alma se ha empleado,
y todo mi caudal, en su servicio;
ya no guardo ganado,
ni ya tengo otro oficio,
que ya sólo en amar es mi ejercicio.

Que ya sólo en amar es mi ejercicio. Quedaos con esta última frase, porque lo que sigue va de esto…

Que ya sólo en amar es mi ejercicio.

====================================================

Autor: José Alfonso Delgado

Nota: La publicación de las diferentes entregas de La Física de la Espiritualidad

se realiza en este blog, todos los lunes desde el 4 de enero de 2021.

====================================================



18/7/21

La Madre Tierra, con cada amanecer, anuncia esa nueva humanidad que ya está en el aquí-ahora de tantos seres humanos

La entrada publicada ayer en el blog pone claramente de manifiesto los efectos, cada más evidentes y potentes, del cambio climático:

http://emiliocarrillobenito.blogspot.com/2021/07/explicacion-para-escepticos-tan-breve.html

Tales efectos son un exponente más –¡hay tantos!- del abismo por el que una humanidad se precipita inevitablemente cuando da la espalda a la Vida y a lo transcendente y se aferra al egocentrismo y antropocentrismo materialistas.

Pero aunque la sociedad parezca ignorarlo, Dios no ha muerto. Es más, la Esencia divina radica en la naturaleza íntima de cada ser humano. Y la Madre Tierra nos lo recuerda constantemente desde una biodiversidad a la que se dedicó la entrada del pasado viernes:

http://emiliocarrillobenito.blogspot.com/2021/07/vida-biodiversidad-salud-y-consciencia.html

Las fotos que siguen, recién tomadas en Canarias por mi buen amigo Luis Hipólito Hernández, muestran como cada amanecer anuncia, con serenidad, belleza y contundencia, esa nueva humanidad que ya está aquí y ahora latiendo en el corazón de tantos hombres y mujeres y brillando en nuestras almas.




====================================================================================

17/7/21

Explicación para escépticos, tan breve como sencilla, de lo que el cambio climático representa


17 de julio de 2021: Mientras parte de Europa se inunda por las lluvias torrenciales, Siberia arde en llamas por la ola de calor.

 

+Las lluvias torrenciales dejan a su paso un paisaje anegado en Alemania y Bélgica, con calles y casas destrozadas. El número de muertos supera el centenar, con un millar de desaparecidos:

https://elpais.com/internacional/2021-07-17/destruccion-brutal-en-el-corazon-de-europa.html

 

+Alimentados por la ola de calor, más de 300 fuegos permanecen activos en Siberia y 1,4 millones de hectáreas han sido ya desbastadas:

https://elpais.com/clima-y-medio-ambiente/2021-07-17/arde-siberia-rusia-moviliza-al-ejercito-para-extinguir-el-fuego-salvaje-que-devora-ya-14-millones-de-hectareas.html

 

===========================================

16/7/21

"Vida, biodiversidad, salud y consciencia", por Emilio Carrillo


https://www.youtube.com/watch?v=RGGOgKSpEsE


Vídeo (duración: 00:16:03) de la charla compartida por Emilio Carrillo en la Jornada Salud y Biodiversidad, el 12 de junio de 2021, titulada Vida, biodiversidad, salud y consciencia.

==================================================================================================

15/7/21

Desde el no-saber y el silencio...


Desde el no-saber y el silencio,

puedo adentrarme en el misterio de la Vida.

 

Todo es unidad.

La siento en las células de mi cuerpo,

que producen mi vida

como la del árbol, el pájaro, la piedra, el rio...

Todo es uno

en este maravilloso conglomerado del Universo.

 

La Historia,

la evolución vivida por nosotros en lo que llamamos tiempo,

nos presenta sucesos alegres y tristes y

acontecimientos aparentemente destructivos,

pero que son aprendizaje para que despertemos a la Gran Verdad,

al Misterio de la Vida:

todos los seres somos Uno;

Todos los seres somos Vida en Unión y Amor

 

Pasaran años con profundas tormentas

hasta que nos sumerjamos en la Gran Verdad:

El Misterio es la Vida Única en el Amor.

====================================

Autora: Concha Redondo (concharedondo@gmail.com)

====================================

El espejo que limitaba las visitas

Suele ser habitual colocar un espejo en la entrada de la vivienda para poder vernos y comprobar nuestra imagen antes de salir de casa. Pero, en ocasiones, la colocación de este espejo puede dificultar la entrada de energía.

Este es el caso de una familia que contactó conmigo para estudiar su vivienda en general.

Habían decidido realizar una reforma integral y, aunque ya tenían clara la idea, querían que revisara las decisiones que habían tomado para asegurarse de que todo fluiría bien tras las obras.

Comprobé los planos y vi que, salvo algunos colores y la orientación de la cama de matrimonio, todo estaba en orden. Los colores los podían modificar y encontramos una buena orientación para la cama. Sin embargo, había otro punto que llamó mi atención; la colocación del espejo del recibidor frente a la puerta de entrada.

En aquel momento ya estaba así y tras la reforma vi que consideraban mantenerlo.

Les pregunté por la calidad de su descanso, por la calidad de sus conversaciones y por la calidad de sus reflexiones.

A las tres preguntas respondieron con un gesto que indicaba un nivel regular.

Les hice una cuarta pregunta: ¿Os gusta recibir visitas en casa?

En esta respuesta surgió un contundente: no.

Cuando un espejo se coloca frente a una puerta de entrada, refleja la energía que entra por ésta e impide que una buena parte recorra el hogar, pudiendo llegar, con ello, a sentir una falta de vitalidad general en varios aspectos de la vida. Además, el espejo en esa localización, transmite inconscientemente el rechazo o barrera a la recepción de energía.

Indagué con prudencia en dicha barrera interna y me encontré con que el marido percibe, desde años, que las personas recurren a él por interés y siempre buscan aprovecharse de su bondad.

Traté, con suavidad, de explicarle que cuando uno se pone una barrera, también impide que llegue el amor y el afecto.

El hombre, más sensible de lo que mostraba externamente, lo comprendió y decidió, tras reflexionarlo, cambiar la posición del espejo y la decoración del recibidor. 

Al poco tiempo, incluso antes de comenzar la reforma, me contó sobre un acercamiento de su padre que le estaba favoreciendo y ayudando a disfrutar más, de varios aspectos de su vida.

Todo nace en tu interior.

================================================================================

Autor: Andrés Tarazona (andres@andrestarazona.com)

https://andrestarazona.com/

Todos los jueves, desde el 7 de noviembre de 2019, Andrés comparte en este blog una serie de publicaciones centradas en

el Diseño Sentidointeriorismo y diseño consciente de viviendas, comercios y empresas que mejoran la calidad de vida.

Todas están a tu disposición de manera gratuita a traves del e-book Habitar, al que puedes acceder a través de este enlace:

https://bit.ly/Habitar-PDF

================================================================================