3/12/13

Calma el Karma



        ¿Por qué, calma el Karma? Porque es muy sencillo deducir cuál es el Karma de cada un@. Así que con calma voy a explicar esto para que cada cual se lo aplique lo mejor que sepa, pueda o entienda.

        No obstante, antes de explicar lo que es el Karma es necesario saber que tú ERES un Alma que está encarnad@ en un cuerpo humano que te sirve como vehículo para explorar, conocer y experimentar ciertas enseñanzas que has decidido aprender y asimilar hasta la perfección absoluta. Y si este párrafo te parece que es un absurdo, lo que viene luego… ni te imaginas lo increíble que te puede parecer.

        También es ineludible saber que las Almas, en el proceso de ir encarnado una y otra vez, van desarrollando y/o adquiriendo determinados niveles a los que vamos a llamarle, para entendernos, Grados. Grados que un Alma va consiguiendo en base a que cumplan y alcance sus respectivos Karmas en sus sucesivas encarnaciones, cada Grado se divide a su vez en tres partes: bajo, medio y alto. Es decir, en el Grado 1 se puede decir que un Alma está en Grado 1 bajo (Grado Elemental bajo), o Grado 1 medio (Grado Elemental medio) o  Grado 1 alto (Grado Elemental alto). Y así sucesivamente con los demás Grados. Por tanto, esto nos lleva a saber qué son los distintos Grados Álmicos, que son diez y podemos escenificarlos como siguen:

  • Grado 1º: Lo denominamos Grado Elemental. A estas Almas las llamamos, con  cariño, Almas de  Guardería. Mientras se está en la superación de este Grado, el Alma está en un proceso de toma de contacto en las muy diversas formas en la que se puede encarnar hasta aprender a ser tal forma sin desarrollar nada concreto al inicio. Este Grado es una especie de toma de contacto, algo áspero al comienzo; pero el Alma se termina acostumbrando al medio o medios donde encarna. Las Almas encarna en espacios (Mundos, por ejemplo) que “conocemos o consideramos” que están o son de hasta 3ª Dimensión (3D). Hay que decir que la Tierra era, hasta hace poco, un espacio de 3ª Dimensión con experiencias para aprende de extremada dificultad y dureza. Actualmente, la Tierra está soltado la 3D y conviviendo con la 4D, aunque hay Almas que ya viven en 5D en la misma. Pero lo que no hay que confundir en modo alguno es el Grado evolutivo Álmico con la distintas Dimensiones donde un Alma puede encarnar. 

  • Grado 2º: Lo denominamos Grado Intermedio Bajo. A estas Almas las llamamos, con  cariño, Almas de Post-Guardería. Las Almas aprenden a ir conociéndose mejor, mediante sus encarnaciones, en sus posibles desarrollos específicos que poseen como Almas, digamos cualidades, actitudes, especialidades. Conocen lo que es el potencial de sus concretos dones individuales que pueden ir manifestando en los distintos mundos físicos donde encarnen, pero aún no saben controlarlos, manejarlos y ejecutarlos perfectamente.  Estas Almas pueden encarnar en espacios de 4D si no quieren seguir experimentando una 3D dura como lo es la de la Tierra, por ejemplo. O pueden hacerlo en una 3D donde las experiencias no son tan extremas como las que ofrece encarna en la Tierra de 3D, ya yendo a 4D.

  • Grado 3º: Lo denominamos Grado Intermedio Medio. Sus capacidades, tras las muchas encarnaciones, comienzan a perfilarse, aunque necesitan, todavía, de las enseñanzas de sus Guías para seguir en el desarrollo de sus característica Álmicas. Es cuando un Alma, en el espacio donde las Almas moran (o existen sin cuerpo) puede realizar labores como Ayudante de Vigilantes (Grado 3º medio) y Vigilantes (Grado 3º alto), de otras Almas de los Grados 1º y 2º; aunque siempre serán delegaciones de las Almas que están en Grados superiores al 3º. Aquí, el Alma, no sólo se ejercita por sí, sino que asiste con los conocimientos que va adquiriendo a otras Almas. Las Almas de este Grado, que han encarnado en 3D en la Tierra, suelen seguir sus encarnaciones en el mismo espacio aunque alternan encarnaciones con espacios de 3D muchísimo menos intensos que los de la Tierra.

  • Grado 4º: Lo denominamos Grado Intermedio Alto. A estas Almas las llamamos, Profesor-Guía y Tutor-Guía.  En este grado las Almas ya han perfeccionado considerablemente sus talentos como para servir de Profesor-Guía (Grado 4º bajo) y Tutor-Guía (Grado 4º medio), respectivamente. Están en un proceso de mostrar a otras Almas cómo desarrollar sus concretas habilidades. Su labor es más de enseñanza que de guiado, aunque las de grado alto suelen actuar como Guía Secundario (Mentor@s). Entonces, sí que guían a un grupo concreto de Almas en sus dones concretos, no en toda la amplitud que un Alma necesita y que es algo dado y mostrado desde su Guía Principal o con el sustento de otros Guías Secundarios de Grado 4º alto e incluso de otros Grados superiores. Esto quiere decir que las Almas de Grado 4º alto no son el Guía Principal de un Alma o del grupo de Almas que guía, sino que actúan como Secundario de Almas o de un grupo de Almas. Aunque hay Almas de Grado 4º alto que se han desarrollado con tal perfección que pueden empezar a ejercer como Guías Principales. Estas almas están más que capacitadas para encarnar en espacios de 4D, si así lo quieren, aunque luego continúen sus procesos evolutivos en una 3D de extrema dureza. Pueden realizar dobles encarnaciones en espacios de 3D, o de 3D y 4D, simultáneamente, pero no más de tres encarnaciones al mismo instante, por cuestiones que no es necesario ampliar aquí. A las Almas de Grado 1º,2º y 3º se les permite dos encarnaciones simultáneas, aunque no se les recomienda debido a su Grado evolutivo Álmico.

  • Grado 5º: Lo denominamos Grado Avanzado Bajo. A estas Almas las llamamos, Guía-Profesor y Guía Tutor. Estas Almas sí dirigen Almas y grupos de Almas de forma directa, aunque suelen ser grupos pequeños. Estas Almas son quienes eligen a las Almas que quieren guiar, y están supervisadas y guiadas por Almas de Grado 6º e incluso de 7º. Son Guía Profesor (Grado 5º bajo), Guía Tutor (Grado 5º medio), y en el Grado 5º alto ya se están preparando para ser Guías Principales (Grado 6º). Son Almas que pueden encarnar en las mismas condiciones que las de Grado 4º. Sus especialidades y/o dones están tremendamente perfeccionados. Hasta este Grado un Alma encarnan sí o sí, pues aún le queda Karma que desarrollar. Aunque a nadie se le fuerza a encarnar si no quiere, pero una vez llegado a este Grado sí quieren continuar con las encarnaciones para concluir tal Grado.

  • Grad0 6º: Lo denominamos Grado Avanzado Medio. A estas Almas las llamamos, Guías. Estas Almas ya se han desarrollado en sus cualidades y especialidades. Además han superado todas las lecciones que se podían aprender en las encarnaciones en espacios de 3D e incluso de 4D y conocen las de 5D. No suelen encarnar, pues no tienen necesidad de hacerlo para aprender algo concreto. No obstante, lo suelen hacer con un para qué concretísimo. Son Guías Principales de grupo más o menos numerosos. Cuando encarnan, poseen la facilidad de remembrar (recordar) sus anteriores encarnaciones (por sí mism@s) así como tener acceso muy rápido a cualquiera de sus múltiples experiencias (de sus vidas pasadas – Registros Akásicos-) y la posibilidad inmediata de aplicar sus dones Álmicos desarrollados en el mundo físico como si se le considerase algo innato sin necesidad de que otra Alma encarnada le enseñe nada o mucho; es decir, con muy poco recuerda mucho. Además, entienden, con gran perfección, el conjunto global de lo que es el “plan” Divino para las Almas. El entendimiento y experimentación de la multidimensionalidad mientras están encarnadas es algo sencillo para estas Almas.

  • Grado 7º: Lo denominamos Grado Avanzado Alto. A estas Almas las llamamos, Maestría-Guía (o Maestros-Guías). Ser Maestro-Guía para las Almas de este Grado supone que son los Guías de los Guías, de los de 6º Grado. Dirigen Guías, no grupos de Almas. Estas Almas al igual que las anteriores en Grado, no tienen la más mínima necesidad de encarnar, dado que la nueva vivencia desde un vehículo físico no supone ningún tipo de aprendizaje ni conocimiento nuevo. Si lo hacen es por algo muy, muy, pero que muy específico. En sus encarnaciones, que ya se han mencionado, que son contadas, poseen el conocimiento de la Integración de la Totalidad en el Todo, en la Fuente (lo que muchos llaman Dios). Pueden experimentar la multidimensionalidad en su encarnación y están en contacto muy directo y seguido con sus Maestros, de quienes reciben toda la información que se les solicita.  Los espacios de 3D a 5D donde encarnan no les revierte en un conocimiento nuevo o una experimentación que ya no posean.

  • Grado 8º: Lo denominamos Grado de Perfeccionamiento Bajo. A estas Almas la denominamos Almas en Maestría (O, Maestros). Y su labor es Guiar a las Almas de Grado 7º, fundamentalmente, pues realizan otras labores añadidas. Encarnar para estas Almas es algo tremendamente excepcional, y sólo obedecería para ser un punto de referencia vital en un momento dado dentro de lo que es la evolución de una especie, de un ser concreto (humano o no), en el avance muy específico de tal especie en un espacio determinado. Eso sí, poseen o realizan  encarnaciones parciales de su Alma en lo que conocemos como Mundos. ¿Encarnados en el Tierra actualmente? Dos. Uno se ha ido hace muy poquito, tuvo una vida muy humilde si precariedades, vivió en Sudamérica. El otro está terminando su labor y se irá en breve; reside en algún lugar de Asia.

  • Grado 9º: Lo denominamos Grado de Perfeccionamiento Medio. A estas Almas las llamamos, Maestría en Maestría (O, Maestro de Maestros). Obviamente se encargan de Guiar a los de Grado 8º. Encarnar es algo que no se plantean, pues están más en lo que supone el contacto con la Fuente de Todo y en el proceso de ir acompasándose para incorporarse de nuevo a su Origen sin Final ni Principio.

  • Grado 10º: Lo denominamos Grado de Perfeccionamiento Alto. A estas Almas las llamamos, Maestría Absoluta (O, Sabi@s). Estas Almas dirigen (con la ayuda de las del Grado anterior) en su globalidad, el “espacio” donde las almas existen sin cuerpo, y enseñan a los de Grado 9º a ir acoplándose al Grado 10º hasta que estas almas Sabias reingresan en el TODO, y de esta forma les realicen, las de Grado 9º, el relevo en esta “jerarquía” de la evolución de las Almas.

Visto hasta aquí, ahora sí podemos explicar lo que es el Karma, o mejor dicho, los distintos tipos de Karmas que existen, y desde esta diferenciación se comprende lo que es el Karma, aunque luego llegaremos a entender cómo cumplir absolutamente con el Karma individual de cada Alma.  Hay tres tipos de Karma:

  • Karma de Aprendizaje.
  • Karma de Apoyo (soporte).
  • Karma de Ayuda (enseñanza).

       El Karma de Aprendizaje es el Karma que posee el 98% de las Almas encarnadas actualmente en la Tierra. Este Karma trata de aprender dos lecciones básicas que tienen muchas ramificaciones, pero de esto hablo más adelante.
        El Karma de Apoyo es aquel que adquiere un Alma para servir a las demás Almas encarnadas. Se trata de animar, alentar, empujar, tirar de un Alma encarnada con los medios disponibles y en las circunstancias necesarias y/o concretas, incluso sostenerla en muchas facetas si es lo acordado.
        El Karma de Ayuda es también de servicio a las demás Almas encarnadas, y trata, en exclusividad (cuando no va unida al de Apoyo), de mostrar, decir, proclamar, enseñar, enlazar, facilitar, ilustrar, explicar, divulgar… a las Almas que le escuchen o las que lleguen a su vida, con el objetivo de que puedan solventar, con la ayuda facilitada, sus Karmas de Aprendizaje individuales.

                El Karma de aprendizaje, sí o sí, lo poseen todas las Almas encarnadas cuya evolución Álmica no haya llegado a Grado 6º. Las Almas de Grado 6º y 7º, cuando encarnan, no lo hacen con Karma de Aprendizaje, sino de Apoyo y Ayuda o sólo de Ayuda u Apoyo. No obstante, hay Almas de Grado inferiores al 6º que pueden realizar, exclusivamente, Karmas de Apoyo momentáneos, como, sea el ejemplo, el de un profesor que un momento determinado apoya a un alumno en una decisión crucial en su vida, pero que luego no vuelve a intervenir en la vida de esa Alma.

        Un Karma de Apoyo, que se extiende a lo largo del tiempo en la vida encarnada, con respecto a otras Almas encarnadas, puede ser la de un Alma de Grado 6º o superior que está en la vida de otras Almas encarnadas para facilitarles el apoyo necesario en el Karma de Aprendizaje propio; sea el ejemplo de un Alma que muere joven para que quienes se quedan en vida (Progenitores, hermanos, parientes, amig@s...) aprendan a superar que han perdido a un ser querido a una edad corta. También el Karma de Apoyo, en el tiempo, puede ser no continuado, sino por un período más o menos extenso, pero que tiene final. Puede ser, también, el de apoyo y/o soporte a muchas Almas en determinados momentos de la vida de esas Almas encarnadas, pero sin llevar acompañado un Karma de Aprendizaje ni de Ayuda.

        En cambio, el Karma de Ayuda es muy específico: se dedica a ayudar de la forma más directa posible a ciertas Almas o a muchas de una forma no tan directa. O dicho de otra manera: puede ser de forma directa a pocas Almas e indirecta a muchas Almas. Y eso es algo que se realiza mediante lo que conocemos como Pacto de o entre Almas antes de encarnar, e incluso posteriores a la encarnación, aunque son inusuales estos últimos.  Los Pactos de Almas también se realizan entre las Almas con Karma de Aprendizaje, no es exclusivo de las que llevan Karma de Apoyo  y/o Ayuda.

        Hay que tener en cuenta, que realizar un Karma de Apoyo y/o Ayuda (o los dos a la vez) hacia un Alma encarnada con Karma de Aprendizaje, o a varias, puede ser interpretado por el Alma encarnada como algo negativo, pues ello supone que se le hace pasar por circunstancias desagradables para que las supere. Pero el Alma con Karma de Apoyo y/o Ayuda no goza con ello, sólo realiza el pacto acordado, y en muchos casos no es agradable observar esto para quien Apoya o Ayuda, pues sabe ponerse en el lugar de la otra Alma, y aunque no le hace sentir pesar o dolor por lo que está pasando el Alma encarnada en su Karma de Aprendizaje, no es específicamente satisfactorio observar tales circunstancias. De cualquier manera, hay que apuntar que sea el Karma que tenga cada Alma, cuando un Alma encarnada pasa por momentos duros o muy duros por causa de otra Alma encarnada, ha de deducir que este Alma te ama considerablemente, dado que aceptó en el Pacto de Alma ayudarte a pasar por esas circunstancias, y que ese Pacto de Alma se realiza en un espacio donde todo lo que existe es Amor, y no es de gusto aceptar tales pactos, pero que cuando se asumen es porque el Amor por ese Alma, que pasará circunstancias duras, es muy grande. También se pueden recibir lecciones propias en el Karma de Aprendizaje por otras Almas encarnadas con Karma de Aprendizaje, y esto es lo más habitual.

        ¿Puede un Alma tener los tres tipos de Karma? Sí, puede ser, aunque no es lo usual. Pero si se da, se da en las Almas de Grado 4º y 5º, y menos usual en una de Grado 3º alto (no bajo o medio), aunque se da, pero pocas veces. Lo que es seguro es que las Almas de Grado 1º 2º y 3º poseen exclusivamente Karma de Aprendizaje.

        Lo que no existe es el famoso “karma deudor”, que es el que tanto se ha vendido en la historia de la humanidad, donde se trata de pagar en la vida actual lo hecho o no hecho en la vida pasada o las anteriores. Algo así como que quien la hace la paga, si no en esta vida en la siguiente. Así que quede claro, este tipo de karma no existe. Ningún Alma se encarna para pagar por la vida anterior. Y en esto no amplío más, pero quedará más claro cuando se explique qué dos tipos de lecciones son las que han de aprender las Almas encarnadas en sus Karmas de Aprendizaje. Las lecciones son dos, y parece simple su enunciado:

  • Aprender a aceptar, o aprender lo que es la aceptación
  • Aprender a ser feliz sin necesitar y/o depender de nada ni de nadie.

Sí, parecen simples, pero cada una de esas lecciones son muy amplias, aunque las resumiré para mejor comprensión de quien quiera solventar estas lecciones en una sola vida, y así calmar y colmar su Karma de Aprendizaje.
Imagínate un árbol con dos amplios ramales de los que a su vez salen multitud de ramas repletas de ramitas que a su vez están llenas de hojitas e incluso frutos de muy variadas formas y sabores. Este sería el árbol de la existencia kármica que toda Alma quiere (no es que deba) aprender. Pues toda Alma decide aprender, y a ninguna se le impone nada. Por tanto, cada uno de esos ramales es una de las dos lecciones antes mencionadas. Obviamente, en cada ramal hay múltiples ramas con ramitas, múltiples lecciones que tomar, bien de lo que es aprender la aceptación o bien de lo que es aprender a ser feliz sin necesitar y/o depender de nada ni de nadie.
    De tal manera, que cada Alma, en cada encarnación, decide qué ramitas de cada rama y ramal quiere aprender. Y en eso consiste el Karma de Aprendizaje para las Almas de 1º a 5º Grado Álmico. Lo que sucede, es que un Alma se propone, normalmente, al encarnar, el propósito de un Karma de Aprendizaje más extenso de lo que puede realizar en una vida, y a la siguiente encarnación vuelve con nuevo Karma de Aprendizaje y el que le quedó pendiente; y a esto de pendiente es lo que se le ha llamado “karma deudor”, que no lo es, es sólo Karma de Aprendizaje pendiente.
     En todo este suceder de reencarnaciones, las Almas van más o menos rápidas en sus aprendizajes individuales hasta conseguir ir pasando de Grado en Grado, tras muchas encarnaciones.

Por tanto, vamos a dar las claves para no ir saltando de rama en rama (ni de ramita en ramita) y recorrer los dos ramales que hay que aprender, en esta vida que estás experimentando. Para ello voy a facilitar el modo a cómo proceder en las dos lecciones que se han de aprender recorriendo el ramal principal de cada lección sin tener que saltar de rama en rama o de ramita en ramita. Queda, pues, manifestar la fórmula mágica, y aquí va:

  • Aprender a aceptar, o aprender lo que es la aceptación
Para esta lección es necesario aceptar que todo, absolutamente todo, es como es sin aplicar internamente o externamente calificativos, denominaciones y quejas en forma peyorativa o despreciable. Además hay que dejar o abandonar el hábito de enjuiciar y criticar cualquier cosa, evento, circunstancia y persona.
Aceptar que algo o alguien es como es, no quiere decir que tenga que gustar, ni que se tenga que compartir, ni asumir, sólo que eso es como es. Y aceptar implica que se acepta que hay violadores, ladrones, asesinos… hay que aceptar que esto son los Karmas de Aprendizaje de otras Almas encarnadas. Y aceptar implica que se acepta una creencia, ideología, corriente, pensamiento religioso, social, político, educacional, médico, económico… pero sin que nada de eso tenga porqué gustar, ni ser compartido ni asimilado como propio.
Para ello hay que comprender que el aceptar algo que no gusta no impide luchar por cambiarlo si así se considera, pero si llega el punto en que tal cambio no es viable o uno no es solicitado para tal cambio, entonces uno deja de luchar contra algo o alguien, incluso luchar por algo o por alguien. Es algo así, dicho resumidamente, como dejar de tomar partido o posicionarse. Es dejar que el río siga su curso, aunque el río lleve fango y arrastre mucha porquería. Sólo has de dejar que sucede y es como es.
Por último, recomiendo dejar de crearse expectativas con respecto a lo externo, e incluso con respecto a lo que se pueda esperar de alguien o de uno mismo creando una falsa realidad . Y para ello hay que aprender a confiar en uno mism@ y dejar de esperar con falsas esperanzas a que algo o alguien ofrezca algo. Limítate a tratar a los demás como te gustaría ser tratado; y eso que siembres, lo recogerás.
Si esto aplicas, esta lección habrás aprendido del tirón, y no habrá más Karma de Aprendizaje al respecto en este ramal.

  • Aprender a ser feliz sin necesitar y/o depender de nada ni de nadie.
En cuanto a este ramal, la cosa puede parecer más complicada, pero es tal como lo voy a enunciar: se trata de soltar todo tipo de apego emocional y/o sentimental a cualquier cosa externa y a cualquier persona, sea lo que sea que te una a tal cosa o persona. Aquí, soltar el apego es la clave. Y esto no quiere decir que ya no se sienta nada por lo demás o los demás, sino que en efecto ese sentimiento desaparece, pues en el fondo está lleno de miedo a perder esas cosas o personas; pero es sustituido por la verdadera emoción del Amor que brota desde dentro. Salta el Amor Incondicional que permite a cada cosa y persona ser tal y como es, decidir lo que quiera y no inmiscuirse en lo más mínimo en las decisiones ajenas a menos que un@ sea solicitado. Y lo mejor de este Amor Incondicional, es que perdona incondicionalmente, pues ya no te tomas como algo personal lo que cada cual haga o sea, ni lo que te hagan o digan, o incluso lo que no y así lo esperabas.
Cuando ya no necesitas de lo externo para sobrevivir, ni de los demás para sentirte seguro o querido, aparece lo que es vivir disfrutando de la vida sin estar a la mera supervivencia esperando (con esperanzas) que la muerte llegue lo más lejana posible; o sobreviviendo a duras penas, luchando por conseguir mantenerse a flote. Y es que cuando uno se ha soltado de todo lo externo, lo externo le rodea y no le suelta dándole todo lo necesario para vivir en dignidad y felicidad, pero sin que la felicidad o la dignidad dependan de lo externo que se ofrece en regalo.
Esto no quiere decir que dejes de sentir por tu pareja, prole y allegados, sino que puedes ser y estar con ell@s pese a que los demás sean como quieran o puedan y hagan como quieran o puedan. Pues de nada te sirve sufrir si otro sufre, sino que lo que brota desde dentro de ti es la compasión (muy distinto a la pena), y este brote conforma y conforta todo acontecer sin que lo padezcas, pues ya has debido de descubrir que los demás son Almas encarnadas con Karmas de Aprendizaje (como tú), y que cada cual aprende a su manera, a su tiempo y a su ritmo, y que no ha de ser igual al tuyo.
Por último, en este ramal, algo que va a costar realizar: aprender a soltarse de todo tipo de creencia, ideología, corriente, pensamiento religioso, social, político, educacional, médico, económico… como si esto fuera a conformar o confortar algo en tu vida. Como si esto fuera a solucionarte en algo. Cuando se sustenta un@, en este tipo de cuestiones, lo que haces es delegar tu poder en lo externo para que lo externo te solucione a tí, y esto nunca funciona. Delegar en estas cuestiones externas, es entrar en la esperanza, en la ilusión efímera de que algo externo me solucionará, salvará o ayudará. Pero cuando empiezas a creer en ti, empiezas a confiar en ti, y esto sí que es lo que te posibilita concluir tu Karma de Aprendizaje, cuando de verdad sueltas todo lo externo a ti.
Hazlo, y este ramal de aprendizaje estará resuelto. Lo que no niego es que es la parte más dura, compleja y difícil de realizar, pero afirmo que es absolutamente posible. Y cuando se consigue… es maravilloso.

        Tras todo lo anterior se puede enunciar algo, en breve, que te puede hacer chillar, asustarte o dar un respingo: no existe ni el bien ni el mal, sólo existe el Karma. Y todo aquello que calificas, enjuicias, criticas… como bueno, malo, correcto o incorrecto, adecuado o inadecuado… en definitiva, moldear y/o denominar lo que sea que es acorde al sistema de la dualidad, no es más que la manifestación externa de los Karmas individuales de las demás Almas encarnadas a las que tu ego se empeña en colocarle un adjetivo. ¿Acaso tu Karma es bueno o malo y según qué o quién? Te lo diré, tu Karma es tu Karma, resuélvelo y listo, pase lo que pase, piensen lo que piensen o digan lo que digan los egos de los demás. ¿Clarito, no?


P.D.: Hasta al menos dentro de unos 250 años, aproximadamente, las Almas que van a ir encarnando en la Tierra serán en mayor cuantía las de Grado 3º alto, 4º y 5º y cada vez menos de las 1º, 2º y 3º bajo y medio. A las de Grado 1º, 2º y 3º bajo y medio, se les permitirá encarnar en otros Mundos, pero no en la Tierra, que tras otros mil años más, será para que encarnen en exclusiva los de Grado 4º alto y los de 5º Grado y algunos de 6º; para que en una plazo posterior de otros 1.200 años más, sólo encarnen las Almas de Grado 6º y superiores. Entonces, la Tierra se habrá convertido en una especie de universidad galáctica; y en poco más, será el centro espiritual de todo el Universo que contiene a tales galaxias. Por tanto, las encarnaciones en la Tierra serán para Almas de 6º hacia arriba, y traerán datos maravillosos que beneficiarán a millones de Almas encarnadas en miles de Mundos en los más remotos confines para que sus Karmas de Aprendizaje se resuelvan lo más pronto posible. Así que alerta a las Almitas que no se espabilen en estos momentos, pues tendrán que hacerlo en otros Mundos donde los avances Álmicos son más lentos en comparación a los que la Tierra ofrece aún, y esto es debido a que la dureza vivencial no es tanta como ha sido hasta ahora en este Planeta. Espacio que en pocos miles de años será el auténtico Cielo en la Tierra, y muchos querrán encarnar, pero la población de cuerpos disponibles superará por poco la cuarta parte de los actuales. Así que la Tierra, definitivamente, la habrán heredado los mansos y puros de corazón*. 

     Ponte las pilas y colma con calma el Karma, tu Karma de Aprendizaje, de una vez por todas, independientemente del Karma de los demás.

      *  ¡Vaya! He terminado esta posdata con una frase muy parecida a la de la Biblia, que aunque no me gusta, la acepto como es, y no voy a cambiarla a estas alturas

      Deéelij.

====================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.