14/6/15

El “lado oscuro” del progreso tecnológico


El progreso tecnológico ha traído indudablemente desarrollo a nuestra intrincada sociedad y facilidades a nuestras afanosas vidas cotidianas, pero no debemos olvidar la otra cara de este fulgurante crecimiento y el menoscabo que causa a diferentes ámbitos que nos afectan directamente.

En nuestro planeta habitamos alrededor de 7.300 millones de personas, de las cuales el 59% no tiene acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), según el Informe de Medición de Sociedad de la Información de 2014 de Naciones Unidas. Se calcula que en los países desarrollados el 78% de los hogares tienen acceso a Internet frente al 31% en los países de ingresos medios y el 5% en los países menos desarrollados. Un dato significativo es que las inscripciones de nombres de dominios en países desarrollados representan el 80% y en África menos del 1%. Según indicadores de acceso a las TIC, la República Centroafricana ocupa el último lugar y Dinamarca el primero; y EE.UU. y Rusia tienen una tasa de conectividad del 84% mientras que Etiopía y Myanmar se sitúan debajo del 2%.

Los motivos causantes de esta desigual situación son la falta de infraestructura, el alto precio fijado para los usuarios y la dificultad de hallar contenido en lengua nativa. La responsabilidad de esta disparidad no es únicamente achacable a los operadores de telecomunicaciones, pues los Gobiernos de estos países no favorecen la proliferación de las TIC mediante la prestación de ayudas económicas.

Hay casos en los que el problema no es la falta de infraestructura sino la ineluctable censura, como ocurre en China y Cuba.

Correctamente China ha imitado a la perfección las webs americanas y ha prohibido Google sustituyéndolo por el motor de búsqueda Baidu, Twitter por Waibo, Facebook por Renren y Youtube por Youku. El motivo de esta prohibición es evitar que el almacenamiento de datos salga fuera de los servidores sitos en China y controlar así la información que se considera sensible como la palabra clave prohibida Tian Na Meng, que es como se conoce a las protestas acaecidas en 1989 contra el Partido Comunista Chino. Los internautas se enfrentan al llamado Gran Cortafuegos o “Proyecto Escudo Dorado”, como se vanagloria de llamarlo las autoridades, y es la vigilancia de internet llevada a cabo por el Ministerio de Seguridad Pública. No obstante, es llamativo que los medios de comunicación gubernamentales como la televisión pública CCTV o El Diario del Pueblo (periódico oficial del Partido Comunista) disponen de cuentas activas en Twitter.

El caso de Cuba es igualmente desmedido. La conexión en el domicilio está permitida a algunos profesionales así que la población ha de acudir a cibersalas a las que tienen acceso abonando 5 euros por hora, siendo el salario medio de 20 a 30 euros mensuales. El Gobierno culpa de esta situación al embargo impuesto por EE.UU., lo cual no se sostiene toda vez que en el año 2011 se instaló un cableado submarino de fibra óptica entre Cuba y Venezuela al que accede el Ejército y los servicios secretos, pero no la población cubana.

Venezuela ha seguido los pasos de China y ha creado sus propias redes sociales a las que ha llamado Red Patria.

Otro caso es Irán que si googleas la palabra “sexo”, aparece un mensaje que te invita a que compres El Corán.

O Turquía, país condenado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por violación de los derechos de los usuarios de internet, y en el que recientemente se ha condenado a una periodista a 2 años de prisión por marcar “Me Gusta” en Facebook a un artículo crítico con la gestión del Presidente Erdoğan.

La reacción de los internautas frente a este incesante intento de los Gobiernos de domeñar a la población es la utilización de la llamada darknet o deep web con la que soslayan estos controles ocultando la identidad del lugar desde el que se conectan a la Red.

Diferente caso son las llamadas “zonas remotas” (que seremos igual de remotos nosotros para ellos). Para favorecer el acceso a internet de estas zonas, Google está trabajando en el Project Loon que consiste en el despliegue de una red de globos aerostáticos de 15 metros de diámetro que navegarán impulsándose con energía solar a 20 kilómetros de altitud.

Asimismo Facebook está trabajando en el proyecto llamado Aquila, consistente en lanzar una flota de drones del tamaño de un Boeing 747 movidos por energía solar que sobrevuelan a una altura estimada de 18 kilómetros.

En su insaciable afán expansionista Mark Zuckerberg ha impulsado un proyecto denominado Internet.org que opera en países como Kenia, Ghana, Tanzania, La India y algunos de América Latina. Este aparentemente loable proyecto viola el llamado principio de neutralidad de la red atentando contra el libre flujo de información y el acceso libre a Internet. Este vejamen se produce porque quienes deciden los servicios de que dispondrán los usuarios son el propio Facebook, el Gobierno de cada país y el operador (se ha aliado con compañías mundiales como Nokia y Samsung). Entre las potestades de Facebook están la capacidad de decidir si acepta una determinada página en la plataforma o la de rastrear libremente a los usuarios, a los que no les asegura unas mínimas condiciones de privacidad puesto que las comunicaciones no están cifradas. Recientemente algunas empresas de La India retiraron su apoyo al proyecto lo que provocó una “apertura” hacia nuevos desarrolladores, pero estos deberán cumplir las restricciones impuestas si quieren ser aceptados por Facebook para formar parte del potentado equipo.

Con aparentemente loables intenciones estamos presenciando otra forma de dominación del autodenominado país civilizado sobre el país “incívico”. Desde tiempos inmemoriales, estos Estados han tratado de imponer su forma de vida bajo el escudo benefactor de la religión y/o el progreso, siendo una repetición incurable de un patrón de conducta esta vez disfrazado de filantropía digital que esconde un feroz modelo de negocio y de control social. Si las multinacionales del entorno digital extendieran sus tentáculos sobre todos los rincones del planeta decidiendo el contenido al que acceden y sin unos mínimos de seguridad, recabarían información crucial sobre hábitos de navegación, datos relativos a la esfera privada o consultas de índole político bastante jugosa para los omniscientes Estados soberanos con los que como es sabido operan de forma simbiótica.

No olvidemos las 230 visitas realizadas por representantes de Google a la Casa Blanca desde que Barack Obama llegó al poder; o el escandaloso caso de espionaje masivo llevado a cabo por la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos dirigido a más de 35 líderes mundiales y a ciudadanos de todo el mundo mediante el programa de vigilancia cibernética PRISM, con la connivencia de las nueve mayores empresas de Internet, entre ellas Google, Facebook, Yahoo o Skype.

Otro caso soterrado de control, en este caso periodístico, es el proyecto encabezado por Google llamado Digital News Initiative (DNI). Está dirigido a editores y periodistas europeos que difícilmente podrán respetar la objetividad requerida ante semejante mecenazgo. En este proyecto están incluidos medios tan prestigiosos como The Financial Times, The Guardian, La Stampa o El País y está dotado con 150 millones de euros que invertirán en cursos de formación y prestación de recursos online. Aludiendo al refranero español: “A honra demasiada, interés encubierto”.

Otra cara del poliédrico Lado Oscuro del progreso tecnológico es el de los minerales necesarios para su fabricación. Además del encarecimiento de algunos materiales como el caso del selenio o el galio básicos para la fabricación de smartphones, hay falta de materiales sustitutos como le ocurre al indio necesario para la fabricación de pantallas de ordenadores. Pero lo más preocupante es la presencia de minerales en conflicto como el coltan y el tántalo cuyas reservas mundiales proceden en su mayoría de la República Democrática del Congo y están controladas por grupos armados.

Por último hay otra cruda realidad vinculada al negocio armamentístico, pues algunas de las marcas más conocidas de videojuegos, como es el caso de Call of Duty, utilizan representaciones de armamento real para hacer más excitante la experiencia del juego. Evidentemente eso supone pagar unos derechos a la industria armamentística oscilantes entre la nada desdeñable cantidad del 5% y el 10% de los ingresos percibidos por las ventas.

En cuanto al factor psicológico, las nuevas tecnologías nos han aportado muchas cosas positivas, efectividad, capacidad de comunicación inmediata, pero también es indiscutible que estamos pagando un elevado coste pues somos la generación de la existencia humana que más estrés sufre, que menos libertad personal tiene, más controlada, mediatizada e incluso espiada de toda la historia de la Humanidad. Miramos inconscientemente el terminal incontables veces al día, si sufrimos la desgracia de quedarnos sin móvil horas o días nos invade un sentimiento de desubicación e incluso repetimos el gesto de mirarlo cual pulsión incontrolada, hemos empobrecido el lenguaje con iconos y las relaciones interpersonales con chats, tenemos apps instaladas que envían datos de nuestra localización cada pocos minutos a servidores ignotos (las apps que informan de la previsión del tiempo recogen la localización del usuario cada 10 minutos de media) y estamos expuestos a las veleidades de mentes insanas prestas a cometer delitos como ciberacoso, ciberbullying, cibergrooming, etc. con las consecuencias del alcance global que el ciberespacio tiene.

Los psicólogos alertan del creciente número de suicidios en adolescentes y del incremento de jóvenes depresivos o anoréxicos como consecuencia de hechos relacionados con su ordenador o smartphone. No debemos olvidar que los niños, cuya edad media para disponer de un móvil en España es de 13 años, no tienen como los adultos una doble identidad en la vida online y offline sino que se muestran en la Red de forma transparente sin controlar los contenidos que suben.

El escritor George Orwell publicó en el año 1949 su premonitoria novela “1984” que narraba una sociedad sometida a una vigilancia masiva a cuyo ubicuo y abyecto dictador lo llamó Gran Hermano. Este omnipresente mandatario instalaba “telepantallas” en las calles y casas de la población para vigilarles indiscriminadamente, lo que imagino suscitaría sorpresa e incredulidad en el lector de la época. Pues esa sociedad ha llegado y vivimos en ella, ataviados con gadgets, smartphones y SmartTV oyentes e incluso Barbies espías que envían conversaciones mantenidas con menores a servidores de grandes multinacionales con, indudablemente, laudables intenciones.

Suscribo las sabias palabras del conspicuo escritor y filósofo espiritualista hindú Jiddu Krishnamurti: “No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma”.

FUENTES
-Informe de Medición de Sociedad de la Información de 2014 de Naciones Unidas
-EL MUNDO, JORGE BARRENO “Agua, luz e Internet para África” 19/2/2015
-DIARIO TURING, “Más de 4.000 millones de personas sin acceso a internet, según un organismo de la ONU”  24/11/2014
-EFE FUTURO “El acceso a Internet es aún minoritario” 26/2/2015
-XATAKA, “El  90% de los que no tienen acceso a Internet pertenecen a países en vías de desarrollo” 26/11/2014
-RTVE.es, “La brecha digital aumenta: 2.500 millones de personas no pueden permitirse Internet” 26/11/2014
-ADSLZONE, CARLOS GONZÁLEZ “Hay 4.300 millones de personas desconectadas de internet” 28/11/2014
-TIC BEAT, RAMIRO RIVERA “Muchos usuarios de Facebook en países en desarrollo no saben que Internet existe” 27/2/2015
-EL HUFFINGTON POST, FRÉDÉRIC MARTEL “Diez cosas que no sabías sobre Internet y la censura” 25/11/2014
-GENBETA “Viviendo bajo el Gran cortafuegos de China” 31/1/2015
-EL UNIVERSAL.MX “China refuerza su control sobre Internet” 4/2/2015
-XATAKA, JUAN CARLOS GONZÁLEZ “Ésta es la tecnología prohibida en China y por qué es así” 5/2/2015
-ABC.es “Twitter, censurado en China, entra por la puerta de atrás y abre oficina en Hong Kong” 10/3/2015
-EL NUEVO HERALD, EFE “El gobierno cubano dice que ampliará acceso a internet” 19/2/2015
-DIARIO DE CUBA, OSMAR LAFFITA ROJAS “Por qué tiene Cuba tan mal índice de conexión a Internet” 2/06/2015
-EL PAÍS, ANDRÉS MOURENZA “Qué pasa con internet en Turquía” 5/5/2015
-DIARIO TECNOLOGÍA “Venezuela crea Red Patria, sus redes sociales alternativas” 19/5/2015
-XATAKA “Los globos de Google evolucionan, ya han viajado más de tres millones de kilómetros” 21/11/2014
-VANGUARDIA.MX “Así son los globos de Google que llevarán internet a zonas despobladas” 21/4/2015
-20MINUTOS“Facebook ya ha probado su dron de energía solar que lleva Internet a zonas aisladas” 28/3/2015
-TVN TECNOLOGÍA”Facebook prueba con éxito su dron para llevar internet al fin del mundo 28/3/2015
-HIPERTEXTUAL, MARIANNE DIAZ HERNANDEZ “Internet.org, ¿obra benéfica o amenaza para la neutralidad de la red?” 18/5/2015
-DIARIO TURING, BERNARDO GUTIÉRREZ “India y América Latina se levantan contra el proyecto de internet gratuita de Facebook” 19/4/2015
-GIZMODO “El proyecto Internet.org de Facebook es un atropello a la privacidad” 5/4/2015
-LA VANGUARDIA “Facebook ampliará su iniciativa para el acceso gratuito a internet” 4/5/2015
-EL CONFIDENCIAL, A.P. “Google escoge a El Confidencial como socio para abrir camino en la prensa digital” 28/4/2015
-TRECEBITS, MANUEL MORENO “Google crea la “Digital News Initiative” para potenciar el buen periodismo digital” 28/4/2015
-ELANDROIDELIBRE.com, JAVIER ELÍO “Cómo, sin saberlo, puedes estar financiando con videojuegos la industria de armas” 5/5/2015
-MÓVILZONA, DAVID G. BOLAÑOS “Los minerales en conflicto, ¿aún son el lado más oscuro de los móviles?” 18/2/2015
-ADSLZONE, DAVID VALERO ”La escasez de metales raros pone en jaque la fabricación de móviles en el futuro” 24/3/2015
-ABC.es, CLÍNICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA “La nueva adicción a las tecnologías: Tecnoestrés” 22/5/2015
-DIRIGENTESDIGITAL.com, VIRGINIA PALOMO “El coste de la adicción a las TIC” 13/4/2015
-CINCO DÍAS, ROBERTO ADEVA “Los Smartphones y el acceso constante a Internet daña psicológicamente a los niños” 23/3/2015

===========================================
Autora:
María Ayarra García de Zúñiga
Abogada especialista en Privacidad y Seguridad de la Información
DPO Privacidad
@Maria_Ayarra @DPOPrivacidad
===========================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.