10/8/14

Estoy perdido en mí, pero encontrado en vosotros


Desde el silencio de nuestras esencias percibimos lo que no podemos nombrar.
Desde la quietud de la consciencia nos percatamos de aquello que ni tiene nombre ni lo puede tener.
No nombrar es fluir en el No-Nombre hasta llegar allá donde todo ser se transforma en no-ser.
No nombrar no es no decir, no es no proclamar; es dejar existir, es dejar ser.

Dejar ser: perfecta conjugación de verbos eternos divinizados infinitesimalmente.
Dejar ser: vida, muerte y renacer… Ciclo eterno de impermanencia constante y transformación de instante en instante.
Ambos percibimos en la distancia cercana el encuentro de corazones que se encontraron en un encuentro que no nombramos y que, sin embargo, atisbamos al acecho, sin posibilidad absoluta de equivocación en lo que su decisiones concluyan; concluyeron, siendo.

Sabemos de qué hablamos, aunque nadie entiéndanos.
Éxtasis de Alta Contemplación a través del cual se entra donde no se sabe y se permanece en el no sabiendo, hasta que el Corazón estalla en Locura de Amor.

Te vi en ella, como me viste en él; y el silencio mudo y enquistado nos obliga a mantener el secreto esparcido.
Ese secreto perpetuo que sella el camino seguido por los que finalmente han salido de la mente.
Ese secreto lacrado que protege la senda andada por los que finalmente han salido del lenguaje.
Ese secreto bien guardado que esconde de toda vista el sendero recorrido por lo que finalmente han salido del tiempo.
Nos hemos encontrado a través de ell@s. Estamos siendo sin querer… tocamos el velo del manto esparcido… Sin mente, sin lenguaje, sin tiempo…

Queremos en un sin querer, querer; en un sin querer les tocamos, les bendecimos, les proclamamos. Les amamos, amándonos.

Tú y yo sabemos de qué hablamos, de amores encontrados, acariciados.
Mantenemos en la distancia, apagando y encendiendo el instante de otr@s, que nosotr@s somos.
En la profundidad de un terciopelo sedoso, ido aunque no olvidado, olvidamos lo que vemos, lo que sentimos.

Nos percibimos a través de ell@s, cuando ell@s no nos sienten aún. Ni siquiera nos atisban.
Clamamos por sus versos que son los nuestros sin dejar de ser de ell@s.
Amansando la caricia de un tormento que deja de ser tormenta para transformarse en suave viento, en suavidad al tacto álmico.
Y el tifón estalla y crece y crece para que los que giran en su torbellino atisben por fin la Paz inamovible del ojo del huracán.
Ese lugar cálido y de cielos limpios donde tú y yo permanecemos gozosos oteando el carrusel galáctico desde la dicha de nuestra felicidad incausada.

Almas ardiendo, revoloteando, rabiando por no olvidar, por no desesperar en el recuerdo de otr@s.
Almas... Almas al viento volando sin alas visibles, sin alas bramadas.
Almas pariendo... Partiéndose... Clamándose... Encontrándose...

¿Quién nos entiende si no se entienden?
En el momento en que se perciben nos perciben. Aclaman, chillan de amor, de luz estallada. Aman. Amamos.

Tú y yo, lo sabemos y nada podemos proclamar a los miles de tientos.
Conocemos del qué sucedió en ese momento y, sin embargo, pese a lo pasado, pasamos sin tormento.
Esas dos almas un encuentro alcanzaron... En seguridad se abrazaron y durmieron en ell@s.

==========================================================
Autor: Deéelij&E.Carrillo
==========================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.