25/11/15

Ser Amor y no hacer


            Cuando aún sigues luchando por algo o contra algo, aún sigues manifestando algo de ego. Y eso es parte de una dinámica de vida antigua.

            Si luchas contra algo, el ego se pierde en un combate sin acierto, sin final y con una pérdida continuada de todo en ti.

            Cuando luchas por algo, el ego no es tan perjudicial, al contrario, es una manifestación del ego en positivo, pero sigue existiendo ego. Pero cuando dejas de luchar por o contra algo, el ego se diluye, se apaga. Entonces lo que queda es un fluir en el no hacer que es ni luchar por o contra algo. En ese nuevo estado encuentras algo que percibirás y que no se puede describir mientras sigas en algún tipo de lucha. Es llegado ahí cuando percibes perfectamente Quien Eres en total perfección. Pero sólo cuando se abandona cualquier tipo de lucha te alcanzas, sin más luchar.

             La lucha es propia de una manifestación de sufrimiento. En cambio, en una manifestación de Amor, no hay lucha de ningún tipo, pues ya Eres Todo en Ti, llegando a Ti, Eres Todo en abundancia.

             Mientras luches por algo o contra algo, podrás observar que existe un mínimo de ego que pretende subsistir como sea, a costa de lo que sea.

            Mientras luches, aunque sea en aras de un propósito maravilloso como hacer de este mundo un mundo en plenitud del Amor, el ego seguirá existiendo y perjudicándote aunque sea poco.

             Por tanto, se trata de evitar cualquier lucha que implique en sí la lucha por vivir, por sobrevivir, por la supervivencia, por seguir adelante en una búsqueda de algo que aún no posees ni tienes. Y eso es perderse de nuevo en lo material, en una espacio físico que sólo se resuelve cuando no se interviene en el mismo luchando por el mismo.

            La vida en Amor no necesita de la lucha de nadie por su instauración, pues sería la instauración de una lucha hacia algo. Es justo al contrario, cuando se deja la lucha, es cuando el Amor en conciencia, e incluso materialmente hablando, aparece.

            Sé que puede parecer complejo esto. Y no quiere decir que dejes de trabajar para adquirir una moneda con la que adquirir los medios de subsistencias elementales. Se trata de que dejes de luchar por instaurar una nueva dimensionalidad existencial, pues eso sería ir en contra de la que está sucumbiendo por sí sola. Se trata de que al dejar de luchar en ambos frentes, dejamos a ambos frentes que tengan sus manifestaciones propias: el Amor se manifiesta por Sí en Sí y desde Sí, mientras que el miedo, el estilo de existencia que perduraba, se va ahogando progresivamente.

            Si quieres meterte en una lucha, que sea la lucha para Ti, en Ti y desde Ti, que es la única que merece la pena aunque al inicio cueste un poquito de “lucha” dejar de luchar por o contra lo exterior. 
 
            Y por si no ha quedado claro: El Amor ya Es, ya está. El Amor no necesita de ti ni de mí para Ser. Por tanto, no tiene sentido luchar por instaurar el Amor ni luchar contra el miedo para que se vaya. Se trata de que luches para Ti, para que tú seas el Amor en Ti, El Amor encarnado, y justo ahí se produce la cambio. Pero sin luchar por el Amor ni contra el miedo, sino luchar para Ti. Es sencillo, sólo has de cambia el paradigma, que en este caso es una preposición, así que abandona el por y contra y ponte en el para. Para ser Amor, y si Eres Amor, ¿nada más hay que hacer? Pues esto es el no hacer, al Ser Amor.

==========================================================
Autor: Deéelij
==========================================================


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.