22/6/16

Hijos, ¿para qué?

  
        Hemos visto en entradas anteriores que he publicado en este blog, cómo son las relaciones humanas que están empezando a surgir -pocas, pero existen- y quedó claro que, a parte de cómo son, también para qué son: para crear algo nuevo. Y de ello vamos a tratar aquí.

        Se necesita evidenciar cuáles eran las formas -o si se quiere, los principios- y las causas de algo que no era más que la sucesión de ideas preconcebidas y meros sistemas de creencias. Y aquí nos vamos a centrar en el tema de los hijos, de la descendencia.

        Para comenzar, hay que recordar las tres dinámicas que ha venido condicionando lo relacionado con ello, forzando a tener hijos: la reproducción, sobrevivir como sea y tener poder sobre otros. Y en la dinámica de reproducción están íntimamente ligadas la de sobrevivir mediante otros -la descendencia- y tener poder sobre la descendencia, como la tuvieron con los progenitores los mismos que les reprodujeron. 

         ¿Qué tal el entrante? Veamos el primer y segundo plato; el postre llegará al final y será sorprendente.

         Resultó que en la época arcaica de 3D el para qué tener, traer hijos o reproducirse nunca se preguntó. Directamente se “encargaba” Era un encargo basado en un porqué, pero, insisto, nunca desde un para qué. El porqué de traer hijos a este mundo era muy variado. ?Te suenan los siguientes porqués como argumento principal?:

-         Porque un matrimonio sin hijos es como un jardín sin flores.
-         Porque quiero desarrollarme como madre, o padre.
-         Porque así se realiza un ser humano en pareja.
-         Porque quiero experimentar la maternidad, o la paternidad.
-         Porque se me va a pasar el arroz, JAJAJA, este es el más absurdo de todos
-         Porque uno se casa para tener hijos.
-         Porque así tengo a quien dejarle lo que consiga en esta vida.
-         Porque a alguien hay que dejarle un mundo mejor
-         Porque ese es el sentido de la vida (¿Según quién? Pero eso no se lo preguntaban, sólo obedecían a la “norma”)
-         Porque es la manera en que dios te bendice.
-        

         ¿Sigo? Por si aún no te has dado cuenta, que tardarás en darte cuenta de la profundidad y del calado del para qué de los hij@s en una nueva conciencia dimensional, voy a mostrar otros aspectos alienantes, programadores y disfuncionales de la reproducción en sus formas ya pasadas, aunque algunas parejas las reiteren aún.

        La institución del matrimonio es el pilar de la sociedad ¿Te has fijado en la frase? Han equiparado el matrimonio a una de las instituciones de un estado cualquiera ¿Una institución era el matrimonio? Y tú si darte cuenta. Y es que las instituciones son hechas para el funcionamiento de una nación. Para que siga existiendo tal poder. Aquí tenemos un para qué traer hijos, para perpetuar el Estado. Y tú sin saberlo... Es curioso que las personas no se dieran cuenta que estaban concibiendo hijos para que sirvieran, en el futuro, al Estado al que pertenecían, y que les educaría para servir al mismo, y para el que trabajaría al igual que sus progenitores, como esclavos, sin darse cuenta, que lo único que hacían era sustentar los pilares del poder sobre ellos y sus descendientes ¿Ves cómo de atrapados estábamos con el tema de la descendencia?

         Otro argumento, similar al anterior y más usado por la ideología religiosa, no como el anterior que era de ideología política, era el de que la familia forma la base de la sociedad. Es evidente. Si tienes la base creyendo que son la base, siguen siendo la base a  base de un orgullo malinterpretado por ser la base sin darse cuenta que sólo eran la base de los que estaban por encima dirigiendo sus vidas a base de normas absurdas que sólo convenían a unos pocos que se servían de las bases a base de crear más base. Ufff, qué lote de escribir base ¿Acaso quieres seguir siendo la base de los demás y servir de procreador de bases? ¡Qué limitativo! Y date cuenta de un detalle, una cosa es procrear, y otra co-crear.

        Una vez que una de las dos normas ideológicas se obedecían, y la prole estaba en vida, había que educarla ¿Para qué ha servido esa educación? Para que todos los peques se amolden a una base estructurada como lo único posible. Para que obedecieran las normas bases. Para que sirvieran de base a los demás. Para que siguieran creando esclavos mentales que siguieran haciendo lo mismo que sus padres sin un para qué concreto sino porque para eso se vivía.

        A estas alturas me parece que no es necesario insistir en los para qué de una forma antigua en su dinámica de procreación: para así seguir sobreviviendo.

        Te aseguro que escribir sobre este asunto me cansa muchísimo, dado que lo tengo más que clarificado. Y cansa más cuando sigo observando que los manidos argumentos para seguir con la procreación se mantienen sin que nadie, o la mayoría, se pregunté el para qué. Pero voy a seguir, aunque me está costando.

        Cuando dos seres conscientes plenamente de Sí, de su esencia, y anclados al 100% en una nueva experiencia conciencial se unen para crear una vida nueva, tienen un entendimiento soberbio del para qué crear (co-crear), mediante su unión, una nueva vida: para que sea feliz en una realidad feliz. No hay otro para qué inicial. Aunque un secundario es para que la nueva creación pueda crear nuevas formas perfectas desde el conocimiento de para qué las crea: para ser feliz y, consecuentemente, ofrecer felicidad a los que les rodean.

        Si la lectura te ha sorprendido, lo que puede parecerte de locura es lo que sigue. Pues, con el tiempo, los seres anclados en una realidad de consciencia nueva entenderán que los conceptos de padres o madres, matrimonio o pareja, e incluso familia, han dejado de contener un significado viable. O lo que es lo mismo, aquí llega el postre anunciado antes, si es que lo último no lo es de por sí.

        Cuando dos seres deciden crear una nueva vida, en modo alguno lo hacen desde la perspectiva de una base de partida de familia, matrimonio o pareja, sino desde la convicción interna de que es lo que los dos quieren crear en ese instante. Obvio que parten desde un para qué, que ya está resuelto, pero el para qué se amplía notoriamente, sino es con sobresaliente, pues esa nueva creación de vida es para un ser divino que quiere encarnarse a través de ambos seres que han sido escogidos por el nuevo ser que encarnará en la nueva forma, cuestión que conocen desde su ser interno los progenitores. Por tanto, y también, tiene, el nuevo ser, el para qué concreto de para crear (al ser co-creado) una nueva, y mayor diversidad para sí y para el conjunto de los que le rodeen; una nueva y mayor creatividad para sí y el conjunto de los que le rodeen y para contribuir en crear mayor amor y felicidad en la realidad en la que nace.

        Pero esto no es lo más sorprendente que avisé, lo es el hecho de que la nueva creación no tendrá padre o madre al estilo antiguo, ni al que imaginan en la actualidad, sino que todos los seres que compongan su comunidad, además de sus progenitores directos, serán sus padres y madres. Y por todo el conjunto será cuidado, mimado y amado. Y ni que decir tiene, que la educación que recibirá será la mejor para el mejor desarrollo de su propia creatividad y la ampliación de la del resto del grupo.

        Efectivamente, no hay familias, ni instituciones estatales que promuevan el porqué crear vida, sino que dependerá, en primer instancia del ser que quiere encarnarse que elige a sus progenitores, los cuales son advertidos, en sus esencias, de tal demanda y aceptan para crear juntos esa nueva dimensión de creatividad en plena libertad desde sí, en sí y con la esencia que les ha solicitado. Por tanto, esa relación humana puede tener un compromiso determinado, que puede durar más o menos en el tiempo, pero que parten de un para qué en su relación, e incluso pueden tener claro el para qué concluir la relación una vez cumplido el propósito para el que se unieron, pues una vez que la nueva criatura ha sido creada, no han de ser los referentes paternales, puesto que toda su comunidad lo son en pleno amor hacia la nueva criatura que crecerá en una creatividad continuada desde la creación de los demás seres que le acompañan en su comunidad o ámbito social escogido para su experimentación en la nueva forma humana recién creada desde un para qué cuerdo. Y esto es co-crear, no procrear.

        Finalmente, observar un detalle que purifica todo esto de las relaciones humanas y la co-creación: se desarrollar sin APEGO. Espero que no haya que explicar lo importante que es esto, pues el apego adictivo era una de las cuestiones que viciaban las relaciones humanas en la actualidad como fruto del vicio pasado en el para qué formar familias, ¿lo recuerdas? Bien, ya incidiremos mejor en esto del apego, pero queda observado para el mejor entendimiento de todo lo tratado aquí

        ¿Ha quedado claro para qué tener, o mejor dicho, crear descendencia? ¿Pues para qué seguir escribiendo más si el para qué está resuelto? Te lo digo, para que no te pille por sorpresa esto si es que llega pronto a verse, que lo dudo, pero llegar, llegará, seguro.

========================================
Autor: Deéelij
Fuente: De su libro Alas sin plumas (Ediciones Ende, 2016):
========================================

Un ser COMPLETO padre/madre de un adulto... y me da la oportunidad de verlo recién aterrizado... y me da el enorme regalo de tener la experiencia de compartir mis entrañas... y a través de ellas venir a esta forma... experimentar una de las experiencias y estado más divino de entrega... donde y cuando se gesta un alma hermana...

Un ser COMPLETO que viene a través de mi...

Un ser que te elige…

Un ser que te regala el poder mimarlo y ver el espectáculo del proceso de convertirse en un humano "adulto" y así tener una experiencia humana... una vida

No es mi/tu hijo...

No es mi/tu hija...

No es mi/tu nada.

Es un alma hermana...

Digno de SER ESCUCHADO como el adulto más adulto... y contemplado en cada etapa como un ser perfecto viviendo esa etapa de infancia... en cada etapa es completo... no son algo inconcluso... en cada etapa son Sabios... e, incluso en esa vibración 3D, mucho más SABIOS por estar fuera de sistemas...


Siento sinceramente que los niños vienen a hacernos recordar nuestra esencia... recordar lo olvidado... ¿Cómo se puede ver como "algo que toca"?!?... ¿cómo se puede ver como algo para una realización personal con el fin de cumplir con lo que quiera que sea?!?!....

¿COMO se puede ver como ALGO?!?!...uff...

Gracias

=======================================
Aportación de: Sisi Bocanegra (sisibocanegra@gmail.com)
=======================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.