20/8/15

La Fórmula de la Felicidad


Dos vídeos breves (la duración conjunta de ambos es de poco más de 13 minutos) publicados recientemente en el blog resumen divinamente gran parte del recuerdo en este plano humano de lo que Somos y Es:

+El Juego de Lila (publicado el 27 de julio):

+Viva la Vida (publicado el 7 de agosto):

A partir de ahí, sólo se trata de hacer eso que a la mente le resulta más complicado, aunque en realidad es lo más sencillo, pues no hay que hacer nada de nada: ¡Vivir! Además, vivir, Vivir Viviendo, es la llave que abre el tesoro de la Felicidad incausada que todos poseemos, la Felicidad que es nuestro Estado Natural.

Sin embargo, mucha gente continúa confundiendo la Felicidad, que es incausada o no es tal, con el bien-estar, que siempre tiene una causa exterior. Y se empeñan en alcanzar ese bien-estar sin darse cuenta de que es el ansía del ego pretendiendo la satisfacción de sus deseos, por lo que, a la postre, sólo origina sufrimiento.

El ego y la mente buscan incesantemente el bien-estar. Incluso los matemáticos se han puesto a desbrozar fórmulas que permitan alcanzarlo. La más elaborada al respecto es la fórmula para que puedas salirte siempre con la tuya. Su aplicación puede ser muy variopinta y va de la pareja al trabajo. Las claves, según los matemáticos, son:
1. Tener las ideas claras.
2. Saber lo que se quiere.
3. Tomar la iniciativa.


En las clases de “Espiritualidad en la vida cotidiana” que compartiré el próximo curso en la Universidad de Barcelona explicaré una fórmula bien distinta de la anterior. Se trata de la Fórmula de la Felicidad, que ha sido definida, de diversas maneras, por los místicos de todas las épocas y corrientes espirituales. Se basa en:
1. Borrar todas las ideas y creencias que haya en tu mente.
2. No querer ni desear nada.
3. Confiar y flotar en la Vida y practicar, desde esa Confianza, la Aceptación plena.

I+C=0 / Q+D=0 / TI=0 { CV+AP }

La fórmula de los matemáticos está confeccionada desde la mente y se dirige al coche, esto es, al “yo” físico, mental y emocional que utilizamos para vivenciar la experiencia humana.

La de los místicos, emana del Corazón y es la propia del Conductor que Somos, eterno e infinito, sin centro ni límites, sin principio ni fin, siempre en Quietud y, por ende, generando siempre un Movimiento que es reflejo y resplandor de esa Quietud.

================================================
Con agradecimiento a la Musa Detonante
================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.