8/4/12

No huir del sufrimiento para sanarlo y transformarlo en Paz, Compasión y Amor

En este blog se sabe que el momento presente rebosa de Bendición y Dicha. Personalmente, voy a dónde me llaman para dar la buena nueva de que estamos en un Tiempo de Evolución, constatar que el Cielo está anclando en la Tierra y compartir con tod@s la bella oportunidad y el privilegio de vivir este fantástico Aquí y Ahora en Alegría y Gozo.
Pero esto no quiere decir que no sea plenamente consciente de la existencia y el enorme calado del sufrimiento. Todo lo contrario, lo percibo con claridad y crudeza porque la Metamorfosis interior que estamos experienciando pasa inexorablemente por no huir del sufrimiento y percatarse de su presencia en una triple dimensión: el sufrimiento que hay en mí; el que hay en la gente de mi alrededor; y el sufrimiento del mundo. Y sólo con este reconocimiento y esta toma de contacto directa e intima con el sufrimiento, en su triple presencia, se puede sanar y transformar el mismo en Paz, Compasión y Amor.
¿Cómo hacer esto?. Mi querida Morganamaya me ha enviado un precioso vídeo que contiene una potente práctica al respecto, por más que su duración sea corta (sólo 23 minutos). Se trata de la “Canción al nombre de Avalokitesvara”, que se inicia en el minuto 8 del vídeo que podéis ver en You Tube (en su ventana de búsqueda, introducir: “Thich Nhat Hanh.2011.Avalokitesvara.SubEsp.flv”) o pinchando en este enlace (aunque el sistema no siempre funciona adecuadamente):
Palabras de Thich Nhat Hanh
Antes de comenzar la canción, Thich Nhat Hanh, maestro Zen y monje budista vietnamita residente en Plum Village, comunidad localizada cerca de la ciudad francesa de Burdeos, toma la palabra y expresa lo siguiente:
“Los monjes y monjas de la comunidad de Plum Village cantan el nombre de Avalokitesvara, el Bodhisattva del profundo escuchar Kuan-yin. Esta no es exactamente una oración, es una práctica de meditación.
Avalokitesvara es una persona que tiene la capacidad de escuchar a su propio sufrimiento interior. Por esa práctica, pudo entender la naturaleza, las raíces del sufrimiento dentro él; y por ese entendimiento, la compasión surgió y logró la sanación y la transformación. Después de eso, fue capaz de mirar a la gente de alrededor y reconocer el sufrimiento en cada uno; y fue capaz de entender muy rápidamente el sufrimiento dentro de cada persona y practicó el escuchar el sufrimiento de estas personas, ayudándolos a sufrir menos y transformarse.
Así que los monjes y monjas cantan el nombre de Avalokitesvara y, mientras lo hacen, tratan de tocar el sufrimiento dentro de ellos, porque dentro de todos nosotros hay sufrimiento. Y el sufrimiento dentro de nosotros también refleja el sufrimiento del mundo.
Muchos de nosotros no queremos regresar a casa con nosotros mismos y tomar contacto con el sufrimiento que hay dentro de nosotros. Tenemos miedo a ser sobrepasados por el dolor, la pena, la desesperación y el enojo en nuestro interior. Siempre tratamos de huir del sufrimiento por el camino del consumo: consumimos televisión, revistas, música, comida,… con la esperanza de poder tapar el sufrimiento interior. Pero eso no ayuda mucho, porque el sufrimiento está ahí y continúa creciendo y siempre trata de manifestarse, especialmente durante la noche.
Entonces, la práctica recomendada por el Buda es no huir del sufrimiento. En vez de eso, cada uno tiene que volver a casa con uno mismo y tomar contacto con el sufrimiento, tratar de sostenerlo amorosamente y escuchar muy atenta y hondamente para poder entenderlo. Comprender el sufrimiento les mostrará el camino de la transformación y sanación.
La Primera Noble Verdad es el estado de sufrimiento del ser. Si miran profundamente dentro de ella, verán las otras tres verdades, incluyendo la Verdad del Sendero, lo que llevará al cese y transformación del sufrimiento. Mas si tratamos de huir de la Primera Noble Verdad, no hay manera de que podamos ver la Verdad del Sendero y nadie nos va a poder guiar en la transformación y la sanación
En la canción, cuando los monjes y monjas cantan por primera vez el nombre de Avalokitesvara, se adentran en su interior y tocan el sufrimiento que ahí hay. Cuando cantan el nombre por segunda vez, reconocen el sufrimiento de aquellos que están a su alrededor. Cuando lo cantan por tercera vez, perciben el sufrimiento en el mundo. Y cantando así, con Atención Correcta, ellos generan juntos la energía de la Atención Correcta, concentración y compasión.
La energía de la Atención Correcta para tomar contacto con el sufrimiento puede ayudar a surgir la energía de la compasión. La compasión es un tipo de energía que puede ser sanadora y transformadora. Y si sabemos cómo permitir que la energía colectiva de la Atención Correcta y la Paz penetre en nuestro cuerpo, sufriremos menos, podremos liberar la tensión y el dolor en el cuerpo y también liberar la tensión y el sufrimiento en nuestro corazón.
Hay tensión y dolor en nuestro cuerpo. Si sabemos como seguir nuestra inhalación y exhalación y permitimos a nosotros mismos estar totalmente en el Aquí y Ahora y relajarnos, la energía colectiva de la Atención Correcta y la Paz generada por el canto será capaz de penetrar en nuestro cuerpo y ayudar a liberar la tensión y reducir el dolor y sentirán mejor después de unos pocos minutos de escucharlo. Y si tenemos algún dolor, pena o desesperación en nuestro corazón, quizás queramos abrir nuestro corazón para que la energía colectiva de la Sangha pueda penetrar y ayude a sanar el bloqueo del dolor y la pena en nosotros, él es mi dolor, él es mi desesperación. Por favor, que la Sangha ayude a reconocer y sane en mí. Si sabemos cómo abrirnos y permitir a la energía colectiva de la Atención Correcta y a la Paz y la Compasión que abracen nuestro dolor y pena, sufriremos menos después de unos pocos minutos de escuchar la canción.
Esta es una práctica, no una oración. Si tenemos alguien en la familia que está enfermo, que sufre ahora, podemos enviar esta energía colectiva a él o ella sólo pronunciando su nombre silenciosamente o pensando en esa persona. Y esta energía pura de Paz y Compasión será dirigida a él o ella y enseguida, en su casa o dónde esté, se sentirá mejor.
Permitámonos unirnos en la práctica, permitámonos estar relajados y permitámonos que la energía colectiva de la Sangha penetre en nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro corazón”.

Mi propia experiencia interior

        Escuchad la canción cuantas veces lo sintáis en vuestro corazón. Seguid para ello los consejos de Atención Correcta formulados por Thich Nhat Hanh. Y no tengáis miedo a llorar. Porque si oís con Atención la canción, vais a llorar y mucho. Pero es normal y hermoso, forma parte de la práctica de sanación y transformación del sufrimiento en Paz, Compasión y Amor.

        A este respecto, no tengo reparo alguno en compartir  que tras ser dado de alta en el hospital en la Navidad de 2010, lloré mucho y durante largo tiempo. Y viví en primera persona las tres dimensiones del sufrimiento que Thich Nhat Hanh describe, así como la necesidad de no huir de él para sanarlo y transformarlo.

Mi propio sufrimiento: su transformación en Paz

        Primero, me pasé tres meses llorando a consecuencia de mi propio sufrimiento.

        Curiosamente, la experiencia del tránsito al borde de la muerte física que había vivido y todo el proceso de enfermedad los interioricé desde el principio como una Bendición y un completo Re-Nacer. Y brillaba ya en mí la Armonía y la Alegría, habiendo comprendido definitivamente la Perfección de cuanto Es y como la Felicidad es Nuestro Estado Natural.

        Sin embargo, por tantas experiencias acumuladas a lo largo del tiempo, tanto en esta vida física como en otras anteriores, había mucho sufrimiento guardado en lo más hondo de mi corazón. Reconocí que así era y el sufrimiento fue saliendo a cuenta gotas, poco a poco, al ritmo de mis lágrimas y sollozos. Hasta que un día supe que había salido la mayor parte de él y que mi interior empezaba a estar por fin limpio de dolor. Inmediatamente comprendí que mi sufrimiento había sido consecuencia directa de mi cuidado hacia mi mismo (ese dichoso cuidado de nosotros y hacia nosotros mismos que tanto preocupa a los seres humanos). Y haciendo míos los versos de San Juan de la Cruz, dejé “mi cuidado entre las azucenas olvidado”.

        ¡Se acabó el cuidar de mí!. Y el lugar del cuidado fue inmediatamente ocupado por la absoluta confianza en la Providencia Divina, en la que fluyo desde entonces sin pretender controlar mi vida, ni programarla, ni conducirla a puerto alguno previsto por mi mente o por mi ego.

        Entonces, dulcemente, se posó en mí la Paz.

El sufrimiento de los que están a mi alrededor: su transformación en Compasión

        Llegaron después otros tres meses de llanto, ahora por el sufrimiento de los demás, de la gente que está a mi alrededor.

        Ríos de lágrimas manaron de mis ojos y una cascada de estremecimientos conmovió mi corazón ante la contemplación interior y exterior de tanto sufrimiento desparramado por la vida de tantas personas, algunas tan próximas y queridas. Y no sólo por motivos físicos (violencia, penurias económicas, injusticias, enfermedades, rupturas de relaciones, apegos materiales, ritmo de vida estresante,…), sino también por esas razones que pertenecen a la “sinrazón humana” (miedos, culpas, autolimitaciones mentales, sentimientos de soledad, desamores, vacío interior, depresiones,…).

        Así hasta el momento en el que me percate de que el sufrimiento por los que están a mi alrededor contiene o puede contener dos tipos de sentimientos bien distintos: el sufrimiento puro por el dolor que vivencian o el sufrimiento derivado por el impacto que en mí y en mi vida tienen esa vivencia y ese dolor.

        En lo relativo a este segundo tipo de sufrimiento, comprendí que era mi responsabilidad, pues tenía su causa en mi deseo de estar contento, es decir, en mi absurdo empeño de buscar fuera y en el exterior la Felicidad que todos atesoramos dentro, por lo que asumí e interioricé la honda dimensión de lo dicho al respecto por Buda: “mi deseo de estar contento es el origen del dolor de los demás”.

        En cuanto al primero, esto es, el sufrimiento puro por el dolor que experiencian los que están a mi alrededor, constaté que, dada su pureza, puede ser transformado en Compasión y que ésta es una energía sanadora que puedo proyectar hacia ellos y en ellos paliando así su dolor.

        Entonces, dulcemente, se posó en mí la Compasión.

El sufrimiento del mundo: su transformación en Amor

        Finalmente, vinieron otros tres meses de desconsuelo por el sufrimiento del mundo, en su globalidad y totalidad.

        ¡Cuánta aflicción por cuántas cosas!, ¡cuánto abatimiento por los obtusos caminos en los que se ha adentrado la llamada civilización!, ¡cuánta amargura por tanto daño al género humano, a los animales y plantas, a la Naturaleza en su conjunto, a la Madre Tierra y a la Creación!.

        Pero un día las lágrimas cesaron. Había comenzado a entrever que ese sufrimiento emanaba, igualmente, de mí. Más concretamente, de mi necesidad de enjuiciar todo y a todos y mi anhelo de que las cosas sean y marchen como mi yo quiere y pretende que sean y marchen. Y el corolario de un viejo cuento sufí surgió en mi memoria con gran convicción: “respeta a los demás y al mundo aceptando todo y a todos tal como son, sin estar de acuerdo ni en desacuerdo con nadie ni con nada”.

        Entonces, dulcemente, se posó en mí el Amor.

La transformación del sufrimiento: Confianza

        Aquí y Ahora la Confianza plena se ha posado dulcemente en mi Corazón. Ya no hay huída del sufrimiento. Y la Confianza ha transformado el sufrimiento en Paz, Compasión y Amor:

+Confianza en la Providencia: el cuidado de uno mismo sustituido por la confianza en la Providencia, que es nuestro ser interior y divino en acción.

+Confianza en la Vida: el deseo de estar contento sustituido por la confianza en la Vida, que es el Aquí y Ahora, ni más ni menos, en su completa y amorosa radicalidad.

+Confianza en la Perfección de cuanto Es: el enjuiciamiento y el anhelo de que las cosas sean y marchen como anhela mi pequeño yo sustituidos por la Confianza en que todo fluye, refluye y confluye en la Perfección de cuanto Es

+Confianza en la sabiduría Innata: la incesante búsqueda de conocimientos, originada igualmente por mi deseo de estar contento y la necesidad de enjuiciamiento, sustituida por la Confianza en la Sabiduría Innata que como seres divinos atesoramos en nuestro interior.

-----------------------------------------------------------------------------------------

36 comentarios:

  1. Gracias, a los dos: a Emilio, por compartir su experiencia; y a Morganamaya, por divulgar el vídeo entre nosotr@s.
    Lo he disfrutado una vez y me he hartado de llorar. ¡Quñe chaparrón! Creo que esta va ser una larga tarde llantos, sanación y transformación.
    Grandes Abrazos
    Laura

    ResponderEliminar
  2. Me sumo al agradecimiento y al llanto expresados por Laura
    Abrazos
    José Enrique

    ResponderEliminar
  3. Acabo de empaparme de las dulces palabras del monje, así como del canto pausado y precioso que me baña de emoción... gracias siempre por compartir. Gracias a tus seguidores que también lo hacen sin tapujos porque por fin la VERDAD ha de ser divulgada en todas sus formas, y el sufrimiento es inherente a ella, a los cambios y al sentir de la plena conciencia.

    Esta es la RE-EVOLUCIÓN¡¡¡ ALELUYA¡¡¡

    Namasté hermano E., con toda mi reverencia.

    A.

    ResponderEliminar
  4. Gracias y Abrazos a Laura, José Enrique y A. (A., acabo de dejarte un comentario en tu nuevo Blog).

    ResponderEliminar
  5. Querido Emilio muchas gracias por tanto Amor. Te pido permiso para publicar este post en nuestro blog.

    Un fuerte abrazo, armando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro, Armando. ¡Permiso concedido!.
      Abazos para Julia y para ti.

      Eliminar
  6. Muchas gracias por compartir,me hacia mucha falta.

    Abrazos de luz

    ResponderEliminar
  7. Sin palabras. Me has dejado sin palabras. Limitarse a decir simplemente GRACIAS por esa confesión, tan profunda como íntima, es como quedarse callada. También deseo agradecer a "mi tocaya" Morgana, el descubrimiento de ese vídeo.
    Las palabras del Monje me han sobrecogido y emocionado, pero para ser sincera, sé que debo escuchar ese canto muchas veces hasta tener la
    valentía de no huir de mi propio sufrimiento y mirarlo
    cara a cara mientras lo desmenuzo, lo palpo, lo toco... Tengo que escuchar ese canto varias veces hasta que
    deje de empeñarme en mantenerme cerrada y esa
    coraza salte ya de una vez por los aires dando de lleno
    en la llaga escondida y no tema ni me avergüence mi
    propio dolor, de la misma manera que no me
    avergüenza el dolor ni el sufrimiento de los demás.

    los demás

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Vanadis y R.C.
    Besos y Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Emilio, gracias, gracias, gracias.

    Diana (Málaga).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Diana.
      Por cierto, estaré en Mälaga el próximo viernes 13 de abril, para dar una charla titulada "Expansión Consciencial y Cambio Interior”. Será a las 19:00 horas en el Salón de Actos del Museo del Patrimonio Municipal (Paseo de Reding, 1).
      Abrazos.

      Eliminar
    2. Lo sé, allí tengo la intención de estar, así como asistí a la charla que diste hace unos meses en Estepona.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Estupendo, Diana.
      Tras la charla, me tomaré unas tapas con la gente que se apunte. Así que si quieres, encantado.
      Abrazos.

      Eliminar
  10. Emilio, me hago eco de un comentario anterior en el que concedías permiso para publicar tu entrada en otro blog para hacer yo también lo mismo
    Un saludo, y gracias por todo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo mismo te digo: ¡permiso concedido!
      Gracias y Abrazos.

      Eliminar
  11. ¡Hola maravillosos amig@s que seguis este blog y gracias, muy especialmente, a su creador! Me atrevo a preguntaros ¿alguien de vosotros está realizando el vivir de la luz y la respiración? Es algo que aunque lo llevo a medias, me gustaría entrar de lleno en ello, pero los dichosos miedos e inseguridades me frenan; pues no dudo en absoluto que se pueda llevar a cabo en un medio donde la naturaleza y el aire limpio abunde, pero en una gran ciudad con toda la polución que se crea no conozco si es posible. ¿Sabéis de alguien con quien pudiera ponerme en contacto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han hablado de una película al respecto, que aún no he visto y que se puede localizar fácilmente por Internet, titulada “Vivir de la luz”.
      En lo que a mi experiencia personal respecta, sólo ingiero alimentos una vez al día, normalmente al comenzar la noche, y ninguno de origen animal (dieta vegana), acompañados de agua y zumo de tomate. El resto del día, tomo agua (la que se me apetece) y una infusión de hierbas al levantarme (a las cinco de la mañana, antes de la meditación matinal que comienzo a las 05:20); y otra vez agua (la que se me apetece) y un zumo de naranja tras la siesta (suelo dormir de 15:45 a 17:15).
      Por lo demás, aunque aún no lo practico totalmente, sé que el ser humano puede vivir de la energía que se capta por:
      +la respiración consciente (la que por la boca y nariz entra en los pulmones y también la que hacemos a través de la porosidad de la piel),
      +la captación consciente de la energía solar que nos rodea y nos relala el Padre Sol y
      +la ingestión consciente del agua que nos regala la Madre Tierra (sintiendo como su energía nos llena y regenera ese 72% de nuestro cuerpo que es, precisamente, agua).
      Abrazos

      Eliminar
    2. Hace tiempo que desayuno del sol de la mañana... lo observo hasta que mis ojos pueden aguantar... y llego al trabajo siempre con ganas de reír... Cuando no hay sol porque lo tapan las nubes, desayuno de mis pensamientos positivos, esos que me inundan al comenzar cada día...al re-nacer.

      Un abrazo de luz, con alimento para el alma.

      Namasté hermano Guardián.

      A.

      Eliminar
  12. Gracias, Emilio, por tus comentarios. La película "Vivir de la Luz" la tengo en casa, es un excelente reportaje. También, hace bastante tiempo, me llegó información de Hira Ratán Manek. Mi duda está en si sería necesario estar más en contacto con la Naturaleza y la Energía de un ambiente limpio, como lo que se ve en la citada película. ¡Cambiaría tanto todo! Comprendo el por qué de que nuestro organismo disponga de más vitalidad y no enferme el cuerpo si no se le obliga a unas digestiones a veces tan poco... "inteligentes". He leído sobre cómo la melanina se cuida de la transformación de la energía solar y de la importancia de la respiración consciente y especialmente del bostezo, cómo influye en los líquidos del cuerpo, no hay más que ver el lagrimeo y la saliva que genera. Todo eso lo tengo claro, muy claro. Además es algo que siempre me ha atraído. En fin, quizá algún día, como lo de comunicarse sin palabras y que todo se refleje en la frente, sea un sueño hecho realidad. De momento, seguiré como hasta ahora. Poco más o menos, hago como tu has tenido la bondad de explicarme.
    No se cómo expresar la gratitud que siento de que hayan personas de tu calibre a las que poder acceder. Bendito el día que me pasaron información de este "blog". Un regalo del Cielo.

    ResponderEliminar
  13. Mucho antes de ver esa película (es un documental con una serie de entrevistas a diferentes personas que siguen la dieta de la energía del Sol) ya sabía de la existencia de esa dieta también llamada "Amazing Sun", que fue la que siguió aquella mística alemana llamada Teresa Newman durante 20 años, sólo que ella se alimentaba de algo en lo que creía más que el mismo Sol, como era la Eucaristía.
    Como personalmente creo en ello, he intentado varias
    veces "vivir de la Luz", entre otras cosas, porque nunca he sentido hambre ni me atrajo mucho esa necesidad
    fisiológica, que llegué a verla como un suplicio, pero en
    mi familia no me lo permiten porque dicen que me va a
    pasar como el pajarito aquel al que su dueño
    acostumbró a no comer, y cuando ya lo tenía casi
    conseguido, cogió y tuvo la mala suerte de que el
    pajarito se le muriera, j¡a, ja, ja, qué inoportuno!
    Ahora bien: distingo perfectamente lo que es comer sólo
    por placer. Un consejo: nunca me invites, porque como
    no lo hago por necesidad o por hambre.... ¿Se me
    entiende?
    Particularmente no conozco a ningún grupo que lo haga:
    busca en Internet "Amazing Sun" y te explica paso a
    paso lo que hay que hacer. Que te aproveche "la dieta".
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Perdón si di una dirección incorrecta: en vez de escribir la palabra GAZING (SUN GAZING) cometí un "lapsus" y escribí lo que seguramente tenía en ese momento en mi mente: Amazing, que significa ASOMBROSO, MARAVILLOSO. Disculpa de nuevo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias "The Same". Busqué en Internet, pero no encontré. Según tengo entendido, esa práctica que creo se le llama "Sun Gazing" y trata de mirar el Sol a la salida o a la puesta con una progresión de 10 segundos para tener completa seguridad de no dañar la vista, es eficaz y no se necesita ingerir otro alimento que la energía solar después de cierto tiempo de práctica, cuando por decir de alguna forma, se ha acumulado suficiente. Pero no he encontrado a nadie que por nuestros "lares" lo haya llevado a cabo. Y, ¡esa es la cuestión! Tengo certezas, tengo seguridades y casi completo convencimiento y, sobretodo ME GUSTARÍA. Sin duda me pondría a experimentarlo si viviera en un lugar como los que se ven en el documental y además pudiera ver la puesta o la salida del Sol, pero no es ese el caso, y, AHÍ ESTÁ EL DILEMA. A pesar de ello, lo creo posible y seguro que tarde o temprano me atreveré. De nuevo gracias. De Corazón un Abrazo de Luz.

    ResponderEliminar
  16. Introduciendo “sun gazing” en la sección “BUSCAR EN EL BLOG” (bajo el apartado de “Seguidores”) se os remite a estos tres enlaces de entradas publicadas al respecto los días 12 y 13 de julio y 2 de septiembre de 2010:

    http://emiliocarrillobenito.blogspot.com.es/2010/07/sun-gazing-introduccion.html

    http://emiliocarrillobenito.blogspot.com.es/2010/07/sun-gazing-los-origenes.html

    http://emiliocarrillobenito.blogspot.com.es/2010/09/la-luz-del-sol-alimento-y-medicamento.html

    Abrazos y Bendiciones

    ResponderEliminar
  17. Gracias por tu testimonio. Mil veces. Me libera del peso de la culpa con el que me cargué en mi demente penitencia. Culpable por no ser suficientemente efectivo, preciso, suficientemente amable, por no conseguir despertar el sano afecto y atención de mis padres. No fue culpa mía. Aprendí que ellos me colocaban junto al mismo listón de exigencias que sus propios ancestros les legaron a ellos. Ellos no supieron sacudírselo con lo que llamándome me transfirieron la tarea de hacerlo por ellos y liberarles. Vine a este mundo a romper esquemas oxidados. Sé que no necesito traspasar el umbral de la muerte física y regresar para conectar con la verdad de la eternidad. El Cristo en mi habla a través de ti y te da las gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y Cristo en mí habla através de ti y te da las gracias.
      Abrazos

      Eliminar
  18. Aquí tienes un foro de gente que practica el sungazing:
    http://sungazers.foroactivo.net/f1-foro-de-sungazers
    Ahí encontrarás bastante información.
    También hay esta otra pag web en la que se explica un poco de que va la técnica:
    http://www.sungazing2011.blogspot.com.es/p/lo-fundamental-del-sungazing.html
    Yo ya llevo unos 10 minutos de práctica (y vivo en una ciudad) y me noto con más energía y más optimismo, (y no me he quedado ciego, claro) ;-)
    Salu2 y ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fernando, por la información y por tu testimonio.
      Abrazos.

      Eliminar
  19. Hola!Puede que mi pregunta no sea mui elevada,de hecho viene del miedo.¿que opinais de los seres oscuros?¿como podemos protegernos?.Supongo que vibrando en amor,pero algunas personas aún estamos sintiendo ciertos miedos y probablemente sea algo normal pero¿tanto poder tienen sobre nosotros?gracias y enhorabuena por tus charlas Emilio,te haces querer mucho y resuenas en el interior de amigos mios,aunque estemos aún medio dormidos,sabemos que dices verdades mui positivas.Bendiciones para todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la Creación no hay seres oscuros, pues en ella Todo es Dios.
      Lo que el ser humano llama seres oscuros son seres de divinos que han olvidado lo que son y utilizan el libro albedrío, que es una colosal manifestación del Amor de Dios que en todo fluye y todo llena, en clave egocéntrica y materialista.
      Hacia ellos no hay motivo alguno para tener miedo, mera ficción mental, y sí para sentir mucha Compasión, que brota del Corazón.
      La Compasión transformará tu miedo en Amor. Y la Compasión y el Amor harán resplandecer la Luz que atesoras en tu interior. Y ninguna oscuridad, por potente que sea, tiene nada que hacer con el más tibio rayo de luz, menos aún con tu torrente de Luz.
      Abrazos.

      Eliminar
  20. Agradezco tu sabia reflexión con referencia a seres oscuros.
    Me e codeado con seres que manifestaban el materislismo y la frialdad en lugares de trabajo y sería que mi vibració sería baja,pero me sentía afectado,sin saber que existian seres asi o fuésemos tan poderosos.
    Bendiciones Emilio y agradezco tu labor,ya que tus videos realmente aumentan la fe y la refuerzan.Tu pureza se expresa a raudales con total humildad,gracias por ayudarnos a recordar

    ResponderEliminar
  21. Llevo mucho tiempo queriendo sentirme, lo que realmente soy y somos, Seres Espirituales, y hace 2 ò 3 meses alguien me mando un correo con algo de Emilio Carrillo, me gustò, me metì en Internet a seguir buscando, y he escuchado y leido Seminarios, comentarios y sì, me llega y me resultan ùtiles y bastantes positivos, yo sigo las enseñanzas de Jesus, mi Maestro, que conocì a travès de Josè Fabregat hace 20 años, y ahì ando,soy una vaga y no profundizo, ni me uno a Jesus como debiera, para dejar que sea El, el que actue a traves de mi, debo pensar que se mas que El, que maja soy verdad?, bueno, quiero participar con todos vosotros, me encanta haberos conocido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo, Elenita, hago el camino de la mano de Cristo Jesús, nuestro Hermano-Maestro. Y no hay mejor manera de hacerlo, así que deja las vagancias a un lado.
      Muchas gracias por compartir con tod@s nosotr@s.
      Abrazos y Bendiciones

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.