10/3/15

Tristeza...


Hoy la tristeza me embarga.
Cuantos sueños rotos, cuantos silencios que hablan de su ausencia.
La ausencia de aquel que todo lo completaba.

¿Se acaba el amor o algo peor?
Porque peor que su pérdida
es tenerlo y no ejercerlo;
es tenerlo y desperdiciarlo;
es tenerlo y, por miedo y cobardía, malograrlo.

Querido amigo, compañero del alma,
¿qué pasó para que alrededor de tu corazón
hayas levantado bestial barricada?;
¿qué cruel dolor te infligió el primigenio amor
para caminar por la Vida con tanto temor
y desprecio de tu propia mirada?

Es tanto el miedo a mirar y regocijarte en tu alma
que no podés reflejarte en el espejo que es tu amada.
¿A qué terrible mentira sometieron  tu alma
para mantenerla prisionera en tu interior,
sin permitir que con esplendor
brille como cien soles en tu mirada?

Tus ojos hablan de tu bondad.
Y tu corazón, embargado por el dolor,
del llanto de tu niño interior.
Tuerce tus actos cargándolos de crueldad.

Mi corazón te ama,
compañero del alma,
maestro en esta Vida
y en Vidas pasadas.

Y aunque el dolor me hizo
desear el tuyo propio,
mi alma añora una sonrisa de genuina felicidad
que ilumine tu amado rostro.

Ojalá algún día pueda, compañero de ruta,
abrazarte con libertad absoluta.
Liberados por fin de miedos y temores,
Hinchados del amor que alberga nuestros eternos corazones.

==========================================
Autora: Ángeles Fernández (angeles.fefonteboa69@gmail.com)
==========================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.