21/8/13

Práctica meditativa para la fusión consciente con el Todo Absoluto: Himno Sagrado a la Madre Divina



==========================================================
SUMARIO
1. Introducción.
2. Madre Divina: la Vibración Pura y Primigenia del No-Ser.
3. Una Vida, una Consciencia, una Experiencia.
4. Himno.
5. Práctica meditativa.
6. Mantra.
7. Letra del Himno en su versión íntegra y original.
==========================================================

1. Introducción

            Son numerosos los vídeos disponibles en Internet que recogen el Himno Sagrado dedicado a la Madre Divina. A uno de los más completos se puede acceder a través de este enlace (duración: 21:16):
https://www.youtube.com/watch?v=e35wU_FiTmI
El Himno fue elaborado en tiempos remotos para lograr en meditación la identificación consciente con la Madre Divina y, por esta Vía, la fusión-unificación con la Fuente y el Todo Absoluto.
            Por tanto, el Himno no es un canto ritual, ni de culto o adoración a alguien o algo, sino una honda práctica meditativa de introspección interior.
Para facilitar su ejercicio y desarrollo, se ofrecen seguidamente unos breves comentarios y orientaciones acerca de la Madre Divina, el Himno como tal, la meditación a él asociada y el mantra que se despliega en su seno.
Como cierre, se transcribe la letra del Himno en su versión íntegra y original, traducida al castellano desde el primitivo sánscrito védico.

2. Madre Divina: la Vibración Pura y Primigenia del No-ser

            La Madre Divina no es una persona. Tampoco una entidad o ser, del tipo que sea. La Madre Divina es vibración. Pero no una vibración cualquiera: la Madre Divina es la Vibración Pura y Primigenia (VPP) del Vacío, del No-Ser, de lo Inmanifestado, de lo que ni tiene ni admite nombre (No-Nombre).
            ¿Qué es el No-Ser? No hagas conjeturas mentales y percíbelo desde tu Corazón. Lo Real es que cuando sólo hay Amor, no hay Nada: es la propia Fuente. No busques respuestas racionales, hállalas en tu interior. Lo cierto es que el Vacío Absoluto es el del Todo Absoluto: cuando hay Todo, no hay Nada.
            Y el No-ser, Todo Absoluto y Nada Absoluta (Plenitud y Vacío), Vibra (“vive”).
Su Vibración es la Madre Divina, cuya frecuencia vibracional, dada su pureza, escapa a toda medida: es la Frecuencia del Amor.
La Madre Divina, Vibración Pura y Primigenia (VPP) del Todo Absoluto y el Vacío, fluye vibracionalmente desde esta Fuente Una y Única como Esencia Divina (“búdica” o “crística”). En terminología cristiana, la Madre Divina es el “Hijo” (Cristo, Amor, Espíritu) que emana vibracionalmente (“engendrado, no creado”) del “Padre” (el Todo Absoluto) y es Uno con el Padre (Evangelio de Juan, 10,30), pues es su propia Vibración en Emanación.
            Y desde la Madre Divina, Vibración del No-Ser, se genera el Ser. Ella es la Vía que hace factible que desde lo Inmanifestado se proyecte lo Manifestado, que desde lo Innombrable surja -por medio de la reverberación de la Vibración Pura y Primigenia en el propio Vacío (tal como si fuera su eco)- todo lo que tiene nombre y todo lo nombrable, dando lugar a la Creación en su integridad (el “Verbo” de los textos cristianos), en la totalidad de sus facetas, escalas, Dimensiones y Manifestaciones.

3. Una Vida, una Consciencia, una Experiencia

            La Madre Divina es la Vida –Una y Única-, la Consciencia –Una y Única- y la Experiencia de Ser –Una y Única- que inundan y llenan la Creación e impulsan su Evolución en el Tao. Y todos los componentes de la Creación y la totalidad de las formas y modalidades de vida, existencia, consciencia y experiencia que la conforman participan de esa misma Vida, de esa misma Consciencia y de esa misma Experiencia.
            También lo que llamas “tú” –“tu” vida, existencia, consciencia y experiencia”- se integra radicalmente en esa Una y Única Vida, Consciencia y Experiencia. Por ello precisamente, puedes sentir en ti la Presencia de la Madre Divina. De hecho, parece que vives “tú”, pero realmente no eres “tú”, es Ella quien vive en lo que llamas “tú”. Volviendo al cristianismo: “No vivo yo, es Cristo quien vive en mí” (Gálatas, 2,20).
            Y cuando sientes y percibes a la Madre Divina en “ti”, entonces, en introspección interior, puedes hacerte Uno con el No-Ser del que la Madre Divina es Vibración; puedes fusionarte con la Fuente, “Regresar al Hogar” (el hijo que retorna al Padre) y volcarte y unificarte con el Todo Absoluto, que es la Nada Absoluta.
            ¿Cómo conseguirlo? Es tan sencillo como aparentemente complicado para la mente:
1º Guarda un Silencio íntimo.
2º Abandona los pensamientos, las ideas y los esquemas mentales.
3º Céntrate y concéntrate en la Presencia de la Madre Divina -la Vida que es “tu” vida-, tomando consciencia de la Consciencia.
4º Y, a partir de ahí, de la mano de la vibración Pura y Amorosa de la Madre Divina, déjate envolver y diluir (el “cesó todo y dejeme” de San Juan de la Cruz) en el Vacío y la Quietud que se hallan en tu “verdadero ser” y en tu “naturaleza esencial” y divinal.

4. Himno

            El Himno Sagrado a la Madre Divina facilita lo anterior, propiciando que te centres y concentres en Ella y en tu “verdadero ser” como Vía para hacerte Uno con el Todo y estallar en la fusión-unificación con la Fuente (“Amado con amada, amada en el Amado transformada”, lo describió el santo abulense). A partir de lo cual, volverás al Aquí y Ahora de este plano y Dimensión (la Matrix de la que tanto se habla), pero con plena Consciencia de lo que Eres y Todo Es sostenido en el No-Ser. Habrás comprendido e interiorizado para siempre, más allá de los conceptos y los conocimientos, que Dios (o como cada cual quiera denominarlo) es yo –cada uno, todos y Todo-; y que yo soy Dios precisamente cuando ceso de ser “yo”, es decir, cuando dejo de identificarme con cualquier tipo de identidad, sea física, álmica o espiritual, sea individual o colectiva.
            La letra y la música del Himno proceden de la noche de los tiempos y se retrotraen a épocas anteriores a los textos védicos, a los Mish-Ra, antecesores y maestros de aquellos que los escribieron en la versión más temprana del sánscrito. Como ya se señaló, más adelante se ofrece la letra del Himno en su versión íntegra y original, traducida desde el antiguo sánscrito védico.

5. Práctica meditativa

1º Guarda Silencio interior en un contexto adecuado de Armonía.
2º Durante unos minutos, respira lenta, profunda y conscientemente para que la Paz sea contigo.
3º Lee la letra del Himno sin prisas y con sosiego. Hazlo las veces que estimes necesario para que cale en tu interior. Y saborea sus contenidos permitiendo que colmen tu Corazón.
4º Tras ello, usando el enlace de Internet que se facilitó al principio, escucha el Himno completo una o varias veces, según lo que percibas en tu interior.
5º En la medida que vayas poniendo toda tu atención en él, minorará el ajetreo y el trasiego de los pensamientos que aún continúen paseando por tu mente. No luches contra ellos. Simplemente, observa su presencia y déjalos pasar sin engancharte a ninguno.
6º Igualmente, paulatinamente, te iras centrando y concentrando en la Madre Divina, sabiendo que es la Vida que se expresa y manifiesta en “tu” vida.
7º Llegado a este punto y de la mano de la vibración de la Madre Divina, permite sin miedos que todo cese y déjate diluir en la hondura de la Quietud y la plenitud del Vacío que se hallan en tu “verdadero ser” y constituyen tu naturaleza divinal.
8º Y cuando des por terminada la audición del Himno, no salgas de la Quietud y entra en meditación hasta que fluya la Consciencia que está más allá de “tu” consciencia y sientas la Vida que está más allá de “tu” vida.
9º Se acabaron las palabras, las ideas, las imágenes,.. ¡Resplandece el Todo! Y cuando hay Todo, no hay Nada. Sólo queda el Amor… Sólo su Frecuencia vibracional, la Vibración Pura… OM… Shanti.

6. Mantra

            La composición del Himno se basa en la repetición concadenada de un único mantra en medio del cual se van introduciendo, en cada estrofa, los contenidos del Himno. Finalmente, hay un recitativo que completa esos contenidos.
            Por tanto, el Himno tiene cinco componentes fundamentales: la melodía musical (suave, pausada, repetitiva y con un constante transfondo vibracional); la letra como tal; el canto (voz vibrante femenina ajustada al tono de la melodía y a la sagrada profundidad de la letra); el mantra en sí; y el recitativo final.
            Lo de menos en los mantras es su significado literal Su valor no se encuentra en la traducción de las palabras, sino en el sonido y la vibración exterior y, sobre todo, interior que producen. El mantra del Himno a la Madre Divina es sencillo y puedes recitarlo mientras lo escuchas para que reverbere en ti su vibración.


            Así se escribe:

Ma Amba

Lalitha Devi

(contenido que cambia en cada estrofa)

Namastasyai Namastasyai Namastasyai

Namo Namah

            Y esta es su pronunciación:

Ma-Am-ba

La-li-tha The-vi

(contenido que cambia en cada estrofa)

Na-mas-tas-ye-he, Na-mas-tas-ye-he,

Na-mas-tas-ye

Na-mo-ho-na-ma-ja



7. Letra del Himno en su versión íntegra y original

La Madre Divina Acontece en todo;
en todo Es, en todo está.
Ella es la Esencia Divina que Vive en la vida de todos los seres.
-x-x-x-
Su dominio es la Vida en todas sus Manifestaciones,
porque Ella nutre de Vida
a todos los seres y cosas, vivos o inanimados.
-x-x-x-
Su belleza es la de la Creación,
Naturaleza Viva y Divina que desde la Madre Divina se genera,
extendiéndose en Abundancia por los Omniversos y Dimensiones.
-x-x-x-
La Madre Divina es la Vibración del No-Nombre,
pero recibe muchos nombres y es reconocida
por las tradiciones espirituales de todas las civilizaciones del Cosmos.
-x-x-x-
Ella es Frecuencia vibracional de Amor.
Y con Amor crea el mundo físico
y el Corazón y el Alma de todo ser viviente.
-x-x-x-
En la consciencia de cada forma y modalidad de vida
se halla presente la Sabiduría de lo Sagrado de la Vida.
Esta Presencia es la Madre Divina.
-x-x-x-
La Tierra toda es una con Ella.
Todos los seres de la Tierra beben la vida de su Vida,
porque ella es la Madre de todos.
-x-x-x-
Ella otorga la totalidad de los dones de la Vida.
Y sus dones llegan por igual a todos,
pues el Sol no elige para quién brilla.
-x-x-x-
Ella es el Manantial por donde fluye la Bendición Divina.
Ella es el Árbol de la Vida
que regala como fruto las gracias que colman la vida.
-x-x-x-
No la puedes ver porque es la Vibración del No-Ser.
Sin embargo, Ella es lo que llamas “tu”.
Lo comprobarás si te envuelves y diluyes en el Vacío y la Quietud.
-x-x-x-
Ella emerge Aquí y Ahora
como emanación vibracional de la Unidad y Unicidad
donde Todo reside y radica.
-x-x-x-
Y lo hace para Bendecir a todos,
regalando la Vida que nos mantiene con vida
incluso más allá de la vida.
-x-x-x-
A todos nos otorga los regalos de la Vida,
que se desenvuelven como Milagro
en cada uno, en todos y en Todo.
-x-x-x-
En su Creación no hay otro propósito que el Amor.
Y este se desenvuelve en una Evolución
que en el Amor tiene su principio y fin.
-x-x-x-
En esa Evolución, todos las cosas y seres
fluyen hacia la Unificación consciente con la Vida
para gozarla de instante en instante.
-x-x-x-
Así en todas las Dimensiones,
en todos los planos de existencia y consciencia.
La Frecuencia de Amor de la Madre Divina lo hace posible.
-x-x-x-
Ella es la Madre creadora de esa Evolución:
un Viaje fuera del Tiempo
que se desarrolla en el tiempo que Ella teje.
-x-x-x-
Es así como todas las cosas y seres se generan;
y como todas las cosas y seres crecen y se expansionan
en Amor y libre albedrío.
-x-x-x-
La Madre Divina es la Pauta de Vida
para la Vida que No-Es
y vibra en el seno de lo Inmanifestado.
-x-x-x-
Y es la Pauta de Vida
 para la Vida que Es porque por Ella se proyecta
reverberando en el Vacío y creando todo lo Manifestado.
-x-x-x-
Ella, fluyendo vibracionalmente del No-Ser y el Vacío,
es el fondo y la forma de lo que Es y de lo que Resultara Ser:
la forma es vacío; el vacío es forma.
-x-x-x-
Sean todos Bendecidos en el Amor;
que todos hagan suyas las Bendiciones de la Unidad Divina.
-x-x-x-
Madre Divina… Vibración Pura y Primigenia del No-Ser...
OM
Shanti, Shanti, Shanti.
==========================================================
Dedicado, con agradecimiento y Amor, a mis Hermanas de Aznalcóllar: Anabella, Carmen Mari, Esperanza, Felisa, María José y Rosi.
==========================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.