24/11/13

Me fui, y he vuelto


Mi querido amigo Deéelij me envía el escrito que se transcribe bajo estas líneas y que no tiene inconveniente que comparta con tod@s vosotr@s.

==========================================================

        ¿Recuerdas el día que nos conocimos? No fue hace mucho, inicio de 2012. Al poco te estaba echando la “bronca” Jajaja. Con razón los que nos conocen dicen que soy una de las tres personas que se atreven a hacerlo. Pero sabes que no es bronca, sino otra cosa que no pretendo definir.

        Desde aquel entonces hasta aquí… han sido muchas charlas y mucho compartir. Nunca hubo en mínimo desencuentro ni más mínima mal interpretación o desestimación. La comprensión entre ambos fluye a la perfección. Y es un gusto, un gozo que en pocas almas puedo encontrar sin que me tilde, como siempre, de LOCO.

        Pasó el tiempo, ni mucho ni poco, pasó el tiempo, y nos despedimos. Yo me iba, y tú te quedabas. Incluso en una de tus conferencias recientes, allá por medidos de septiembre, ya me lo advertiste, tras despedirnos, iba a dedicarla en mi nombre. Y así fue. Sabías que me había ido. Lo que ninguno imaginábamos es que volvería. A los dos días de aquí estaba de vuelta, sin karmas, con sólo un propósito concreto, si más. No sé quien se sorprendió más, sé que tú me felicitaste, pero yo no estaba muy de acuerdo con estar de vuelta, y pensaba, en aquel entonces que había hecho un pacto que no me agradaría en el tiempo. Pues, bien, me equivocaba. El pacto ha salido redondo. Redondo porque tengo asegurada mi “jubilación“ álmica y la jubilación humana (que no se enteren los de hacienda no sea que pidan más impuesto al que ya no existe en sus registros), y quien pueda entender que entienda.  El caso es que me lo estoy pasando más que genial. Mejor de lo imaginado. Y bien sabes a qué me refiero, que no s cuestión de airear intimidades. Es un gustazo estar de vuelta. ¡Jo! He batido el record del de Nazaret, él lo hizo en tres días y el presente en dos. Aunque no creo que esto sea para alardear. Pero es algo que muy pocos saben, aunque tras que esto publiques, a muchos sorprenderá.

        Ya sabes de lo que día a día va sucediéndome, y aquí no lo voy a ampliar, al menos de momento. De los regalos que me dan continuamente, y sin pedirlos. De lo acompañado que me siento por los de más allá. De que en nada me siento identificado con el nombre que me pusieron al nacer, al nacer en esa vida de la que me despedí en la noche del 13 al 14/09/13, aunque me reincorporé al poco a la tarde del siguiente día (15/09/13), con pocas ganas al inicio. Y es que es tal la des-identificación, que al pasear, ni siento lo que sucede alrededor. Ni siento que habito un cuerpo, por cierto hermoso y generoso; y esto no es ego, es que es lo que es. Pero al tiempo que paseo, veo a las almas, aunque esas almas sólo ver a Carmen, Santiago, Pepe, Ricardo… a lo que creen que son. Y cuando contacto con sus almas diciéndoles que les puedo ayudar a dejar de sufrir, de padecer… su alma me dice que no es necesario, que han de pasar por ahí. Así que me rindo. Y como bien sabes, no intervengo si no soy solicitado. Así que paseo viendo almas que han de seguir algo precarias, dolidas y ¡jodidas? Las veo, aunque no se ven, y menos me ven.

        También conoces de las almas que se acerca a arreglar sus cosas… y la gratificación que muestran cuando empieza a aliviarse en sólo dos horas. Cuando ves su rostro, al inicio, totalmente blanco, pálido, mustio y pensionado… pero en menos de dos horas… todo ha cambiado. Su rostro es sonrojado, suave, sin tensión, incluso dulce, e inmensamente agradecido. ¿Sabes? Hace poco una almita llegó con una dolencia de 7 años que nadie sabía diagnosticar ni tratar. Incluso tenía otras consecuencias tremendas en su declinar. Al poco, en tres semana, su dolencia ha desaparecido, habla con locuacidad, puede comprender lo que lee y memorizar… ¡Si vieras su cara sonriente, alegre cuando le vuelvo a ver… pero es que veo a su almita, que un día se fue y ha vuelto; como yo.

        Nota: vas a tener que advertir, en una de tus conferencias, que aquel del que te despediste, ha vuelto. Que se fue en libertad, y que en libertad ha vuelto.

        Deéelij


==========================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.