22/11/15

Conócete a ti mismo, vive libre y cesa de concebirte como sujeto (Recordando lo que Es: 17)


A lo largo de la historia de la Humanidad, la libertad ha sido conceptualizada y contemplada de muchas maneras. Pero lo cierto es que la libertad no es sino la falta de miedo. Esta es la auténtica definición de libertad: la ausencia de miedo. Y una persona completamente libre es aquella que carece absolutamente de miedos. Por tanto, la libertad no se puede vivir ni disfrutar si no es por la vía de dejar atrás y superar todos los temores e inseguridades que suelen jalonar y presidir la vida humana. ¿Cómo vivir en tal estado de libertad? Pues no se trata de hacer o conseguir algo. Es, simplemente, cuestión de consciencia acerca de nuestra naturaleza divina, infinita y eterna: ser conscientes de lo que realmente somos (Conductor) y vive y mora en el yo físico, mental y emocional (coche) que nos permite vivenciar la experiencia humana. A esa toma de consciencia es a lo que se refiere el célebre “conócete a ti mismo” atribuido a los sabios de la Grecia clásica. Lejos de conocerse a sí mismas, numerosas personas viven en la inconsciencia de su verdadera naturaleza y se identifican con el citado yo físico, mental y emocional. Y tal identificación las lleva, a su vez, a verse como un “sujeto” distinto y separado de todo aquello que les rodea, de la vida y de una “realidad” –los demás, las cosas, el mundo…- que perciben como “objetos” separados y fragmentados con relación a uno mismo. Ahora bien, el término sujeto significa, literalmente, “estar sometido”. Y, de hecho, la visión de uno mismo como sujeto coarta e impide intrínsecamente la libertad. En cambio, el conocimiento de uno mismo desborda cualquier subjetividad y diluye la idea de sujeto. Con lo que, a la par, se desvanecen todos los objetos... Quedan atrás todas las separaciones y divisiones entre lo que soy y la realidad: sujeto y objeto se funden y diluyen y lo Real se muestra y desvela en su genuina dimensión y autenticidad. Y la Vida y lo que concebía como yo se fusionan y unifican, disolviéndose cualquier noción de yo y pasando a ser mi vida la Vida misma en su totalidad, integridad y unidad, sin ningún yo, me, mí, mío o mi. 

Emilio Carrillo
Sin mente, sin lenguaje, sin tiempo (http://www.sinmente.com/)

================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.