1/6/14

Sobre El Cielo en la Tierra


Mis queridos y desconocidos amigos:

¡No sabéis como me encanta vuestra ilusión, vuestra entrega a la divinidad, vuestro deseo de alcanzar un amor pleno, vuestro afán de vivir en un estado permanente de felicidad!

Sois, sin duda alguna, grandes utópicos, pero de una utopía maravillosa que seguro llegareis a alcanzar con vuestra permanente decisión de ser y de creer; que en realidad, la utopía es un hecho inalcanzable tan solo en el momento de su formulación, pero creo sinceramente que vosotros habéis superado ya ese momento y vais camino de alcanzarla.

Os confesaré que yo soy cristiano; en consecuencia no comparto la idea del Dios interior; para mí es exterior; pero cuando se comparte la idea del amor en la forma en que la compartimos, pues el amor al prójimo es piedra angular de nuestras creencias, llego a pensar en que la ubicación de Dios no es algo fundamental para nuestra separación conceptual; es más, yo mismo trato en infinidad de ocasiones, durante mis ratos de meditación, de interiorizar a Dios, de “hacerlo mío” y entonces es obvio que estamos mucho más próximos en nuestros enfoques.

Pero mi gran problema es el amor y quizás por eso trato de hablar con vosotros; no soy capaz de amar como debiera, siempre veo en los demás un ser opuesto a mí en vez de una persona con la que poder identificarme (creo que es preciso reconocer que no ando tampoco muy descaminado…). Ese es mi gran problema y ese es el obstáculo que me impide lograr “El Cielo en la Tierra”, ese cielo que de continuo propagáis y que tanto me agradaría alcanzar.

Estas palabras mías son casi una petición de ayuda. ¿Podríais orientarme algo? Cuando menos, me encantaría compartir ideas con algunos de vosotros y tratar de consolidar aquellas que no dejan de flotar a mi alrededor sin ser capaz de poder fijarlas.

==========================================================
Autor: Rafael Arbide (rafaelarbide@forycon.net)
==========================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.