9/9/15

Hermana


En un sin esperar, encontré
lo que no pensaba encontrar, jamás.
Un latido profundo,
una mirada escrutadora,
unos ojos atentos,
unas pestañas tendidas,
una voz susurrante,
un beso expandido.

¿Te encontré, Hermana?
Es un no sé, sabiendo que sé.
Es un, ven, abrázame.
Es un  ¿eres tú, Hermana?
Quiero verte como me ves,
aunque sé que no me vas a decir lo que me ves.
Quiero verte, pero tus ojos no me dejan ver.
Déjame verte, déjame llegarte.
No sé hasta dónde, sólo quiero llegarte.

Dijiste, prometiste, no sé qué,
 sé qué dijiste, pero algo dijiste,
aunque no sé aún, cómo me lo vas a decir.
Temo un desnudarme en tus palabras,
un abrazo en tu acogida.
Lo que sé es que no quiere decirlo hasta certeza tener,
incluso sé que no sabes cómo decirlo.

Pero, ¡lo prometiste? ¡Acaso lo aseguraste?
¿Eres tú, mi Hermana?

Dímelo, que quiero llegarte.
Sí te pido que no me des un desdén.

El único y último abrazo, lo solté.
Agárrame, Hermana, dame un puntapié.
Dame algo, pero dámelo pronto.

He visto el Cielo esperado,
reclamado,
anhelado,
y nunca imaginado en un terrenal suspiro.

Un partir sin ti no tiene ambición.
Al menos, Hermana, dame una solución;
o si quieres y es presto, una satisfacción.

Esas horas en Amor coincidimos y respiramos;
 tu partida no fue ahogadora, pero sí incierta.
No sospecho lo que sabes,
No acierto sin desmanes.

Amor, bendita solución.
Hermana, acógeme.

==========================================================
Autor: Deéelij
==========================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.