7/10/15

Ese día morí


Morí el día que enterré las esperanzas.
Ese día dejé de sobrevivir.
He muerto a las esperanzas baldías,
a las palabras llenas de cuentos.
He muerto a las acacias derrumbándose en pos de sí.

He muerto.
Y al morir, resurgir.
 Morir es resurgir,
no de las cenizas, sino de Mí
He muerto y en vida vivo muerto.
Muerto a la vida.
Muerto a la existencia.
Muerto a un vivir en el que vivo sin más que un vivir.
He muerto

Y al morir, hálleme,
 alcanzame,
encontreme,
me vislumbré.

En el morir está el nacer,
el vivir sin más morir.
La muerte es un lecho en el que vivir.
Aquí se viene a morir,
no a malvivir,
y menos a sobrevivir
Si mueres, vives,
si no, muerto en vida permaneces.
¡Permaneces? Pues la podredumbre te abraza,
y el beso es el del sin sentir.
Déjate morir,
déjate que te haga morir,
déjate entonces vivir.

Si vives es porque ya moriste,
porque ya resucitaste en Ti, a Ti.
Si vivir quieres,
muere antes a la vida y permanecerás en Ti y en Mí.

Tengo una historia hermosa que reseñar:
es tu muerte en vida,
es tu enaltecí,
eres, sin Ser,
siendo lo que Eres, tras morir.
¿Me entiendes muerte?
Ya te maté,
ya no vives,
Soy Yo quien vive sin ti, en Mí.

==========================================================
Autor: Deéelij
==========================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.