9/1/15

La importancia de los hábitos en tu vida


Tu vida está repleta de paradigmas, pautas, conductas y comportamientos que consideras inalterables. Sin embargo, son sólo hábitos que pueden ser reemplazados por otros.

Observa que la inmensa mayoría de esos viejos hábitos llegaron y entraron en tu vida sin que ni siquiera te dieras cuenta. Lo han hecho comúnmente en la infancia, la adolescencia y la juventud bajo la influencia de familiares y amigos, por emulación del entorno o por el ascendiente de normas y paradigmas socialmente establecidos. Pero, insisto, tales hábitos no son inamovibles, sino que pueden ser sustituidos por otros nuevos.

Valga el ejemplo del vicio de fumar, presente en la vida de tantos hombres y mujeres. Si se les pregunta al respecto, la mayoría no suele recordar por qué comenzaron a fumar. Vagamente pueden rememorar el influjo de padres y amistades o de pautas sociales que los impulsaron a ello. Sin embargo, ese hábito no es definitivo ni invariable. Al contrario, puede ser reemplazado por otro hábito: el de no fumar. Y así lo ha hecho mucha gente.

Ahora bien, es muy importante percatarse de que mientras las viejas rutinas, aquellas que actualmente están arraigadas y acomodadas en tu vida, llegaron a ella por inercia e influencia exterior, su sustitución por nuevas rutinas exige una determinación, una toma de consciencia por tu parte. Volviendo al ejemplo del hábito de fumar, su relevo por el de no fumar es absolutamente posible, pero requiere una clara toma de consciencia sobre los perjuicios que el tabaco ostenta para tu salud.

 Esa consciencia que posibilita mutar unos hábitos por otros y que puede ser denominada de múltiples maneras, encaja dentro de lo que Jesús de Nazaret llamó "fe", vocablo que viene del latín, aunque deriva del término griego pistis, cuyo significado es una armoniosa simbiosis de “confianza”, “compromiso” y “perseverancia”.

Los contenidos que se despliegan a continuación conllevan a prescindir y desentenderse de antiguos hábitos muy enraizados en tu vida, pero que solo te causan sufrimiento e inconsciencia, e incorporar en su lugar otros nuevos que harán aflorar y florecer Consciencia y Felicidad. Y no es fácil ni difícil. Es simplemente, como vas ver, cuestión de confianza, compromiso y perseverancia: la fe de la que habló Cristo Jesús y sobre la que afirmó que puede mover montañas.

¿Estás dispuesto a mover y remover todas las que hay en tu vida? Si es así, continúa leyendo.

=========================================================
Texto extraido del libro de Emilio Carrillo titulado Sin mente, sin lenguaje, sin tiempo:
=========================================================


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.