8/6/16

Relaciones en consciencia

         
El título que anuncia este declinar en una determinada proclamación podría empezar por preguntar: ¿cómo serán las relaciones de pareja en la nueva era dimensional? Pero a esta cuestión le falta la palabra consciencia. Y es que las relaciones próximas, si no ya, se han de cementar en la consciencia, o mejor dicho, desde la nueva consciencia dimensional. Porque remitirnos al viejo concepto de relaciones de pareja, tal y como se ha entendido en la fallecida dimensionalidad pasada, sería comenzar desde una base de partida inmovilista. Habría que procurar olvidar eso de las relaciones de pareja, pues en lo que se va a ir dando en las relaciones entre hombres y mujeres es algo que se puede definir como relaciones libres y abiertas. Sí, libres y abiertas, aunque suele a liberalismo barato o promiscuidad social consentida, que no lo es, y me explicaré. Sigo.

        De entrada, también, es necesario olvidar esos concepto de mi chic@, mi novi@, mi mujer, mi pareja, mi espos@. Pero lo que hay que olvidar con prontitud es el “mi”. Retirar el “mi” es quitarse de en medio esa dinámica de antigua de posesión o poder sobre otra parte. Ya nadie es tuy@. Habría que referirse a ella y  él como ella o él, y lo que siga, pero retirar el “mi” es otorgar una libertad a la relación que se mantenga con quien se quiera, si la otra parte quiere por igual, por supuesto.

         No habrá más “mi” en las relaciones humanas, no habrá más sentido de posesión, de retención, de falta de espacio o aire. Las relaciones humanas basadas en una nueva consciencia dimensional afloran desde el conocimiento exacto de saber que cada uno es un ser divino encarnado que quiere experimentarse en sí y en los demás en la medida en que los demás así lo quieran. Evidentemente, el contacto en la intimidad, sin necesidad de sexualidad de entrada, será trazado desde un punto de vista en absoluta igualdad y equilibrio donde ningun@ es más que el/la otr@. Ambas partes saben (o sabrán) que están tratando con su misma esencia desde una forma distinta que se expresa de manera única. Si quieres un ejemplo básico, es como saber que ambos vasos, uno redondo pequeño y estrecho contiene el mismo licor que una copa esbelta y alta, pues ambos recipientes han sido llenados con la misma esencia, esencia que se comparte y experimenta desde formas distintas. Evidentemente, ante este conocimiento íntimo y certero, el engaño, el apoderamiento, la seducción, el aprovecharse de la otra parte no posee el más mínimo sentido. Por tanto, se declina en un ofrecimiento de uno al otro con la mayor apertura, queriendo compartirse para crear un nuevo espacio entre los dos que será único e irrepetibles, y que se hará por el placer de crear desde la esencia que les conforma a las dos partes desde las dos formas que representan hasta que sale una nueva forma que no tiene parangón. Nueva forma creada desde dos formas distintas que parten desde la misma esencia.

        Ni que decir tiene que el hecho se basará en la confianza plena en amor sin que pueda darse lo que hasta ahora se llamaba celo y/o envidia, porque ambas almas comprenderán que ese éxtasis que han creado es perfectamente compatible con el que puedan crear con otras formas partiendo desde sus propias esencias en libertad expresadas en amor.

        Esto es establecer relaciones en consciencia dimensional nueva. Esto es la base de relaciones humanas en libertad plena, sin apegos, sin que lo único que impregne la relación sea otra cuestión que el pegamento que no ancla del amor.

        Relaciones que amplíen la visión de las cosas, no que anclen la visión en las cosas. Relaciones que sean creativas, no rutinarias. Relaciones que no se encadenen en el tiempo, sino que ell@s encadenen el tiempo en el que quieren compartirse sin que el resto del tiempo tenga que estar encadenados entre sí sin visos de continuidad por sí solos o con otras partes. Relaciones que lancen uno al otro a mayores cotas, no que la cota sea la propia relación acotada. Serán relaciones con las cartas boca arriba buscando encontrar entre las partes la mejor jugada para tod@s, no la jugada para ganar a tod@s.

        Y sí, por si no lo has entendido, se acabaron los matrimonios y las parejitas como se entienden en la dimensión pasada, serán relaciones en Amor, en igualdad, con el compromiso que ambas partes quieran, libremente, establecer, y que en modo alguno será en un para siempre, ¿porque qué es siempre sino un eterno presente continuado en el que expresarse, experimentarse en sí y con los demás?

        La era de las relaciones en el Amor ya ha empezado, y las del apego adictivo enfermizo se han terminado, son obsoletas, caducas y sólo producían sufrimiento.
  
        ¿Qué prefieres, la esclavitud de las relaciones pasadas basadas en el miedo o relaciones abiertas y en libertad basadas en la nueva consciencia dimensional de la unicidad en el amor, donde cada relación crea algo nuevo y distinto lleno de gozo, no al modo antiguo donde todo se daba con la limitación del encasillamiento de conceptos que oprimían las relaciones entre los seres que no se veían como seres divinos, sino como sexos opuestos que tenían que buscar la manera de llevarse lo mejor posible a sabiendas de que no era posible? Pues tú decides: relaciones esclavas, o relaciones libres; relaciones en miedo o en amor.

        ¿Sabes cuál es la posibilidad de que te toque un boleto de la lotería? De treinta millones a una, pero tienes una posibilidad. Eso vale para la era pasada, porque en la nueva era, donde todo es posible, tú (y tod@s) dejas de ser el boleto y pasas a ser la lotería, con todas las posibilidades a tu favor (a favor de tod@s) para crear todo tipo de relaciones sanas, amorosas, libres, cuerdas y perfectas, además sin parar, sin límites. ¿Cambia la cosa, verdad?

P.D.: Los compromisos, en concreto los que se entiende a día de hoy como pareja, no serán al estilo arcaico: hasta que la muerte os separe. Los compromisos serán en acuerdo tácito, por más o menos tiempo, el que se quiera. Incluso el compromiso puede ser renovado día a día, instante a instante. Los compromisos no se darán para salvar seguridades en la otra parte, sino para crear algo juntos en un determinado instante, o durante un periodo determinado de tiempo, pero nunca a modo de comprometer la libertad de la otra parte sin fin.

========================================
Autor: Deéelij
Fuente: De su libro Alas sin plumas (Ediciones Ende, 2016):
========================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.