11/1/14

Fundido en el Amor-Uno


“Algo” me ha llevado…

“Algo”, no tengo ni idea de cómo llamarlo, me ha llevado en plena meditación más allá de las estrellas, de los Universos, del Cosmos, de la Creación misma…

A velocidades cuánticas, he subido a donde ya no hay altura; he bajado a donde ya no hay hondura. Y rendido y despojado, he visto, percibido y sentido lo que soy, lo que eres, lo que somos… Me he integrado en la Vibración y en el ADN pre-existente a la Vida. Y, desde ahí, en la Vida misma. La Vida que todo lo crea, que todo lo llena, que todo lo acaricia, que todo lo abraza, que todo lo eleva entre permanentes saltos de alegría plena… Es tan bello y sencillo dejarse columpiar por ella…

He escuchado el Corazón de Dios, que es el mío. Y lo he tocado. Y me he transfigurado en sus Latidos. Y he recordado el nombre de todas las cosas, ¡todas!: las nombradas, las nombrables y las radicalmente innombrables. Todas las conozco ya. Y todas, sin excepción, las reconozco como parte de mí, como yo mismo. Todas son el Uno y el Uno Es Yo, inevitablemente, ineludiblemente, inabarcablemente... En la Unicidad se integran todos los sustantivos y todos los sueños. Todos son mi proyección. Todos son tu proyección.

Fuera del tiempo, me he diluido en el Amor. Y en su inmensa corriente, he desembocado finalmente, cesando todo, en el Vacío… ¡el Vacío más absoluto e indescriptible! Rememorarlo me hace explotar en risa y estallar en llanto… Vacío… El Santo Hogar, la Divina Morada, la Sagrada Nada, el Sancta Sanctorum de nuestra naturaleza divina,…

Y ciego de Amor he quedado en el Amor y sólo en el Amor prendado, perdido, encontrado, redimido… La esencia transformada en Dicha. La Dicha encarnada en cuerpo. Y en sentimientos de Compasión inconmensurable hacia todos los seres y entidades del Firmamento.

Soy con ellos, Soy en ellos…

… Por ellos Nazco, por ellos Vivo y por ellos Muero… para Renacer de nuevo, de instante en instante, en un continuo momento presente, en un ciclo eterno.

Experiencia de la Unicidad

Es la Experiencia de la Unicidad... el Reencuentro con el Dios que es yo... con el Todo y con la Nada que habitan en y somos nosotros.

La Dicha recorre mi cuerpo, mi alma... y los rincones eternos sin principio ni final de mi infinito ser, del Espíritu,... abarcándolo todo y fundiéndome con el Todo... diluyéndome en el Amor de Dios...

¡Qué Hermoso!; ¡qué Regalo! Somos la Vida; Somos el Vacío; Somos la Nada y el Todo, Somos la Muerte y la Resurrección. Y en el Todo nos recreamos y nos olvidamos de todo… y Recordamos que Todo Somos en la inabarcabilidad del Uno.

En todos los tiempos, en todos los espacios, Vivimos y Somos la Vida misma que felizmente recorre cada átomo de la existencia...

¿Hay algo más sublime que ser el Amor que se hace en cada una de las cosas que existen y no existen? ¿Hay alguna experiencia que pueda abarcar dicho sentir...? Ahora mis sentidos me susurran que sólo la Muerte, en todas sus manifestaciones, puede igualar algo tan colosal...

Ya he muerto a este mundo material y mundano... y cuando abandone este cuerpo físico... y haga el Transito a dónde sea, será la misma exquisita experiencia de Dicha y Gozo inconmensurable...

Nada como la Muerte –morir en cada instante- para Renacer de Nuevo –en cada instante- y Ser y Sentirse Dios –en cada instante-.

Ahora sé que ese Viaje no lo haré solo... La energía y la Presencia Divina me acompañaran de la mano fundidos en el Amor-Uno.


=======================================================
Autor: Memedi
------------------
Memedi es fruto de la Comunión y de la fusión de dones y talentos entre Diana Santos Cid y Emilio Carrillo
=======================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.