4/3/14

Breve cuento para Luis


¡Hola! Hace unos días escribí un breve relato para mi hijo Luis, de 5 años, con la intención de que lo lea cuando sea más mayor. Como podrá comprobar al leerlo, este relato le debe mucho a Emilio Carrillo, razón por la cual me ha parecido oportuno hacérselo llegar.
=======================================================

-Hoy soñé con Ávalon…

-¿Sí?, cuéntame, ¿cómo era?

-Pues era como yo quería que fuese, porque todo lo que imaginaba se hacía realidad.

-¿Y como lo imaginaste?

-Como un mundo pleno en el que la naturaleza lo inundaba todo, pero no era como la vemos normalmente.

-No te entiendo, explícate…

-Era diferente, bellísima, tenía unos colores mucho más intensos y rebosaba luminosidad, ¡todo parecía mágico!

-No parecía, ¡era mágico! -contestó ella-.

-¿Y cómo lo sabes? -Dijo él-

Simplemente le dibujó una tierna sonrisa y continuó interrogándole…

-Cuéntame más, ¿llegaste a ver a Merlín y a Morgana?

-No, pero si que vi a mucha gente y pasó algo maravilloso.

-¡Si!, ¿y que fue? Le preguntó a la vez que le apremiaba con la mirada.

-Pues verás, no conocía a ninguna de esas personas, sin embargo, sentía que las amaba y me amaban como si nos conociésemos de siempre. ¿Por qué me ocurriría eso?

-Muy fácil, porque entendiste el significado de la unidad.

-¿Cómo?, no comprendo. Le contestó extrañado.

-Todos venimos del mismo lugar, por lo tanto, somos parte de una misma unidad aunque cada uno nos expresemos individualmente. Por eso, cuanto más te amas a ti mismo más amas a los demás, porque también eres parte de ellos.

En ese momento se hizo un silencio, la cara de asentimiento y de serenidad de él sirvió para que ella se diese cuenta de que había comprendido. A continuación, él entristeció y bajó la mirada…

-¿Qué te ocurre?, le preguntó extrañada.

-¿Podré volver a Ávalon?

-¡Claro que si!, cada vez que tú quieras.

-Pero ¿cómo?.

-Muy fácil, primero debes confiar.

-¿Confiar?... ¿En qué?

-En la vida, en qué va a ser.

-Y eso, ¿cómo se hace?

-Pues interiorizando que todas y cada una de las cosas que te ocurren, ya sean buenas o malas, SIEMPRE son para tu bien, porque sirven para tu desarrollo espiritual.

-Ya, -contestó él-, no parece fácil, pero lo intentaré. ¿Y lo segundo?

-Lo segundo es que debes ser LIBRE.

-¿Libre?, pero es que hay tantos significados para esa palabra...

-Cierto, pero yo te hablo del más profundo y verdadero.

-¿Qué es?- le contestó él con indisimulada impaciencia.

-La total y absoluta ausencia de miedos. Sólo se es LIBRE cuando nada se teme.

-Entiendo, entonces ¿confiando y siendo libre podré regresar a Ávalon?

-No, no será necesario porque en ese momento será Ávalon quien venga a ti.

La mirada de él se posó en los azules y cristalinos ojos de ella mientras se le deslizaba una diminuta lágrima de felicidad por la mejilla.

-Gracias Hada del Norte -dijo él-.

-Gracias a ti Luis -le contestó-.


=======================================================
Autor: Ángel Buitrón
=======================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.