12/6/16

El tiempo no existe, pero tú crees en él (Recordando lo que Es: 46)


El tiempo no existe, pero tú crees en él. Y esta creencia nubla tu consciencia, distorsiona tu pensar y condiciona tus actitudes y acciones… Observa y obsérvate:
+En tu vida y en la de los demás, en la Naturaleza, el Cosmos y la Creación, no existe el tiempo, sino los ciclos: naces, creces y envejeces; amanece y anochece; la marea sube y baja; la Luna Llena sigue a la Nueva y esta a aquella; los frutos crecen y maduran; las estaciones se relevan al compás del movimiento de la Tierra sobre sí misma y en torno al Sol; el sistema planetario surca la Vía Láctea en un recorrido elíptico; la galaxia entera lo hace por el Universo… Y todos estos ciclos interaccionan y se entrelazan, encajan y superponen dentro de un Ritmo perfecto y único que provoca e integra el ritmo propio de cada uno de ellos. ¿Dónde está aquí el tiempo? Sólo en tu imaginación.
+En el seno y en el discurrir de todos y cada uno de los ciclos sólo existen dos cosas, la una dentro de la otra: el aquí-ahora, la instantaneidad, un momento presente continuo en el que lo eterno se desenvuelve; y la cadena de causas-efectos generada y alimentada por cada acción y acontecimiento. Gráficamente, debido al despliegue permanente del aquí-ahora de instante en instante, cada ciclo puede ser representado como un círculo –se expresa así el desarrollo del ciclo en sí- y una espiral -por su repetición sucesiva y constante-. Y el tiempo, ¿dónde se encuentra? En ninguna parte.
+Gracias a la mente, a tu capacidad intelectiva, en el aquí-ahora puedes situar tu atención en un punto cualquiera del círculo y la espiral. Esto es lo que te lleva a pensar y hablar en términos de ahora-antes-después, hoy-ayer-mañana… Pero este uso de tus facultades intelectuales nada tiene que ver con el tiempo: es tan sólo el punto del círculo y de la espiral donde sitúas voluntariamente tu consciencia y enfocas tu creatividad para proyectar, programar y organizar de manera natural, poniendo tu atención en el aquí-ahora en aquello que desde el aquí-ahora corresponde precisamente planificar.
Sin embargo, crees en el tiempo. Y, a partir de ahí, surgen los problemas porque, debido a esa creencia, tu posicionamiento mental en el círculo y la espiral ya no lo efectúas desde lo que estás viviendo y viviendo toca, sino que abandonas el momento presente y te trasladas con la imaginación a lo que denominas pasado o futuro. Para colmo, ni te das cuenta de que te estás comportando tan estúpidamente. Y, así, simplemente, dejas de estar en el aquí-ahora: ya no vives la realidad que estás viviendo -se hace invisible para ti diluida entre tus pensamientos llenos de ficciones temporales-, sino una ilusión generada por una mente que opera sin tu mando consciente.

=======================================================
Una nueva entrega de Recordando lo que Es se publica en este blog cada domingo.
=======================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.